Shidos tempranos en Budapest

Shidos tempranos en Budapest

Melissa Hurtado (48 kg) cayó víctima de la inexperiencia en
su segunda salida.

Budapest.— Con el triunfo esperado de Japón en el torneo mixto por equipos y un hermoso cierre organizativo, la XXXV edición del Campeonato Mundial de Judo dijo adiós aquí y en el caso de Cuba una solitaria medalla de bronce y ningún otro judoca entre los siete primeros significaron shidos tempranos en el inicio del actual ciclo olímpico.

Las penalizaciones o amonestaciones recibidas por nuestras selecciones en la capital húngara comienzan por entender los cambios de este deporte como favorables a lo técnico y no a la fuerza; al tiempo que los días de gloria y múltiples premios internacionales serán muy difíciles de regresar si no se devuelven giras, topes y enfrentamientos con asiáticos y europeos, donde descansa lo más selecto de esta disciplina.

De los puntos agradables, más allá del tercer lugar de Kaliema Antomarchi, hay que reconocer el empuje y la calidad de Melissa Hurtado (48 kg) —víctima de la inexperiencia en su segunda salida tras derrotar a una bronce olímpica y mundial—; la estabilidad y confianza de Iván Silva en su nueva división (90 kg); y la progresión evidente de Andy Granda (100 kg) y Alex García (100 kg).

Sin embargo, la traducción de esas fortalezas en podios es harina de otro costal, como tampoco debemos dejar de reconocer que Maylín del Toro (63 kg) y Asley González (90 kg) rindieron por debajo de su calidad por causas diferentes: falta de concentración y resentimiento de una lesión en su rodilla, respectivamente.

Magdiel Estrada (73 kg) volvió a tener un Mundial entre los 16 mejores —fue el único de los varones que ganó tres peleas: dos en lo individual y una por equipos—, pero sigue sin dar el salto que tanto se espera; mientras el resto de nuestra tropa cumplió en buena medida con lo que tenían pronosticado, pues la exigencia en sus divisiones: Yandry Torres (60 kg), Osniel Solís (66 kg), Jorge Martínez (81 kg), Anailys Dorvigny (57 kg), y Elianis Aguilar (+78 kg), eran demasiado altas para sus cualidades técnicas.

Faltaron figuras entre las damas (por razones personales bien respetables) que perfectamente pudieran haber sido medallistas o no: Dayaris Mestre, Idalis Ortiz, Onix Cortés y hasta Yanet Bermoy, todas con palmarés para ello. Pero lo real es que ni siquiera con ellas y con alguna que otra variación en los hombres es seguro que podamos ganar este deporte en los Juegos Centroamericanos y del Caribe en Barranquilla 2018.

Ciertos datos arrojan realidades y preocupaciones. De los 34 combates celebrados, el balance de victorias y derrotas fue idéntico (17, sumando lo sucedido en el por equipos), la efectividad en reglas de oro fue buena: 11 éxitos en 14 discusiones; mientras el trabajo en Ne-Waza estuvo nulo en nuestras formaciones, debilidad arrastrada desde hace años.

Se despidió un Mundial en que América Latina ubicó a Brasil, Puerto Rico y Colombia por delante de Cuba. Aviso temprano para un colectivo de entrenadores y deportistas que aún puede retomar la senda del triunfo sin estridencias ni libretazos. Solo con judo.

Escribir comentario

tres × uno =

© 2013 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt 
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu