Garantías para un curso (+ Fotos)

Garantías para un curso (+ Fotos)

Fotos: Agustín Borrego Torres.

Gudelmiro Macías Batista se sintió incómodo con la pregunta. “Y si este centro se cerrara mañana, ¿qué sucedería?”. El director de la unidad empresarial de base (UEB), donde se construyen juguetes didácticos para los círculos infantiles y las escuelas primarias de todo el país, respondió de forma rotunda: “Eso no sería posible, habría que buscar otro lugar”.

Dicha UEB —una de las cuatro que integran la Empresa Productora de Materiales Varios para la Enseñanza (Empromave)— fabrica alrededor de 25 renglones para el sistema educativo: medios de uso común (asientos plásticos medianos y pequeños) y juguetes (dominó y pirámides de varios tipos, ajedrez, módulo circular, herramientas mecánicas y animales de zoológicos, entre otros).

Producciones que, ciertamente, no satisfacen la demanda y, por supuesto, son de gran aceptación. Por ello Gudelmiro sueña con tener nuevos moldes para trabajar con más calidad y también contar con un taller de maquinado, para hacer lo que haga falta, sin necesidad de importar artículos de este tipo.

Un quehacer validado en el tiempo

Para cumplir con la responsabilidad social que le compete, el Ministerio de Educación (MINED) cuenta con el respaldo de un sistema empresarial donde una función importante lo desempeña Empromave, cuyas UEB garantizan la manufactura de más de 100 renglones para el beneficio de estudiantes y profesores.

Entre ellos se encuentran las mesas, las sillas, los instrumentos de trazado (cartabones, semicírculos, compases, reglas), componedores de lectura y matemática, materiales de empleo en la enseñanza artística, vasijas plásticas de uso en comedores, pizarras y cestos de basura, entre otros.

“El 90 % de lo que hacemos garantiza la actividad de este ministerio”, subrayó Dolores Piñeiro Lamas, directora Comercial de Empromave, quien tiene un alto sentido de pertenencia por la empresa, donde labora hace 34 años.

Loly, como todos la conocen, manifestó que la entidad fue creada en 1976 por el entonces ministro de Educación José Ramón Fernández y su quehacer valida la permanencia a través del tiempo.

Resaltó la labor de Empromave en cuanto a la elaboración de la juguetería didáctica, a través de la cual los niños aprenden jugando, y explicó que entre las perspectivas se encuentra el incremento de los prototipos, los cuales están avalados por el Instituto Central de Ciencias Pedagógicas, de conjunto con la dirección de la Primera Infancia del Ministerio de Educación.

El MINED tiene también un gran apoyo —aseveró— en la Empresa de Medios de Enseñanza (Emeg), ubicada en Manzanillo, provincia de Granma. Allí se hacen los lápices, las gomas de pegar, las plastilinas para todo el país, y se garantizan otros recursos para la zona oriental.

Materias primas: el gran dilema

En la empresa —desde el 2002 en perfeccionamiento empresarial— laboran alrededor de 260 trabajadores; una gran mayoría de ellos son obreros calificados. De las cuatro UEB, tres se dedican a las producciones de plástico y una a mobiliario escolar.

Según aseguró Ramón Ariel Llorente García, director de Empromave, las materias primas son importadas, lo cual acarrea dificultades. “Los organismos importadores laboran según el año fiscal, sin embargo para nosotros el tiempo transcurre de septiembre a septiembre. Es decir, que al comienzo del curso escolar deben estar todos los recursos puestos a disposición de la escuela, y para eso debemos trabajar con anterioridad”.

Manifestó que en este año se han presentado inconvenientes. “En junio, por ejemplo, solo habíamos recibido un contenedor de resinas para la producción de asientos plásticos y 11 de tableros melaminados de l0 milímetros para las fabricación de las mesas escolares, de un total de más de 30 que debían llegar; lo cual nos pone en circunstancias muy tensas”.

En el 2016 el arribo de las materias primas se comportó a un buen ritmo —comentó— y eso permitió cumplir con lo previsto en el primer trimestre del 2017. De un plan anual de producción de 11 millones de pesos, en mayo ya se había sobrecumplido lo pronosticado en la etapa.

“Las fábricas están alejadas de la empresa, pero cuando hay control se cumplen las normas de consumo en la confección de un producto determinado, ya sea una mesa, una silla, un componedor. Esto favorece un mejor aprovechamiento de los recursos, de ahí que siempre nos quede un remanente que luego nos saca de apuro”.

A partir de la necesidad del crecimiento del sector industrial en el país, Empromave tiene el propósito de aprovechar sus capacidades productivas, tanto para Educación como para otros organismos que requieran de sus servicios, por lo que será necesario incrementar los turnos de trabajo.

Para Ariel, Empromave —al igual que la Emeg de Manzanillo— constituye un eslabón esencial para un sector determinante en la sociedad, como lo es Educación. En el aula, además de maestros, profesores y alumnos, resultan indispensables los medios de enseñanza y otras producciones, sin las cuales la escuela cubana no podría existir.

Proceso de manufactura de los componedores de lectura y matemática, de gran uso en la escuela primaria.

 

Ramón Ariel Llorente García, director de Empromave: “En el aula, además de maestros, profesores y alumnos, resultan indispensables los medios de enseñanza y otras producciones”.

 

En la entidad laboran alrededor de 260 trabajadores; de ellos una gran mayoría
son obreros calificados.

Escribir comentario

© 2013 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt 
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu