Ilustres: Armandito, famoso del sóftbol

Ilustres: Armandito, famoso del sóftbol

Armando Aguiar, uno de los imprescindibles cuando se hable del sóftbol cubano.
Armando Aguiar, uno de los imprescindibles cuando se hable del sóftbol cubano.

Aunque ha vivido en La Habana por más de seis décadas, Armando Aguiar (1949- ) nació en Palmira, Cienfuegos, y no fue el sóftbol su primer amor en el deporte. Béisbol y boxeo le robaron la atención de niño y adolescente, sin grandes resultados, a pesar de haber noqueado en pelea informal a un futbolista de apellido Despaigne.

La entrada al Servicio Militar en 1970 le permitió dar el giro definitivo hacia el llamado deporte de la bola blanda. La liga allí era muy fuerte y resultaba casi inevitable no participar en esta. Empezó en el center field, y acabó jugando todas las posiciones. En 1974 se oficializó el primer tope internacional de esta disciplina después del triunfo revolucionario y lo llamaron a la preselección.

Sin embargo, 48 horas antes de la partida hacia Panamá le pidieron cumplir misión internacionalista en Angola en función de sanitario mayor de un pelotón y por supuesto no dudó en cambiar el bate por el fusil. A su regreso, en julio de 1976, definitivamente se casó con el deporte que mejor conocía, no solo como jugador, sino también en función de entrenador, esta última función dirigida a formar una selección femenina.

Durante tres lustros (1986-2000) asumió la dirección técnica del conjunto que había contribuido a engendrar. Campeonas de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, medallistas panamericanas y clasificadas para los Juegos Olímpicos de Sídney son algunos de los premios más encumbrados bajo su mandato. Miles de horas dedicadas a la defensa, el bateo y el pitcheo solo se compensaron con el cariño y el agradecimiento eterno al cesar sus funciones.

Al frente del equipo capitalino impuso récord de 36 victorias en un campeonato nacional, pero jamás aceptó ser la cabeza de la escuadra nacional porque prefería el trabajo de buscar la forma deportiva y desarrollar la técnica. Una decisión injusta lo privó de disfrutar en Australia el séptimo lugar olímpico de las muchachas, golpe demoledor por más explicaciones dadas o trabajos futuros que le encomendaron como colaborador deportivo en Curazao, Colombia e Italia, así como asesor principal de la Confederación Panamericana y de los cursos de Solidaridad Olímpica.

Honor a quien honor merece, Armando Aguiar se convirtió en el 2005 en el primer cubano exaltado al Salón de la Fama de la Federación Internacional de Sóftbol, premio que reconoce el aporte y los resultados de entrenadores, jugadores, árbitros y federativos.

Todavía es posible verlo dentro de un terreno o impartiendo una conferencia. Su carisma envuelve a su alrededor admiración, sencillez y trabajo. Para hablar del desarrollo de esta disciplina en Cuba hay que mencionarlo, aunque él termine diciendo siempre: “¿y tú crees que mi historia vale la pena publicarla?”

Escribir comentario

© 2013 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt 
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu