El truco, en tablilla

El truco, en tablilla

Algunos —no pocos— podrían tildarme de ingenuo, pero no llego a comprender las razones de la casi total impunidad con que perviven hechos sumamente cuestionables en muy diversas actividades, por ejemplo, en el comercio agropecuario minorista. Innegables grietas económicas inciden de manera directa en la calidad y transparencia de ese tipo de actividad comercial, pero nunca podría asumir como un hecho sin solución —aunque sí parecería serlo para muchos— la proliferación de unidades de venta al precio que literalmente les da la gana a quienes allí laboran, llámense administrativos o incluso simples trabajadores, independientemente de aquellos que deben velar para que eso no ocurra.

En la mayoría de las comercializadoras de productos agropecuarios se le roba al cliente. Pero el detalle que quiero resaltar hoy son los lugares donde el robo se publicita en las ya mencionadas tablillas o pizarras. ¡El colmo de la desfachatez! No me refiero al carretillero, ni a los centros donde impera la oferta y la demanda, sino a los que tienen que vender según la la Resolución 157 del Ministerio de Finanzas y Precios del 2016 que impuso precios máximos a esos productos. Lamentablemente pocos, muy pocos, recuerdan que en esas unidades la libra de tomate cuesta 2.10 pesos de enero hasta el mes de abril, y que hasta igual fecha la guayaba no puede exceder el 1.95 la libra.

Si en la oferta y demanda tales precios se multiplican —legalmente— por cuatro, por cinco, o quizás más, entonces en los centros a que me refiero solo se multiplica por dos o tres, y el ingenuo comprador hasta agradece haber encontrado un producto más “barato”. No hay que “tumbar” nada en la pesa, la ganancia está en la tablilla. Usted, amigo lector, haga un simple ejercicio y trate de recordar lo que le cobraron por tales productos en la última semana. Muchos de ustedes se darán cuenta de lo que hasta aquí les he comentado. Con asombro compruebo el tremendo número de personas que ni siquiera se detienen a preguntar cuánto vale determinado producto.

No miran la tablilla o pizarra. No comprueban nada. No discuten. Solo inquieren “cuánto es”. Y pagan despreocupados. Y que conste, no siempre son las personas que “parecen” tener buen dinero en sus bolsillos, sino que se trata de gente que a simple vista se ve que viven al día. La falta de información provoca que la población confunda un mercado con otro. No se sabe cuál es uno y cuál el otro, ni cuáles son los precios. Nada identifica el de oferta y demanda con el de las cooperativas o el llamado estatal. ¿Por qué no se imprimen el tipo de mercado y los precios —con puntajes suficientemente grandes— y se les exige a los administradores que los pongan a la vista de todos?

En una concurrida unidad en la capitalina calzada de Belascoaín puede leerse —no ya en la pizarra, sino en su pared— que laboran a tenor de la citada Resolución 157 del Ministerio de Finanzas y Precios del 2016. Pero hace unos días la guayaba y el tomate eran vendidos a ¡5 pesos la libra! ¿Una burla?

2 comentarios en El truco, en tablilla

  1. Primero que todo, estimado periodista, estoy muy de acuerdo con lo planteado por Ud. en el artículo ‘De nada valdría’, publicado el 22 octubre, 2017, perooooooooooooo, ¿ya olvido, o no leyó correctamente los comentarios?, ¿Cuál es su propia experiencia en estas lides, enfrentamientos de ciudadano común y corriente, contra un andamiaje nada improvisado, organizado y auto protector, casi una mafia vaya, pues si tienen que ‘irle pa’rriba’ en manada por defender a uno de sus integrantes o sus intereses, no vacilan en hacerlo, solo que no lo matan (literalmente hablando) aunque si lo pueden magullar y hasta golpear seriamente? A pesar de ser periodista, e identificarse ¿ha contado con apoyo de autoridades o administraciones de los lugares donde se cometen delitos de estafa continuada?, ¿y cómo ciudadano simple?
    ¿Qué sentido tiene denunciar si hay impunidad?, ¿para que se rían en plena cara del ‘quejoso’ y sea aún más en detrimento del ya de por si maltrecho derecho del consumidor, o la legislación vigente?
    El ciudadano desea justicia, justeza, disciplina, denunciará y enfrentara, cuando sea apoyado por las autoridades facultadas para ello, y no ausentes, contemplativas o ‘impotentes’ ante tal o mas cual delito que se comete al descaro, a la cara de todos, incluyendo estas autoridades, que en el mejor de los casos dicen que sin ‘denuncia’ no pueden actuar, aunque el ‘agua los empape’, llegando al peor, de que salga el propio ciudadano que denuncia, increpado y con un tiro al blanco en la espalda. Nadie es tan mongólico.
    Por favor respóndame si no tengo razón, si digo mal, ¡pero sin consignas ni fantasías!, respóndame qué papel juega la tan llevada y traída ‘oferta y demanda’, además de disparar los precios y hacer que el lineamiento 141 de la Política social, no se haya podido cumplir ni de cerquita.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu