Llegaron para quedarse

Llegaron para quedarse

“Todos los trabajadores deben conocer a qué Órgano de Justicia Laboral (OJL) y cómo deben reclamar por una medida disciplinaria o de mejor derecho. Es un derecho ganado y los sindicatos deberán actuar para que así sea”, dijo Roberto Betharte Mazorra, jefe del Departamento de Asuntos Sociales y Laborales de la CTC nacional, interrogado acerca del actual proceso de fortalecimiento de esas importantes estructuras.

Llegaron para quedarse:
Llegaron para quedarse: Órganos de Justicia Laboral

 

Betharte subrayó que este sistema de justicia es único en el mundo, iniciado en Villa Clara y extendido a todo el país en 1997. “Creemos en la necesidad de su fortalecimiento, siempre con el criterio de aplicar justicia en el mismo lugar en que se genera el conflicto. Esa es la primera instancia de reclamación que tienen los trabajadores cubanos, algo que está refrendado por nuestra legislación”, indicó.

Pero no es un sistema perfecto, pues no son pocas las quejas respecto a decisiones, tardanzas para impartir justicia, y otras reclamaciones sobre el accionar de los OJL.

Betharte también es crítico al respecto. “Si seleccionamos a un ‘bobito’ para integrarlo entonces la justicia no será verdadera. Hay que buscar trabajadores de reconocido prestigio, con experiencia; no es solo disposición, sino también conocimientos”, refirió.

“En este sistema de justicia las decisiones son más democráticas y participativas, pues solo existe un designado por el empleador, mientras los demás integrantes, que son mayoría, son trabajadores, entre ellos, uno designado por la organización sindical”, agregó.

Si un órgano actúa bien, se expresan principios procesales de primer orden, como son la inmediatez, celeridad, impulso de oficio, la oralidad, comparecencia de las partes, y el respeto a la legalidad. Manifestó la necesidad de que los trabajadores conozcan las cuatro medidas disciplinarias que mueren en el órgano.

“Al respecto la decisión que adopte es firme y de inmediato cumplimiento”, apuntó. Tales medidas consisten en amonestación pública ante el colectivo, multa de hasta el 25 % del salario básico de un mes mediante descuentos de hasta un 10 % del salario, suspensión del vínculo con la entidad sin retribución, por un término de hasta 30 días naturales, y traslado temporal a otra plaza de menor remuneración o calificación, o en condiciones laborales distintas por el término de hasta un año con derecho a reintegrarse a su plaza.

Enfatizó además que cuando las medidas aplicadas son las de traslado a otra plaza de menor remuneración o calificación o en condiciones laborales distintas con pérdida de la que ocupaba, separación definitiva de la entidad y en los casos de reclamaciones de derechos de trabajo, si hay inconformidad del trabajador o del empleador con la decisión, pueden reclamar ante el Tribunal Municipal por conducto del propio OJL.

Refirió también que los temas que más llegan a los órganos son sobre formas y sistemas de pago y disciplina laboral en sentido general. Respecto al actual proceso de renovación de los órganos, Betharte informó que se deben constituir alrededor de 11 mil 250, en centros laborales con más de 50 trabajadores, o en aquellos con una cantidad menor y pertenecientes a un mismo sector, quienes se unen en los llamados órganos territoriales, con iguales objetivos.

Destacó asimismo que el proceso deberá concluir este 31 de mayo, para de inmediato comenzar la capacitación, aunque a partir de su creación ya podían iniciar la etapa de preparación para iniciar sus funciones en julio próximo.

“Pero es imprescindible que cada órgano sea inscrito en la correspondiente Dirección Municipal de Trabajo. Si eso no ocurre, no será oficial su actuación”, dijo. Finalmente Roberto Betharte refirió que la información estadística refleja una tendencia a la disminución, “lo que evidencia que debemos continuar la revisión de las estructuras empresariales y presupuestadas, a partir de los cambios, transformaciones y reordenamientos, fundamentalmente, en el sector empresarial.

“No se trata de cumplir con un proceso que tenga como fin disminuir el número de órganos, es necesario que el movimiento sindical en los territorios cumpla sus responsabilidades y exija al empleador la creación de nuevos OJL donde sea necesario, según establece el Código de Trabajo. Llegaron para quedarse, en eso creo”, recalcó.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu