Microbrigadistas en pausa

Microbrigadistas en pausa

En espera de que les otorguen una casa han transcurrido poco más de 10 años para un grupo de microbrigadistas* de la Empresa Constructora de la Administración Local (Ecal) No. 3, que atiende los municipios de Boyeros, Marianao y La Lisa.

Para ellos resulta inexplicable por qué se eliminó ese movimiento constructivo, si aún muchos de sus integrantes siguen a pie de obra, según consignan en carta a esta sección, en la que registran 13 firmas y otra preocupación: las presiones y la falta de apoyo de sus centros laborales, donde parecen haberse olvidado que una premisa para con quienes se incorporaron a las microbrigadas era seguirlos atendiendo, más allá de abonarles su salario.

Debido a esa situación aseguran que el concepto del programa ha sido tergiversado. “Nos están forzando a elegir entre la plaza en nuestras entidades y la microbrigada. Recibimos un sueldo ajustado, muy por debajo de lo que devengan normalmente los trabajadores de los lugares donde aún somos plantilla y no obtenemos ningún tipo de estimulación”, precisan.

Esto no pasara si ya tuviesen al menos la esperanza de una cercana solución al tema habitacional, motivo por el cual han hecho reclamaciones a diferentes instancias, encauzadas a reuniones que no solucionaron nada. En una de las últimas —plantean—, la jefa de Capital Humano del Grupo Empresarial que los atiende señaló que son muy pocos los domicilios que les asignan para entregarles.

“Nos incluyeron en un listado general que tiene cientos de personas, y la mayoría son trabajadores de los contingentes, comentan. No negamos sus necesidades, pero cuando entramos a la microbrigada éramos los más urgidos de vivienda en nuestros centros”. Por si fuese poco —dicen—, en dicho documento también figuran fallecidos y otros que ya no laboran en la microbrigada ni siquiera en la empresa de donde procedían cuando se incorporaron a edificar obras sociales y sus viviendas.

Con esas irregularidades y los problemas de salud que les han detectado, piensan que nunca les llegará el añorado hogar. “¿Qué pasará con nosotros? ¿Cuántos años más tendremos que esperar? Construimos casas para cientos de personas y no nos han dado la prioridad que merecemos”, puntualizan.

*Rosa Matos, Yuliet Leonor Manduley, Lázara Gómez, Ana Rodríguez, Reinaldo Pérez, Rosario Núñez, Moraima Hernández, Grisalda Áreas, Yenislaydy López, Luis F. Despaigne, Máximo Hernández, Miguel Grove y Odalys Alarcón.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu