Escenario Habana

Escenario Habana

Los caballeros de la mesa redonda (Freddys Núñez Estenoz, a partir de un texto de Christoph Hein) significa un interesante cambio de rumbo para la compañía camagüeyana Teatro del Viento. Con el estilo del más rocambolesco, estrafalario y epatante cabaré, se abordan temas particularmente incisivos. Fotos: Del autor

Teatro, sociedad, resistencia: el “tríptico” que distingue al XVII Festival de Teatro de La Habana se refiere a tres ámbitos estrechamente relacionados, hasta el punto de que a estas alturas no se puede hablar del primer concepto desligado de los otros dos. En efecto, todo teatro (incluso el más abstracto o “puro”) es una mirada comprometida con su momento, una recreación de una experiencia múltiple: testimonio de una época y sus circunstancias. Y a la vez (mucho más en tiempos de abrumador impacto de la tecnología y la virtualidad en las artes), resulta acto de fe en lo artesanal: expresión efímera y no por ello menos trascendente.

La mayor cita de las artes escénicas en La Habana, que ocupará los principales circuitos teatrales de la ciudad hasta el próximo domingo, apuesta por la variedad en sus propuestas: es difícil encontrar un patrón inamovible, coordenadas estéticas predominantes, ejes temáticos… Pero sí hay una columna conceptual: el teatro como ente transformador. Y en buena medida, como espacio de crítica. El látigo con cascabeles que reclamaba Martí.

Muchos de los espectáculos del pasado fin de semana asumieron situaciones polémicas, “revisaron” momentos controvertidos de la historia contemporánea, establecieron un diálogo cuestionador con sus públicos. Eso se espera del teatro, más allá de su consabida capacidad de alumbrar belleza.

Diez millones (Argos Teatro); Harry Potter, se acabó la magia (Teatro El Público); Los caballeros de la mesa redonda (Teatro del Viento); Éxtasis (Teatro Buendía); No hay flores en Estambul (Iván Solarich, Uruguay); There (Jo Strømgren Kompani, Noruega)… no ofrecieron precisamente una visión apacible del mundo que nos rodea. Sin conflicto no hay teatro. Hay mil y una maneras de resistir.

Nadie entendió lo que dijeron sobre el escenario los actores de Jo Strømgren Kompani, de Noruega. No había manera, porque es un lenguaje sin sentido, que evoca sonoridades “soviéticas”. There, sin embargo, dice mucho: poderosas metáforas (tragicómicas, si se quiere) sobre la incertidumbre por el futuro.

 

Eugenio Deoseffe demuestra un extraordinario dominio de la técnica de las marionetas. En Lupa: mundos para mirar de cerca (Lupa, Compañía de Muñecos, Argentina; dirección: Javier Lester Abalsamo) cuenta historias sencillas y deliciosas, que pueden seducir a espectadores de todas las edades.

 

Si este fuera un festival competitivo y hubiera que entregar un premio al mejor actor, César Domínguez (al centro de la foto) fuera uno de los candidatos más fuertes. Su desempeño en Harry Potter, se acabó la magia (Carlos Díaz, a partir del texto de Agnieska Hernández, Teatro El Público) es estremecedor, sin desdorar al resto del elenco.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu