Mujeres ¿desfavorecidas?

Mujeres ¿desfavorecidas?

Foto: ACN

Al respecto de la opción de jubilarse con el 90 % escribe la Máster en Ciencias Olga Expósito Jorge, profesora de la Universidad de Holguín. Sobre este particular considera que no deben ser inamovibles los porcentajes a aplicar y que permanezca la igualdad de condiciones respecto a mujeres y hombres.

La cuantía de las pensiones (90 %) debe corresponderse con la cantidad de años de labor (45), y ello representa el aporte de cada trabajador al desarrollo socioeconómico del país, de lo que dependen los beneficios de la seguridad social en el régimen general, que comprende a los asalariados. Pero esto se corresponde con las diferencias de género que existen entre las mujeres y los hombres, pese al empoderamiento y derechos alcanzados por las féminas en Cuba.

En nuestra sociedad, la mujer, aunque tiene una expectativa de vida superior, logra como grupo poblacional, índices de morbilidad más elevados; es decir, esta vive como promedio más años, pero también en condiciones más precarias de salud.

Por otra parte, es quien enfrenta con más fuerza y sobre la cual recae la responsabilidad de las tareas domésticas, el cuidado de los hijos, de los enfermos, de los adultos mayores; entonces se jubila y lo hace en condiciones económicas más desfavorables que el hombre.

En la actualidad, para que la mujer pueda obtener un 90 % de salario al jubilarse debe trabajar al igual que el hombre, 45 años; lo que significa que si se jubila a los 60 y ha laborado 40, lo hace solo con el 80 % del salario.

Una mujer acumula 45 años de trabajo a los 62 años de edad, si empieza a trabajar a los 17, inicio de la edad laboral en Cuba.

Sin embargo, a los 17 la mayor parte se encuentran estudiando, las que hacen carreras técnicas comienzan su etapa laboral a los 19 y las que cursan una carrera universitaria a los 24. Por ende, las profesionales cubanas para jubilarse con el 90 % deben trabajar hasta los 69 años. En este caso si no han recesado un año o más de licencia sin sueldo por el cuidado de hijos, enfermedad u otras causas.

Además, debemos recordar que, dado el salario medio de un trabajador en el país, las jubilaciones no son altas, a ello se agrega que esas mujeres deben ir para el hogar a cuidar a otros mayores que en Cuba preferentemente están en el entorno de la familia. Por ejemplo, en la ciudad de Holguín se atienden en instituciones —hogares de ancianos y casas de abuelos— solo el 0,5 % de la población de adultos mayores.

A todo esto se unen las exigencias cada vez más claras de que la mujer se supere, asuma cargos de dirección y protagonismo en todos los sectores.

Conocemos lo que está legislado en la Ley 105 del 2009 de Seguridad Social, sencillamente proponemos que sea modificada en las instancias que se corresponda y que se ajuste a las condiciones de la mujer y que esta Ley tenga un mejor enfoque de género y a la vez estimule y enaltezca nuestro rol en la sociedad socialista.

15 comentarios en Mujeres ¿desfavorecidas?

  1. Muy oportuno ese planteamiento, ya que también hay a cuantas trabajadoras que llegaríamos a los 60 años con solo 30 años de trabajo,como quien dice rayando, rayando, y entonces en nada nos favorece que tengamos que tener 45 años de trabajo, a que edad nos jubilariamos entonces para alcanzar ese por ciento?,

  2. Muy certeros los comentarios lo que requiere sea escuchado por los actuantes, si lo analizan esto propicia que menos hagan estudio diurno superior pues pierden años de vida laboral para alcanzar el dichoso 90%. No hay cuerpo que resista tanta carga laboral y menos en entorno desfavorable que todos conocemos.

  3. También deben tener en cuenta el envejecimiento de la población, nosotras a los 60 ya no nos quedan fuerzas para enfrentar las enfermedades de nuestro ancianos , que requieren de cuidados y atenciónes, muchas tenemos que dejar de trabajar en la recta final para dedicarnos a ellos y esta situación nos afecta en el ecumulado para la jubilación.

  4. Es verdad que se debe valorar la edad de jubilación de la mujer y mas cuando somos cuadro, que no se tiene hora ni dias para trabajar, ademas no estimular al menos el tiempo real de servicio que solo se llegará como minimo a los 39 o 40 años, esto seria una pena. Hay que dar gracias sin con todo lo que tenemos encima llegaremos a los 60. Me parece mucha edad, llegamos a ella si llegamos muy deterioradas por todo lo que nos toca vivir, con respecto a los hombres y por esto no somos machistas. Por favor valoren el criterio de la periodista que muy bien lo veo.

  5. Que felicidad si eso sucediera, los comentarios estan muy buenos, hay un aspecto que faltó y que no se tuvo encuenta. El problema del transporte algo crítico personas de más de 50 años de edad, tenemos que estar más de una hora en una parada para poder llegar al hogar al menos en la piovincia de Holguín es crítico el problema del transporte, entiendo que si las personas se encuentran en buen estado de salud pueden estar hasta que quieran, pero que no sea obligatorio, siempre de toda la vida la juvilación en la mujer fue a los 55 años. por favor que se analice esto.

  6. Y si la mujer el universitaria que estudió diurno y empezó a trabajar a los 24 años, entonces tiene 7 añ0s de trabajo menos que los que no estudiaron y por ende su jubilación es un 14 % menos, a eso le suma la Lic sin sueldo por el niño enfermo o por los padres viejos, que regularmente lo asume la mujer.

  7. Creo se debe analizar, la mujer es la que tiene la carga de la casa, de los hijos, trabajamos y cuando llegamos a nuestras casas continuamos trabajando y no es justo que tengamos que tener 45 años de trabajo para acogernos al 90% del salario para la jubilación, y se debe analizar tambien que no es justo que las mujeres se jubilen a los 60 años, no es facil llegar a esta edad con una buena salud, ya la mayoria la tenemos deteriorada, por favor analicemos esto!!!

  8. Leí el artículo previamente en la edición impresa, y me motivé a localizarlo aquí, y reconocer lo oportuno y acertado del mismo. El tema envejecimiento / jubilación / ingresos / fuerza laboral merita un análisis permanente, con revisiones conducentes a legislaciones dinámicas, donde la opinion de los protagonistas, es decir, los ya envejecidos, cuenten. Tener claro que el envejecimiento no es problema del futuro, es problema de nuestro presente, sobre el que sólo se pronuncian, por lo general, los periodistas. Se suman los fenómenos, claro está, de la perdida de fuereza laboral calificada, unido a una gran masa de jóvenes que han detenido su calificación a adades muy tampranas, laborando como dependientes, por ejemplo.

  9. Muy de acuerdo con este escrito, muy cierto en lo que se plantea, las mujeres no somos el sexo débil, somos las protagonistas de todas las tareas tanto laborales como familiares y por eso sobre nuestra espalda caen muchas responsabilidades, lo que hace que seamos el sexo súperfuerte.

    Debe valorarse profundamente lo que se explica en el escrito y ver si logramos que se haga una salvedad para no tenernos que jubilar a los 60 como está estipulado y no tener que llegar casi a los 65 para lograr jubilarnos con el 90%, valdría la pena.

  10. Muy correcto esta recomendación, nunca se puede comparar la carga de trabajo de la mujer con las de los hombres, sobre todo cuando se ocupa cargos de responsabilidad. La mujer tiene doble jornada laboral; y aunque algunos hombres colaboran porque no siente aun su responsabilidad con la jornada del hogar; no se puede comparar, Si creo que se debe revisar la disposición jurídica de la ley EN CUANTO LOS AÑOS DE Servicios de la mujer, seria una justicia a la consagración, dedicación y sobre todo a la voluntad femenina de la construcción de la sociedad.

    • A propósito del escrito de la Máster en Ciencias Olga Expósito Jorge, yo hombre, estoy plenamente de acuerdo con sus acertados análisis al respecto del tema en cuestion, creo además que se ha cometido un acto totalmente discriminatorio con las mujeres, relacionado con el porciento máximo a alcanzar sobre el promedio que se obtenga para la retribución de su juvilación. Este acto de discriminación no es algo que caracterice a nuestro sistema, el cual ha ido empoderando a la mujer y situandola en el justo lugar que le corresponde, por ello, pienso que más temprano que tarde esta situación tendrá que ser modificada con la justeza que el caso requiere y todos estamos esperando….

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu