Se construirán 62 mil viviendas en un año

Se construirán 62 mil viviendas en un año

A mediano plazo, Cuba aspira a construir 62 mil viviendas cada año y para ello está en marcha un programa inversionista en la industria de materiales que sustente ese plan, así como sostenidos incrementos en el mantenimiento y la rehabilitación del fondo habitacional, tanto por el Estado como por la ciudadanía.

Una notable inyección para esas nuevas obras está en las tres plantas productoras de Petrocasas, que, con capacidad cada una para entregar anualmente cinco mil inmuebles, serán montadas en Santiago de Cuba, Holguín y Cienfuegos, anunció este lunes en La Habana el ingeniero René Mesa Villafaña, ministro de la Construcción (Micons).

El titular se refirió al tema al mencionar el importante monto aprobado para proyectos constructivos, por etapas, dirigidos al desarrollo de la economía y la sociedad hasta el 2030. Dedicó un aparte a lo previsto en la industria cementera, que a corto plazo recibirá una inyección superior a los 700 millones de pesos con vistas a rescatar de forma paulatina la capacidad instalada en la década de los años 80, si bien su mayor producción data de 1989, cuando superó los 3,7millones de toneladas.

Al referirse a las características de las fábricas de Petrocasas, dijo que cada una está equipada con líneas de producción de ventanas y puertas, con posibilidades de duplicar lo nominado en viviendas. Esto permitirá ─acotó─, disponer de más de dichos elementos para el programa en general.

Precisó que los organismos constructores de viviendas tienen previsto terminar este año 13 mil 800, cuatro mil 100 más que al cierre del 2017; así como destacó el papel de la industria local de materiales de construcción, impelida de seguir creciendo y además, hacerse sostenible, a fin de solidificar su aporte a la edificación de inmuebles por esfuerzo de la población.

Más materiales, obras y desarrollo

Al clausurar la reunión donde el Grupo Empresarial de Materiales de Construcción (Osde Geicon) analizó sus resultados del año precedente, Mesa Villafaña recalcó que a pesar de la situación financiera del país, esta industria recibe un fuerte financiamiento, primero, para prosperar en inversiones propias que garanticen incrementos productivos, por lo cual son imperdonables los atrasos en la construcción civil, por ejemplo, de plantas de áridos.

Asimismo, destacó, tendrán que responder a las demandas del creciente programa inversionista en otras ramas importantes como las obras para el desarrollo de las energías renovables, la ampliación de la capacidad generadora de energía eléctrica, la planta Ferroníquel en Moa y la continuación del programa de pequeñas centrales hidroeléctricas. En cuanto al turismo ejemplificó que se abre de nuevo el polo turístico de Trinidad, se multiplica el plan en La Habana, Holguín al igual que en los cayos Coco, Ramona y Guillermo; y en Varadero está previsto iniciar otro hotel (Oasis) de mil habitaciones.

El titular enfatizó en producciones urgidas de crecer como el cemento cola, del cual cada año se importan partidas por valor cercano a los 13 millones de dólares; los impermeabilizantes D-10 y el cemento hidrófugo, además de instalaciones hidráulicas y sanitarias de PVC, para poder responder al proyecto futuro de la vivienda.

En el crítico debate promovido en la reunión se habló de aumentar la fabricación de renglones exportables y reanudar las ventas de cemento al exterior, forma de autofinanciarse tal industria y de revertir en su desarrollo los ingresos obtenidos por esa vía.

No faltaron los pronunciamientos sobre lo imprescindible de que crezca la cooperación entre las propias organizaciones superiores de dirección de la construcción, así como con la industria nacional para sustituir importaciones y solucionar problemas en ramas básicas como el cemento.

Carlos de Dios Oquendo, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Construcción, precisó que en las asambleas donde se están presentando el plan y el presupuesto para el actual año, sobresale en los planteamientos la falta de medios de protección, pues hay problemas con la contratación e importación a tiempo. También expresó que es necesario sumar a todos los colectivos en los programas de mantenimiento y generalizar las buenas experiencias.

Ricardo Carvajo, viceministro, subrayó la importancia del desarrollo tecnológico por ejemplo, en la industria cerámica roja, pues actualmente la generalidad de las soluciones constructivas pasa solo por uso de más hormigón.

Hay que hacer un programa de desarrollo  intensivo a fin de potenciar la fabricación de paneles ligeros, lo cual contribuye a sustituir materiales como bloques y ladrillos y reduce el uso de fuerza de trabajo, ya deficitaria, así como ahorra tiempo de ejecución, puntualizó.

2 comentarios en Se construirán 62 mil viviendas en un año

  1. Francamente no lo creo, si el Estado lleva tiempo sin cumplir los planes de construccion de viviendas (ni hablar de mantenimiento a inmuebles), que nos puede hacer pensar que esta vez la situacion cambiara.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu