Jubilación gradual

Jubilación gradual

El Informe Central al VII Congreso del Partido Comunista de Cuba refiere que la aplicación de la política elaborada en relación con el envejecimiento poblacional “será gradual dependiendo del desempeño de la economía y los resultados se obtendrán a largo plazo”.

En ese entendido, y ateniéndonos al tema de esta separata, no es desatinado pensar en una norma jurídica que respalde algo más que la permanencia en sus puestos de trabajo de quienes pueden seguir aportando en determinadas actividades y funciones, si conservan plenitud de facultades.

No entro en contradicción con lo establecido hasta el momento en la Ley 105, aprobada desde el 2009. Con esta, el Estado garantiza la protección adecuada al trabajador, a su familia y a la población en general mediante un sistema de atención “que comprende un régimen general de seguridad social”, el de asistencia social y otros de carácter especial.

Ejemplos de los más recientes años bien pudieran resultar el punto de partida para una regulación legal, en tanto ahora solo es posible considerar la excepcionalidad planteada en el capítulo IX, sección segunda, artículo no. 90, del Código de Trabajo, acerca de “fijar horarios de trabajo por interés social o fuerza mayor”.

El retorno de algunos especialistas como expertos es lo que más he conocido en los últimos tiempos, y la idea me la reafirma un artículo de Jorge Núñez Jover, presidente de la Cátedra de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación de la Universidad de La Habana, donde expone resultados de numerosos estudios de la empresa estadounidense PricewaterhouseCoopers (PwC), como la sugerencia “de estimular a los trabajadores de más edad a mantenerse laborando por mayor tiempo, incrementado así el PIB, el poder adquisitivo de estas personas (…) y los ingresos fiscales”. El autor reconoce el derecho a descansar de ese segmento poblacional, pero no desdeña una conclusión de la PwC, de que “entre los extremos: jubilarse/no jubilarse, hay un amplio abanico de posibilidades que para muchos podrían ser atractivas”.

Una de las variantes a poner en práctica los expertos la denominan jubilación gradual, aplicable por ejemplo, en actividades que se apoyan, sobre todo, en la capacidad profesional y la experiencia.

¿Qué tal si les damos facilidades especiales relacionadas con los horarios u otras variantes, si les asignamos tareas asequibles a sus probabilidades reales, les favorecemos salarialmente…?, se pregunta el experto y no lo vemos descabellado, porque sin perder la perspectiva de los documentos rectores, es innegable que Cuba debe buscar alternativas que no sean únicamente aumentar las partidas destinadas a la seguridad social.

39 comentarios en Jubilación gradual

  1. Por favor, alguien que tenga autoridad en cambiar la legislación, que reflexione en volver a poner la jubilación de las mujeres a los 55 y los hombres a los 60 y el que no quiera jubilarse a esa edad, que siga trabajando. Hay sobrada juventud en este país para la continuidad. La calidad de vida después de las 50 es pésima en la mayoría de las personas. Estudie alguien, los gastos actuales de la seguridad social por enfermedades común a estas edades, por ejemplo y otros datos.
    Ademas, tengan en cuenta que todas las actividades o puestos de trabajo no son iguales.

  2. Cuando se daran cuenta que 60 años para las mujeres y 65 para los hombres es mucho por las condiciones que tenemos y las carencias a que nos enfrentamos cada dia

  3. Quiero partir del hecho, que el artículo periodístico, además, de polémica (porque el tema si es polémico), no aporta nada más. Y como polémico quiero polemizar. Indiscutiblemente que la esperanza del vida es alta, comparada con los países desarrollados de Europa, pero los cubanos llegamos a esa edad, hechos unos guiñapos, llenos de achaques y problemas de salud. Y en eso no nos parecemos a los europeos, por tanto el país no debe pensar a lo europeo, hay que pensar a las realidades del adulto mayor de Cuba. Enfermo y con bajo poder adquisitivo. El estado ha trazado una política encaminada a tratar este tema gubernamentalmente. Pero en la práctica no hay nada hecho, ni en camino, a no ser las reparaciones a los lugares de los ancianos que estaban en mal estado. Pero para el adulto mayor que todavía está trabajando y va tener que seguir trabajando no hay nada. La vejes en Cuba es un problema actual y las acciones todavía están en futuro. Hay que actuar ya, los planes de desarrollo de cualquier tipo debe trabajar ese asunto ya. Desde la arquitectura, ergonomía y formas de las edificaciones de los centros de trabajo, empresas, negocios y vida en general ya tiene que tener ese componente. Deben salir normas y regulaciones para todas las actividades humanas que implementen acciones que le hagan pasadera la vida a los viejitos que vamos seguir trabajando.

  4. RAIMUNDO HERNANDEZ, manifiesta la necesidad de que nuestro organo oficial entreviste a la directora INASS sobre el recalculo de la jubilacion, los requisitos y porque para los trabajadores de las UBPC solo se pagara 200.00 pesos de jubilacion independientemente de los resultado del calculo.

  5. Considero que mientras el ser humano tenga las capacidades y habilidades de trabajo en forma ,puede continuar trabajando sin límite de edad pero si no es así, la posibilidad de una jubilación a partir de los 55 mujeres y 60 hombres es muy bién recibida. Por otra parte es importante seguir estimulando a la juventud y educarla en el amor al trabajo y la obtención de beneficio por la vía del esfuerzo, del sudor, del resultado de acciones honestas, sin perder la ternura y el respeto al sacrificio y esfuerzo de los demás.

  6. La jubilación fue aprobada a los 60 y 65 años por la mayoría de los trabajadores, según se dice, dentro del área en que me nuevo prácticamente nadie lo hizo. y es que con la tensión en que vivimos los cubanos para lograr cubrir nuestras necesidades diarias, la vida de los últimos cinco años de vida laboral se hace más difícil porque la salud nos pasa la cuenta. tengo 62 años y en los últimos tres o cutro años he visistado al médico más que todo el tiempo anterior. brazos y mentes jóvenes hay en abundancia, pero no quieren trabajar y los motivos son muchos pero el principal es la motivación salarial y quer parados en una esquina sin ningún tipo de exigencia en un día ganan más que un viejo com más de 40 años en un puesto de trajo durante un mes de treabajo. Esa es la cosa. Quien sustituyan a los viejos hay por miles y sobran y si trabajaran todos tendríamos que crear miles de plazas nuevas para poderles ofertar una.

  7. Buenas tardes:

    Leyendo ahora esta sección entiendo que es bueno hacer una reflexión al respecto.
    Es cierto que la cantera joven en nuestro pais (una parte) no quiere laborar con el estado, también es cierto que cada vez a medida que van pasando los años hay menos cantera para laboral ya que la población a ido envejeciendo, pero también debemos analizar que si una persona como yo (para poner un ejemplo) lleva mas de 36 años laborando y ya ha cumplido los 55 años entendemos que tenemos derecho a nuestra jubilación a esa edad, los motivos son apreciables, existe el cansancio, los problemas personales y familiares, entre otras cuestiones,por qué privar a una persona de su descanso cuando ha pasado gran parte de su vida luchando y dedicando su tiempo y esfuerzo a aportar su granito de arena a la sociedad. Entendemos que se debe incentivar mas a la juventud para que nos ayude en la construcción de un país mejor, donde todos tengamos mas derechos y mas oportunidades,y donde la juventud se sienta participe de todo lo que esta sucediendo. Con esto no he pretendido generalizar a toda nuestra juventud, ya que tambien es cierto que una gran mayoria esta incertada en todas las tareas que le corresponde. Agradecida por su atención

  8. yo tengo 63 años y aùn estoy trabajando pues me siento fuerte y con las capacidades de aportar un poquito mas en el campo que me desarrollo, pues no quiero estar sentada en casa

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu