Trabajadores

Mención Cuba Deportiva: El Campeón de la Voluntad y la Esperanza

Por Juan Carlos Sarria Arias

Contar esta historia es un poco complicado. Realmente cuesta describir con palabras, la labor desempeñada por Ricardito, como cariñosamente es conocido por sus años de trabajo en el mundo periodístico y deportivo en la provincia de Cienfuegos.

Harían falta más bien luces y cámaras, para firmar y trasmitirle a las presentes y futuras generaciones, las hazañas logradas por una persona, marcada por una discapacidad intelectual.

Desde pequeño comenzó su afición por la prensa, su vocación y su esmerada labor, lo convirtieron en corresponsal pioneril primero y voluntario deportivo después.

“Muchos me decían que por mis problemas yo nunca podría ser periodista. Pero ese bichito fue creciendo y cuando empecé como corresponsal voluntario deportivo (en los 80), otras personas me ayudaron, como Osvaldo Vega, Digno Rodríguez, Héctor Castillo y Carlos Ernesto Chaviano”.

A través de estos especialistas de la prensa y sus cualidades para escribir, comenzó a divulgar la obra de atletas o de otras figuras vinculadas al universo deportivo, relacionadas fundamentalmente, con el beisbol, el futbol y el remo, deportes muy afines a su zona de residencia, en áreas aledañas al Estadio 5 de septiembre.

En dialogó sostenido con su mentor, Jesús “Chuchín” Araujo, a quien conocemos desde la época de estudiantes en la Escuela Vocacional Che Guevara, actualmente jefe del subprograma de Cienfuegos, nos comentó que Ricardito había entrado como atleta al subprograma Provincial de Olimpiadas Especiales, que se inició en el atletismo y posteriormente cambió para el tenis de mesa, con participación en los eventos tanto provinciales como nacionales.

Según su entrenador es bastante bueno en el tenis, pues se ha convertido en atleta líder de Cienfuegos y unos años atrás también de Cuba.

No obstante estos resultados Ricardito no abandona a sus ídolos, ni a los atletas que marcan con ribetes dorados el mundo del musculo.

“Le doy seguimiento a los eventos, fotografiando, haciendo trabajos de multimedia y llevo los datos a los programas de deporte de la radio, el telecentro y el periódico”.

Muchas veces le ha tocado hablar con personas que padecen de alguna discapacidad, para trasmitirle su optimismo.

“A todos les sugiero que no se encierren, pensando que la sociedad los va a tratar mal por tener una discapacidad. También me he relacionado con familias, cuyos muchachos tienen condiciones y no se pueden desenvolver por la sobreprotección de los padres”.

“En mi caso, he tenido el privilegio de que mi familia me deja ir por mi propia cuenta, siempre enseñándome la importancia de superarme, de la buena presencia, conducta, de seguir trabajando”.

Este ir y venir entre el deporte, artículos y fotografías, le ha dejado la inmensa satisfacción de representar a  Cuba, en el II Taller Internacional de Atletas líderes, celebrado en México en el 2016, donde tuvo la oportunidad de demostrar cuanto se está haciendo en este país, para favorecer las destrezas y habilidades que tienen nuestros atletas con necesidades especiales.

“Tuve el privilegio de conocer a muchos presidentes de programas de otros países. Ellos se quedaron muy asombrados conmigo, no pensaban que yo tendría tanto nivel de preparación. Me dieron el honor de presentar a las personalidades invitadas”.

Como deportista Ricardito tiene las mismas aspiraciones de cualquier atleta: integrar un equipo Cuba competir y traer un título para su provincia y para el país. No obstante, su mayor triunfo consiste en sobreponerse a su discapacidad, a base de sacrificio y fuerza para convertirse en:” El Campeón de la Voluntad y la Esperanza”. En eso ya ganó la medalla de oro.