Libia, la ruta de la esclavitud

Libia, la ruta de la esclavitud

Sepultado literalmente entre las ruinas de los bombardeos de la aviación de la OTAN, brazo armado de las potencias imperialistas, y la intervención militar subversiva de Estados Unidos,  Francia, Italia, y el Reino Unido, y otros aliados, Libia dejó de ser en el año 2011 el país que fue, para convertirse en un Estado fallido, fraccionado  en tribus, regiones, milicias y grupos armados rivales, algunos leales al Estado Islámico (EI) y pertrechados con armamentos suministrados por Occidente.

Foto: Hispan TV

Terrorismo, extrema violencia, anarquía, ingobernabilidad, intolerancia, luchas  fratricidas confesionales, corrupción y  pobreza, trágicas consecuencias de una  fementida liberación democrática foránea, caracterizan a la Libia de hoy, convertida .además, en mercado libre para la venta como esclavos de cientos de inmigrantes indocumentados y refugiados.

Este abominable tráfico de seres humanos, procedentes en su mayoría del África Subsahariana, monopolizado por las redes mafiosas que medran en Trípoli o Bengasi, ha sido denunciado reiterada, pero infructuosamente, por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) y otras instituciones internacionales.

Según Othman Belbes, jefe de la misión de la OIM en Libia, el inhumano comercio se practica públicamente, y “comprar” un inmigrante indocumentado para que trabaje como jornaleros en otros países cuesta entre 200 y 500 dólares.

En lo que va de 2017 unos 27mil inmigrantes indocumentados han salido de Libia y han llegado a Italia, 7 mil más que en el mismo periodo del año anterior”, reveló la misma fuente.

Esta mano de obra subastada, que no excluye a mujeres y niños,  se utiliza principalmente en la agricultura o la construcción, en un régimen de trabajo forzado y bajos salarios .En muchos casos, estos trabajadores son objetos de mal trato físico, represiones y hasta de asesinatos.

.Entre las víctimas de inescrupulosos traficantes se encuentran inmigrantes procedentes de Nigeria, Cenagal, Gambia, Ghana y otras muchas nacionalidades, que han laborado durante un corto tiempo y después han sido  abandonados en las calles.

Este infamante mercado de esclavos, es una pálido reflejo de la caótica situación política, económica y social en que se encuentra inmersa Libia, tras el derrocado Gobierno del asesinado Muammar El Gaddafi, durante el cual la población disfrutará durante 40 años de un alto nivel de vida, de educación, viviendas, atención médica, seguridad social y otros beneficios, provenientes de los altos ingresos por la producción y comercialización del petróleo, hoy en manos de corruptos caudillos tribales, bandas y grupos armados rivales, y de  grandes empresas transnacionales.

El caso de la niñez, es otro de los grandes dramas que vive la nación norteafricana. Según informes del  Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) más de 550 mil niños necesitan asistencia urgente en Libia, entre ellos 80 mil forzados al desplazamiento interno por la violencia de milicias y mafias.

Este es el mismo patrón de injerencia subversiva y desestabilizadora, que las potencias imperialistas .y sus aliados del Oriente Medio e Israel trataron de imponer durante seis años en Siria, mediante una guerra de agresión y terrorismo, pero que fracasó estrepitosamente.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu