Conjuntivitis: ¡aléjate de mí!

Conjuntivitis: ¡aléjate de mí!

Está contraindicado el uso de cualquier medicamento. foto: Tomada de FIDES

Pedro Julio Pérez Rivero llegó del círculo infantil con el ojo derecho inflamado y ligeramente enrojecido. No se quejaba de dolor ni de molestias, pero sus padres consultaron a la pediatra, quien los remitió de inmediato a la consulta del Hospital Oftalmológico Ramón Pando Ferrer.

Al niño le fue diagnosticada una conjuntivitis (inflamación de la membrana mucosa que recubre el interior de los párpados), y le indicaron su tratamiento, pero al día siguiente, ambos padres amanecieron con los ojos inflamados, muy enrojecidos, purulentos y con extrema molestia. La prescripción fue un poco alarmante para ellos: la suya era del tipo hemorrágica, y conllevaba medidas de aislamiento y procederes más rigurosos para la sanación.

Así, poco a poco, enfermaron los seis habitantes del hogar, incluidas una hermana y una sobrina que llegaron de visita cuando parecía que el contagio había terminado. Los menores mejoraron rápido, los adultos demoraron más.

Yirianni y Pedro, los padres del infante, tuvieron una evolución lenta, él alrededor de 10 días, pero ella intentó incorporarse a sus labores como informática en igual plazo y le fue imposible: el dolor agudo al fijar la vista, también en la cabeza, la sensación de mareo y la sensibilidad ante la luz, se lo impidieron.

Para todos, sin distinción del tipo de conjuntivitis, el tratamiento fue el mismo: compresas con agua hervida o suero fisiológico frescos y lavados oculares, algunos de arrastres, es decir, limpiando bien de adentro hacia afuera al menos cada seis horas. Como medidas adicionales, mantener la higiene, el lavado frecuente y con jabón de cara y manos, y usar exclusivamente artículos personales.

 

Enfermedad de fácil propagación

Desde el mes de mayo emergió en la totalidad de las provincias cubanas un brote de conjuntivitis, que ha afectado a personas de todas las edades, sexos y razas, lo que llevó al Ministerio de Salud Pública a alertar a toda la población para adoptar medidas preventivas y evitar su aparición, o acudir a un especialista en caso de contraerla.

La doctora Madyu Cuan Colina, especialista en Medicina General Integral, comentó a Trabajadores que la conjuntivitis es una enfermedad infecciosa, que se propaga muy fácilmente y tiene varias causas: puede ser viral, alérgica, bacteriana y hemorrágica.

Dijo que circula mayormente en grandes círculos poblacionales, por las relaciones entre unos y otros, la manipulación de objetos que contengan restos de secreciones y por las microgotas de saliva; a lo cual también contribuye el intenso calor de esta temporada.

“El enrojecimiento ocular es común para diversas causas, pero hay que hacer un diagnóstico oportuno para ver la diferencia entre una y otra; cuando el médico de la familia lo detecta a simple vista remite al paciente al oftalmólogo para que pueda tomar la conducta adecuada con cada persona; en la hemorrágica el color rojo dentro del ojo es más intenso, casi no tiene secreción y puede hacer fiebre. En ningún caso se recomienda el uso de remedios caseros ni de los que provienen de plantas medicinales.

“Lo más aconsejable para toda la población es mantener las medidas higiénicas, muy oportunas en esta época del año porque con ellas también se evitan otras dolencias que son infectocontagiosas, incluidas las digestivas. La hemorrágica puede traer complicaciones oculares, hacer queratitis (inflamación de la córnea) y la evolución es más compleja.

“A los pacientes que llegan a mi consultorio, aunque no sientan ninguno de los síntomas de la enfermedad, les comento sobre esta, los riesgos y las formas de precaverla. En la comunidad donde yo resido (vive en la casa del médico de la familia de su consultorio, en el barrio de Altahabana, Boyeros) hacemos audiencias sanitarias conjuntamente con los CDR, les explicamos la importancia de acudir a la atención secundaria para tener un diagnóstico lo más certero posible, las medidas preventivas, y ponemos en los murales las pancartas promocionales y los trabajos publicados en la prensa.

“Es importante que las personas no se sientan alarmadas, pero que sí entiendan la trascendencia de la enfermedad y actúen en correspondencia con la información que les estamos dando”.

Una posible causa

Según un trabajo publicado por Juventud Rebelde, la posible causa de esta epidemia puede ser “el polvo procedente del desierto del Sahara, que se está expandiendo por el Caribe y que en ciertas épocas del año incide además en irritaciones en la piel, afecciones en amígdalas, boca, nariz y otras partes del cuerpo”.

Definida por la especialista en Oftalmología Xiomara Marín Pichs, jefa del Grupo Provincial de esta especialidad en La Habana, “la conjuntivitis hemorrágica epidémica, con un período de incubación de entre ocho y 48 horas, es más frecuente en áreas costeras de países tropicales con altas temperaturas y humedad, y tiene una mayor incidencia en la época lluviosa”, precisó.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu