La lírica de un agradecido joven togolés

La lírica de un agradecido joven togolés

Un joven de la República Togolesa, Georges Gomez Adandohoin (Togo), quien cursa estudios en la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM), remitió a nuestra redacción un emotivo poema inspirado en la figura del líder de la Revolución Cubana, Comandante en Jefe Fidel Castro, el cual compartimos con nuestros lectores, con el fin de que disfruten de la emotiva lírica, sincera y agradecida, de este muchacho proveniente de la zona intertropical del África subsahariana.

                                               Una pequeña historia

 

En otro tiempo,

la máxima expresión de un guerrero,

hizo de un hombre su templo.

Este hombre era un soldado del pensamiento,

una perfecta encarnación de las ideas de Hierro.

Invencible, intachable, irreprochable en sus pasos.

Increíble, inconmensurable, inestimable, fueron sus obras.

 

Era una estrella del pueblo cubano.

Era el que siempre ha sostenido a este pueblo,

al que jamás dejó caer en la boca del veneno.

Era su fuerza cuando el pueblo estaba débil,

su voz cuando el pueblo ya no podía expresarse,

su estrella cuando todo se volvía oscuro.

 

Era el que le dio la fe cuando el pueblo ya no creía,

el que cambió todo el malo en bueno,

el que seguía volando aun en el cielo nublado para

despejar las nubes, hacer regresar la bandera de la victoria

y hacer batir la bandera del triunfo de la revolución sobre el suelo cubano

Fidel, nuestro amado Fidel, le estamos muy agradecido.

 

Yo quiero batir mis alas como un pájaro para regresar alcanzando

estos grandes momentos históricos de la revolución

para derramar lágrimas de ovaciones para ti Comandante,

para aplaudir sin cesar el exhalante hálito defensor de tu boca

para elogiar tus ideas que vencieron ante el hacha implacable del verdugo.

para escuchar e iluminarme de tus ideales heroicos

y beber en el pozo en que bebías y sacabas tus grandes  ideas.

 

Cuba y todo el mundo entero derrama lágrimas para su majestad.

Pero lágrimas de tristeza no serán las que complacerán al Comandante,

sino lágrimas de orgullos, de agradecimiento por  sus obras.

El viernes 25 de noviembre de 2016 quedó entintado en la historia.

Hemos perdido un gran hombre sobre la tierra

pero hemos ganado un ángel en los cielos.

 

Una estrella se ha apagado en Cuba y en el mundo

pero estoy seguro de que brillará una luna pronto.

Todo lo que nace muere, y ser consciente de esto,

sirve de arma para seguir la lucha hasta el final de los días.

Hasta la victoria siempre.

Georges Gómez Adandohoin (TOGO).

El idioma oficial de Togo es el francés, el cual identifica el lema de la nación: Travail, Liberté, Patrie (Trabajo, Libertad, Patria) y el himno de ese territorio cuyo nombre procede del lago de igual nombre (To, que significa agua, y Go, que significa orilla o borde), expresa:  Salut à toi, pays de nos aïeux (Te saludamos, país de nuestros antepasados); precursores asimismo de la formación de las culturas de muchos países caribeños y latinoamericanos a los que fueron traídos millones de esclavos traficados desde la zona, entre los siglos XVI. De ahí que a Togo igualmente se le conoció en esa época como Costa de los Esclavos.

Vale recordar que entre los siglos IV y X, Togo estaba habitado por pueblos ewés, del mismo origen que los ibos y yorubas de Nigeria —cultura fuertemente arraigada en Cuba— o los ashantis de Ghana. Eran pobres, pacíficos y sus formas embrionarias de Estado seguían el ejemplo de los reinos Dagomba del norte del territorio.

Georges Gomez Adandohoin (TOGO) es uno de los hijos de esa nación independizada de Francia en 1960, donde cerca del 40 por ciento de la población vive bajo la línea internacional de la pobreza. Actualmente cuenta con unos 6 millones de habitantes y un área de 56 785 km².

Desde el África Occidental, proveniente de Togo, se encuentra en Cuba este joven revolucionario, quien igualmente agradecido por su formación en este país en la prestigiosa ELAM, expresa sus sentimientos a ese centro y al querido Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz a través de este otro poema:

El nido y las palomas blancas

 Desde mi tierra natal, no te imaginaba así

 No, no. No te imaginaba así

 Es gigantesca tu obra para el mundo

 Es increíble e indecible lo que representas para el universo

              

 Pensando en ti, en tus palomas blancas,

 mandadas a todos los rincones del planeta,

 Me mandó a creer en un futuro de esperanzas

 puesto que de ti explotaron pelotas de salud para el universo.

              

  ELAM, mi ELAM permíteme disfrazarte a la forma de un nido

  Nido donde crecen y maduran palomas blancas.

  A tus palomas blancas, les das amablemente el vino de la medicina

  Vino fuerte, pero rico. 

  Como en un día de bodas, este vino nos une para siempre con el saber        médico.

 

  ELAM, mi ELAM, en tu nombre está oculto tu significado

  Tu nombre estructural es Escuela Latino Americana de Medicina

  Pero tu nombre funcional es Esperanza, Luz y Alegría del Mundo

 

  Tus marcas en este mundo son y serán indelebles

  En este mundo parecido a una dulce madre en agonía,

  a la cual sus hijos dieron la espalda,

  Tú no te cansaste de mandarle años tras años tus palomas blancas

  para salvar y sanar pueblos que están en llantos y sufrimientos

 

  Toda boca que de ti hable, profesará tu grandeza

  Es pasmosa y digna de ovaciones tu obra en el mundo

  Eres la madre de la “totipotencia” médica ya que a partir de ti

  nacen palomas blancas médicas de todo tipo de generación en generación

 

  Yo siendo una de tus palomas blancas en formación

  Te deseo, en el nombre de todas las palomas blancas que de ti han nacido,

  Te quiero llenar de flores, a ti, nuestro nido,

  pero aunque eres tan grande,  no puedes contener todas las flores de todas  tus palomas puesto que has formado una multitud.             

Con un corazón blanco y puro, signo de paz, amor y ternura hacia ti

Tus palomas te abrazan con miles de besos.

 

TOGO

Escribir comentario

© 2013 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt 
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu