Preeminencia en el tiempo

Preeminencia en el tiempo

Nadie duda de la preeminencia que —amén de su lógica evolución—, ha mantenido en el tiempo la contabilidad, ciencia regida en Cuba por un sistema nacional que se subdivide y está sustentado en normas jurídicas de diferentes rangos que no es nuestro interés reflejar, sino principios y comportamientos de la empresa estatal socialista, para la cual resulta significativo el control de los recursos materiales, humanos y financieros.

Sin una correcta imbricación de esos tres elementos no es posible hablar de una real eficiencia y eficacia, ni de desarrollo sostenible, ni de ganancias y utilidades sobre bases firmes que garanticen el avance económico del país y la satisfacción de necesidades de los trabajadores, porque un mal desempeño contable puede echar por tierra en un abrir y cerrar de ojos el mejor de los propósitos.

Solo que estos nunca podrán divorciarse de la planificación, del efectivo desempeño laboral, de las nuevas políticas vinculadas con la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución, a los que también responde la contabilidad desde el punto de vista normativo.

Un ejemplo está en la Ley del Sistema Tributario, que ordenó entre sus nuevos gravámenes la contribución para el Desarrollo Territorial, como respaldo jurídico al lineamiento que propende garantizar recursos financieros con vistas a que los Consejos de la Administración municipal pudieran fomentar inversiones locales, que tienen su expresión en los estados financieros de la Contabilidad de Gobierno.

La prensa lo publica, en los centros de trabajos se habla de inspecciones, de auditorías, de resultados buenos, regulares y malos. Cuando este último es el calificativo, normalmente todos echan a correr, porque además del San Benito de la no confiabilidad que pienso nadie debe tener, hay otras implicaciones salariales y de estimulación en el sistema empresarial.

Por eso los trabajadores no debieran interesarse únicamente en el resultado de la fiscalización. Es importante que posean al menos nociones mínimas de por dónde andan las acciones de registrar, controlar y resumir en términos monetarios los hechos económicos de la entidad, con lo cual contribuirán asimismo a otra actividad decisiva que no tiene barreras: el control interno.

Escribir comentario

Ocho − uno =

© 2013 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt 
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu