La grandeza de su sencillez

La grandeza de su sencillez

Fue mi primer jefe y todavía recuerdo el día, cuando recién graduada, me presenté ante él en aquel apartamentico de 23 y O en el Vedado capitalino donde radicaba entonces la revista El Militante Comunista que él dirigía.

Nos acogió a mí y a mi esposo que habíamos sido ubicados allí, como a dos miembros más de esa familia en que su carácter afable y comunicativo había convertido a los integrantes de la redacción, donde cada cual se sentía dirigido por un hombre capaz, sin dejar de ser sencillo; que pese a no rebasar en mucho los treinta poseía una respetable trayectoria profesional y revolucionaria traída desde su natal Camagüey y enriquecida en la capital; que exigía de forma natural y sabía dar el ejemplo con su personal consagración.

Luego tuvimos la fortuna de trasladarnos a la amplia casona de la calle 11 que hoy ocupa la editorial Pablo de la Torriente Brau y allí fue cuando lo conocimos mejor. Fueron años de aprendizaje en que nos enseñó un periodismo diferente, como era el dirigido a los miembros del Partido, en lo cual él fue un maestro. Después continué nutriéndome de su magisterio en Trabajadores.

Y es que el nuestro era un director que nunca dejó de escribir. Su talento le permitía incursionar en cualquier género, redactar con soltura todo tipo de documentos y en tiempos difíciles aunar inteligencias para la redacción de los contundentes editoriales con los que el periódico apoyó la labor del movimiento sindical.

Ello no le impidió manifestar su afición al humor, “escondida” en las ocurrentes estampas de verano que publicó bajo el curioso seudónimo de Justo Calvo Peinado.

Nunca dijo que no a una tarea y tampoco lo vi abrumado por ellas. Era el suyo un compromiso vital con la Revolución y su Partido, que lo llevó a acudir con total disposición adonde fuese necesario.

Cada vez que encuentro a alguien que transitó por Trabajadores me comenta lo mucho que aprendió de él, porque era de esos hombres que con su actuación cotidiana, daba sin proponérselo lecciones de valores humanos y de periodismo.

Cuando tuvo que dejar de ser nuestro director para cumplir tareas en el Comité Central del Partido, el colectivo sintió que había perdido a su guía y nos alegramos al tenerlo de nuevo entre nosotros. Era para unos un padre, para otros un hermano mayor. Bastaba solo un toque en la puerta de su oficina para lograr el acceso pleno a su consejo y sabiduría.

Su entrega al trabajo no le hacía descuidar a su familia. Recuerdo que él, habitualmente ecuánime, en una oportunidad, estando en El Militante… nos sorprendió al llamarnos a gritos, desde el pie de la empinada escalera de la oficina donde trabajábamos, y al asomarnos nos anunció eufórico: ¡Son dos! ¿Dos qué? Preguntamos, y la respuesta, desbordante de alegría, fue que su esposa iba a darle jimaguas. Fuimos testigos después del inmenso amor con que acogió a las criaturas, aunque ya él había experimentado antes la dicha de ser padre, y también del cariño que entregó al hijo de su esposa Nury, al que crió como propio.

No lo envanecieron nunca los reconocimientos ni las aprobaciones. Asumió con su proverbial modestia como un mérito del colectivo los elogios que hizo Fidel al periódico cuando era diario, y ante las dos visitas del Comandante en Jefe a la redacción para asegurar que Trabajadores no desaparecería con el período especial, cerró filas para hacer entre todos un semanario a la altura de su confianza.

Con el decursar de los años aparecieron las enfermedades sin que dejara de cumplir con sus obligaciones. Operado de la vista me pedía que le leyera los materiales a publicar en el periódico.

Cuando se hizo evidente que los males que lo aquejaban le impedirían sostener su habitual ritmo de trabajo, se acogió al retiro, para brindar su valiosa experiencia a la revista CTC.

Así era mi primer director y hoy me siento motivada a evocarlo con palabras de Martí: “Luego de muertos los hombres, vacíanse, sin carne y sin conciencia de su memoria, en la existencia universal: en remolinos suben; camino al Sol caminan; dichosamente bogan”. Jorge Luis Canela Ciurana seguirá enseñándonos siempre.

2 comentarios en La grandeza de su sencillez

  1. José Luis Díaz Grass. Me enantaron sus trabajos periodísticos referidos a Jorge Luis Canela, el diretor que ya no está físicamente, pero sí en la memoria de un colectivo gigante como Trabajadores. Me alegra que hayan tenido un hombre, dirigente humano, responsable,revolucionario. De hombres como él tiene hoy la Patria, pero necesitamos que se multipliquen, que ejemplos así, abonen las redacciones de la prensa cubana.

  2. Para mi Canela:

    Duele tu partida, es un dolor que me quema el alma, que difícil se me puso la vida sin ti”,
    Durante estos días he estado tratando de entender por qué te has ido, y nos has dejado con este inmenso vacío, hemos llorado, gritado, le hemos rogado al cielo que te devuelva a mí, luego me calmo y respiro. Te amamos, te sentimos y te volvemos a llorar”.
    “Hoy creo haber entendido todo esto, tu alma es tan infinitamente inmensa que ese cuerpo te quedó pequeño y sencillamente tuviste que volar y ser libre. Te lo dije viéndote a los ojos pocos días antes de tu partida, eres un gigante. En algún momento me exigiste ser fuerte en caso de que llegara a pasar lo peor, Hhy te juro que daré lo mejor de mí y sacaré fuerzas de no se de donde para poder seguir adelante y tú siempre serás la luz que ilumines siempre mi camino“.

    Para siempre, te recordare.

Escribir comentario

© 2013 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt 
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu