Balfour, la Declaración infame

Balfour, la Declaración infame

Si un mal ha perdurado 100 años es la Declaración Balfour del 2 de noviembre de 1917, uno de los documentos más pérfidos y nefastos de la historia, que abrió los cauces para la posterior división de Palestina, el ilegal despojo de sus territorios y la creación del Estado sionista de Israel.

La Declaración, rubricada por el ministro de Relaciones Exteriores de Gran Bretaña, Arthur James Balfour, y dirigida al barón Lionel Walter Rothschild, líder de la comunidad judía en ese país, fue de hecho una fundamental alianza británica con el colonialismo sionista, iniciada durante la Primera Guerra Mundial para apoyar la creación de un hogar nacional judío en Palestina, que devino catástrofe (Nakba) para el pueblo árabe, originario y milenario habitante de ese territorio.

Para todos los tiempos quedará indeleble la responsabilidad histórica del Gobierno británico —poco después Administrador de Palestina—de las desastrosas consecuencias resultantes de su incitador apoyo al proyecto del sionismo internacional, materializado con la Resolución 181 del 29 de noviembre de 1947 de la Asamblea General de Naciones Unidas, que estableció la partición de Palestina y la creación artificiosa del Estado israelí.

La misiva a Rothschild, tan indecente como lo fue la colonialista Doctrina Monroe, ni siquiera mencionaba al pueblo palestino y establecía que “el gobierno de Su Majestad considera favorablemente el establecimiento en Palestina de un hogar nacional para el pueblo judío y utilizará sus mejores esfuerzos para facilitar la consecución de este objetivo”.

Se consumó así una artera conjura que ignoraba que la población árabe palestina conformaba el 97 % de la del país, mientras la de la judía apenas llegaba al 10 por ciento.

La colosal injusticia de la decisión de la Organización de Naciones Unidas de cercenar y repartir un territorio que no le era propio, disponía, además, la creación de dos Estados, uno árabe, que no se produjo, y uno judío, favorecido con la concesión de una superficie de 14 mil 942 kilómetros cuadrados, el 56,47 % del total, mientras limitaba a 11 mil 203 kilómetros cuadrados el sector palestino.

Un siglo después de tan trágica usurpación, y mediante limpiezas étnicas, guerras de agresión, terrorismo y racismo, la geofagia del Estado de Israel ha expandido sus fronteras a casi la totalidad de Palestina, edificando miles de ilegales asentamientos de colonos judíos y aplicando criminales acciones represivas a la población civil en la Franja de Gaza y en la ocupada Cisjordania.

Durante más de 70 años, el genocidio y expansionismo israelí ha contado con el permanente respaldo político, económico y militar del Gobierno de Estados Unidos, y la ineficacia de las resoluciones condenatorias del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a Tel Aviv, en detenerlo.

Aun en las adversas circunstancias de verse despojados de sus tierras, expulsados de su amada patria, diseminados por el mundo, asesinados, encarcelados masivamente y privados de sus fundamentales medios de existencia, los heroicos palestinos no cesan en su lucha, convencidos de liberar a su suelo del ocupante israelí y de constituir un Estado soberano e independiente con Jerusalén oriental como capital y dentro de las fronteras anteriores al año 1967.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu