El vuelto o hacerse el sueco

El vuelto o hacerse el sueco

La última sección de Periodismo ciudadano que publicamos no fue pasada por alto. Los lectores de Buzón Abierto opinaron una vez más a través de llamadas telefónicas y mensajes por correo electrónico, y los internautas tampoco quedaron detrás.

Ilustración: Malagón

Recordemos que dos estudiantes holguineros nos escribieron para denunciar y cuestionar lo que ocurre por la no entrega del vuelto, tanto en CUP como en CUC. Lejos estamos de pedir una campaña contra quienes violan lo establecido al respecto.

Abogamos por la sistematicidad, por el buen hacer ante un derecho público, porque en las unidades de comercio exista la moneda fraccionaria para darle al cliente lo que le pertenece. Si este declina es harina de otro costal, aunque resulta inadmisible el empleo de artilugios, mentiras o “hacerse el sueco”, a fin de dejar del lado de allá la calderilla, que en ocasiones no es tal.

En esto coinciden los arriba mencionados e incluso plantean que un hecho semejante al descrito pudiera parecer tontería, pero forma parte de valores perdidos o muy bien ocultos. Otros aseguran que, con toda potestad, el afectado debe “exigir por el respeto de sus derechos, reclamar el comportamiento responsable de quienes se creen con atribuciones sobre el dinero ajeno; y estar fuera del juego de aquellos convencidos de que quedarse con el vuelto entra en el ‘paquete de la lucha diaria”’, una manera de justificar desde actitudes inadecuadas hasta el delito y la corrupción.

¿Que exagero? El dependiente que alega carecer de menudo —argumenta un lector— tiene jefe, cuya actitud contemplativa o de desconocimiento puede adecuarse a lo tipificado en el Reglamento de la Ley no. 107 de la Contraloría General de la República de Cuba.

Asimismo hubo quienes, para ser totalmente justos, exhortan a sus congéneres a contar con dinero fraccionario, al menos para abordar el ómnibus. En La Habana, desde hace varios años, aparecieron y permanecen algunos cuentapropistas, creo que por su cuenta pregonan en las paradas el cambio de 80 centavos por un peso. Y gozan de aceptación.

Problema añejo

Resulta vieja la dicotomía de a quién corresponde garantizar el bendito menudo y son decenas los artículos periodísticos que tratan el tema, sobre el cual volvió hace pocos meses Gabino Manguela, reportero de Trabajadores. En entrevista con funcionarios del Banco Central le reiteraron que cualquiera puede obtener medios, pesetas…, tanto en CUP como en CUC, en las sucursales de los Bancos Metropolitano, de Crédito y Comercio o Popular de Ahorro.

Entonces el reportero se preguntaba y nosotros también: ¿por qué los rectores no exigen a sus unidades —entre estas las de comercio, gastronomía y mercados agropecuarios— disponer de la suficiente cantidad de moneda fraccionaria para abrir al día siguiente o mantener su labor diaria? Parece sencillo, pero todos los días en miles de aquellas instalaciones el vuelto brilla por su ausencia y la obligación es lo único que se multiplica por cero.

Un comentario en El vuelto o hacerse el sueco

  1. Que problema este…quien le pone cascabel al gato…quien no ha montado un omnibus y se pregunta para que son las alcancias…los choferes ponen a otra persona o ellos mismos toman directamente el dinero, ya los omnibus son a $ 1.00, ya no son a $ 0.40…vuelto…de que me hablas…eso vale lo mismo que nuestras opiniones en estas paginas…(NADA)…saludos…

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu