Trabajadores

Segundo lugar: Llerena, el boxeador de las adversidades

Foto: Del autor

 

Por Isael Borges Rivero

Para José Vivian Llerena Godínez el boxeo fue pasión. En más de una década entre las doce cuerdas y más de un centenar de combates celebrados muchos recuerdos guarda, pero ninguno como las ocasiones en que tuvo que enfrentar al rival con una sola mano…y venció.

Natural del municipio matancero de Los Arabos, habla con alegría de los tiempos entre gimnasios, carreteras y vuelos internacionales.

No alcanzó la cúspide olímpica y mundialista, ni siquiera de unos

Juegos Panamericanos en la década del 80, pero se enorgullece de haber enfrentado a los mejores púgiles de su época en los 75 kg.

La primera vez que sufrió una lesión, fue en el hombro y brazo derecho en el Torneo de Campeones, en la ciudad de Holguín, cuando luego de conectar jab de izquierda y swing con la otra mano, sintió una intensa molestia en esta, al extremo de tener que ir atrás, con el rostro descompuesto y el torso inclinado.

Su adversario, de poco calibre en cuanto a conocimiento y experiencia, cuyo nombre no recordó en el diálogo, se percató de que algo le pasaba, pero no forzó el combate, continuó el intercambio normal, mientras Llerena acudía a todo su arte boxístico para pegar más y mejor, con una sola mano, durante los tres asaltos e imponerse de forma unánime.

Luego vendrían para Llerena peor ‘padecimiento’, porque, operado, se alejó del cuadrilátero varios meses, exigido por el deporte cuyos contactos físicos duelen demasiados y la mayoría de los golpes se esquivan con los brazos. Sin embargo, ascendió a la preselección nacional, sustentado éxitos y coraje.

Como si en pleno rigor del combate, respira fuerte y toma un nuevo aire, habló del segundo suceso del brazo fracturado, esta vez ante un rival mucho más fogueado y de resultados halagüeños. “Ocurrió en un Torneo Nacional Playa Girón, en Cienfuegos, ante Leonardo Winter, camagüeyano, que también estaba en el equipo nacional. No era de los principales, pero tenía calidad. Sin embargo, lo más curioso es que, golpeando con una sola mano, logré ganar por RSC en el segundo asalto, para sorpresa mía y de muchos otros. No lo esperaba.

“Él sí quiso aprovechar tal dificultad e iba en mi busca para conectar mejor. Tuve que ir atrás, pegar de contragolpe, y ese ímpetu lo aproveché para conectarle un gancho fuerte al mentón.

Uno de los mejores momentos del entrevistado fue a mediado de su carrera, al ganar 19 de 22 pleitos. Fue en un Torneo Nacional por Equipos. “Estaba que cortaba, me había preparado muy bien y ello me valió para ser enviado a participar en competencia fuera del país. Estuve en Guyana, Polonia y la desparecida Yugoslavia”.

En el ocaso de su vida deportiva no dejó de defender a la patria pequeña, y fue en una de tales ocasiones en que tuvo el tercer percance sobre el cuadrilátero en un Cardín. “Peleaba con Remigio Pérez, también camagüeyano, y uno de sus golpes me afectó la retina del ojo. Me operaron siete veces”.

-¿Significó esta nueva dificultad el retiro definitivo?

“No, seguí, quería vencer al más terrible de mis adversarios: la adversidad. Para lograrlo subí a los 81 kilogramos y combatí con grandes del momento, como Ezequiel Blanco, de la Capital, con quien perdí 3-2. Ese fue el final, pero no claudiqué, fui fiel a mi deporte hasta el último día que lo representé”.

En la actualidad Llerena es entrenador, luego de fungir varios años como activista en su tierra natal. “Es también una función bonita, y más que ello: la continuidad de este boxeador que se impuso a la adversidad, a tantas piedras puestas en mi camino”. Con la sencillez que lo caracterizó, nuestro protagonista, ejemplo de disciplina y consagración, quedó entre cuerdas, rodeado de guantes y otros implementos, parte de su vida y obra cotidiana, ahora como hacedor de nuevos pugilistas.