Fidel fue un triunfador

Nunca se dejó llevar por la pasión, siempre la sometía a la conveniencia de triunfar. Se empeñaba en conquistar para la idea a todos aquellos a los que se encontraba