Punta Alegre: las otras “pesquerías”

Punta Alegre: las otras “pesquerías”

Nuevas viviendas se levantan para los damnificados en la comunidad rural Rivero. Foto: José Luis Martínez Alejo
Nuevas viviendas se levantan para los damnificados en la comunidad rural Rivero. Foto: José Luis Martínez Alejo

Quien en Punta Alegre no tira la red o el anzuelo para mantener una de sus emblemáticas tradiciones productivas, anda en otras “pesquerías”, con el fin de reanimar al poblado más azotado en Cuba por el huracán Irma, en la costa norte de la provincia de Ciego de Ávila. Allí el viento y la penetración del mar derribaron 645 viviendas y otras mil 54 sufrieron derrumbes parciales u otros daños.

En lo hondo

El colectivo de la unidad empresarial de base (UEB) Mina de yeso fue uno de los que “remó” en ese pueblo costero, perteneciente al municipio de Chambas, hasta meterse en lo hondo del programa de recuperación. Primero apoyó la recogida de escombros y el mejoramiento de viales en el Consejo Popular, y luego desafió la humedad en la cantera y otras adversidades para evitar la paralización de su equipamiento proveedor de un insumo indispensable para industrias decisoras en el desarrollo del país.

“Sin el esfuerzo de nuestros trabajadores hubiese sido imposible la ayuda a los damnificados, porque nosotros abastecemos de yeso a las fábricas de cemento de Cienfuegos, Sancti Spíritus, Camagüey y Santiago de Cuba”, comenta Maritza Hernández Buchillón, dirigente sindical del centro.

“Los sindicalistas estamos presentes en la reanimación de este pueblo costero”, opina Mariset. Foto: José Luis Martínez Alejo
“Los sindicalistas estamos presentes en la reanimación de este pueblo costero”, opina Mariset. Foto: José Luis Martínez Alejo

“Los estragos del ciclón no impidieron el cumplimiento de los compromisos productivos, económicos y sindicales. Hicimos más de 3 mil toneladas por encima del compromiso anual y también sobrepasamos las ventas planificadas, logros materializados con eficiencia en el consumo de electricidad y combustibles”.

Tampoco se hubieran cumplido tales metas sin el concurso de innovadores como José, Daniel, Yúnior y Yomany. “Gracias a la inventiva en la pista del molino pendular, que garantiza el talco como producto terminado, cumplimos nuestro plan. Ahora ocurren menos roturas tras la solución del problema…”, afirma el hornero Yomany Rojas Arteaga.

Argumenta Ariel Álvarez Thomas, director de la fábrica, que se cubrieron las demandas de yeso triturado, no así todas las solicitudes de yeso fraguado, porque el huracán destruyó el techo de la línea de producción cuando faltaban unas 35 toneladas para completar la cantidad prevista en el programa del año.

“Un gran reto constituye techar la nave por su altura, pero estamos convencidos de que también ganaremos esa batalla. El yeso fraguado aporta mayores dividendos en valores a nuestro balance económico y es indispensable en la confección del falso techo para hospitales, hoteles, instituciones culturales y la restauración de obras públicas de La Habana y otras ciudades”.

Álvarez Thomas pronostica una etapa de intenso trabajo para el 2018. La cifra aprobada asciende a las 7 mil toneladas mensuales (4 mil se procesan en la actualidad), cantidad que tal vez sea superior cuando se modernice la planta, futura inversión de la cual ya hablan los yeseros puntalegrenses.

“Los yeseros impedimos que Irma nos arrebatara nuestra tradición productiva”, afirma Ariel. Foto: José Luis Martínez Alejo
“Los yeseros impedimos que Irma nos arrebatara nuestra tradición productiva”, afirma Ariel. Foto: José Luis Martínez Alejo

Vengan bloques, madera, tejas, puntillas…

Orelvis Castellanos Lugones cuenta a los visitantes que rescató unas tablas viejas y trozos de planchas de fibrocén para armar par de cuartos, lo que llaman facilidades temporales. “Porque Irma solo dejó el piso de mi antigua casa, pero eso ya es historia. ¡Miren qué bonita está quedando la nueva!”

Este obrero agrícola es de los damnificados que pronto serán beneficiados con una vivienda con techo de zinc y paredes de tablas de eucalipto, una madera semidura y más resistente a los embates huracanados, informó Manuel Castillo González, director de la unidad forestal en Chambas.

“En esta comunidad rural nombrada Rivero –explicó– tenemos la misión de construir 18 de esas viviendas para priorizar casos de derrumbe total y atender otros hogares afectados; mientras que unas 20 se ejecutarán en la zona urbana”.

De acuerdo con Ismaray Jiménez Roca, presidenta del Consejo Popular Máximo Gómez, avanza mejor la fase recuperativa en los centros laborales. “Las escuelas y los consultorios del médico de la familia fueron las primeras instalaciones reanimadas. Se reparó el cine y continúan las labores de restauración de la Casa de Cultura, la panadería y la dulcería”.

Una iniciativa marcha a toda vela: “Vinimos a cooperar en cada tarea de forma voluntaria”, declara Yimi Morgado, estudiante universitario. “Ayudamos también a reconstruir casas de algunos de nuestros profesores que se encuentran entre los damnificados por el huracán”, expresa la profesora Daylí Velázquez.

Ambos integran el contingente de la FEU Ernesto Guevara, de la universidad avileña Máximo Gómez Báez. La juvenil tropa irrumpió en el lugar, acampó en casas de campaña y contagió con su entusiasmo las acciones de higienización y la reanimación de inmuebles.

La higienización entre las prioridades. Foto: José Luis Martínez Alejo
La higienización entre las prioridades. Foto: José Luis Martínez Alejo

Ahora queda entre los retos impulsar el programa de la vivienda, que avanza a menor ritmo, no solo por la envergadura de los daños en la demarcación y en el municipio de Chambas —los más afectados del país—, sino también por la inestabilidad en la llegada de acero, cabilla y los materiales para atornillar las tejas de zinc, subrayó Ismaray.

Lo que nunca escasea son las muestras de solidaridad, laboriosidad y otros valores humanos que reconfortan a los más de 6 mil 300 puntalegrenses, opina Mariset Hernández Rodríguez, secretaria general del Comité Municipal de la Central de Trabajadores de Cuba en Chambas.

“Todo el mundo está muy inmerso en sus retos y compromisos y no es la excepción el movimiento sindical chambero, el cual ha contado con el acompañamiento de nuestro Comité Provincial antes, durante y después del devastador fenómeno. Queda bastante por bregar, pero sí se puede salir a flote”.

Y los poetas también se inspiran: Irma los pudo azotar/ pero Punta Alegre en pie/ se puso con mucha fe/ para luego trabajar./ Furioso se puso el mar /parecía un león/ pero nuestra población/ el mejor camino toma/ no hay ciclón que se coma/un pueblo en revolución.

2 comentarios en Punta Alegre: las otras “pesquerías”

    • Buenos días Fito, no fui pesimista al escribir este reportaje. Las viviendas se construyen con el objetivo de que sean más resistentes a los huracanes. Hay que ser optimista y, en primer lugar,tener en cuenta que la Revolución no dejó desamparas a estas personas damnificadas por el huracán Irma. Feliz 2018 para usted, saludos Martínez Alejo.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu