Trabajadores

Respuesta a la lluvia dentro del ómnibus

La Dirección General de la Empresa de Ómnibus Nacionales (EON) responde a la queja formulada por el lector Jorge Diamond, mediante la reseña titulada Más lluvia dentro que fuera, que publicamos el lunes 15 de mayo.

El usuario refirió inconformidad durante el viaje Cienfuegos-La Habana, del ómnibus 2989, el pasado 20 de abril, ocasión en que al ocurrir un fuerte aguacero los pasajeros resultaron perjudicados.

El texto, firmado por Rafael Martínez Prieto, subdirector técnico y de aseguramiento de la EON, reconoce que el citado medio de transporte, perteneciente a la UEB Ómnibus de Cienfuegos, presenta afectación en el techo que provoca filtración en caso de lluvia, hecho que atenta contra el confort requerido, por lo que la calidad del servicio dista de ser eficiente.

Añade que en la actualidad, luego de 12 años de explotación, el 50 % de estos medios ha tenido afectaciones en la cubierta, con la consiguiente filtración. En consecuencia, desde principios del año 2014 se desarrolla un programa de recuperación de las carrocerías que ha permitido reparar el techo a 297 ómnibus.

A esta medida se adiciona la voluntad del Gobierno de realizar una reposición paulatina del parque de Yutong, práctica iniciada a finales del 2015 con la adquisición de los modelos ZK6122H9 y ZK6107HA, mejorados en aspectos de confort, características técnicas y constructivas. Hasta el presente se han importado 215 de estos ómnibus y la política apunta a sustituir el 100 % de los deteriorados.

La Dirección General de la EON se mostró interesada en ofrecer la respuesta de manera directa al lector, pero no contaba con datos para su localización. Ese propósito le llegará a Jorge por la comunicación que con él establezca nuestro medio de prensa.

Finalmente la misiva ofrece los números telefónicos de la Oficina de Atención a la Población de Ómnibus Nacionales, los cuales están disponibles las 24 horas: 78737373 y 78782679.

Loable la inversión que se realiza en el parque de ómnibus interprovinciales, lo cual no impide que hasta tanto quede resuelta la situación algún que otro aguacero pueda molestar a los pasajeros.