La Polémica: Béisbol vs. Fútbol

La Polémica: Béisbol vs. Fútbol

A partir de esta edición abrimos una nueva sección que pretende dar luces sobre un tema de actualidad en el que usted podrá coincidir o no con los autores. Comenzamos con la contraposición en que muchos quieren poner a dos deportes tan ligados a nuestra vida diaria. Tras la lectura, le invitamos a escribir sus comentarios sobre el tema a nuestro correo electrónico


El jonrón es cultural

Joel García

El negocio deportivo más rentable y próspero del mundo hoy es el fútbol. Y mucho tuvieron que ver el año 1974, la figura del brasileño Joao Havelange y la entrada de Adidas como auspiciante. Fue esa la génesis de un desenfreno monetario que superó pronto al arte futbolístico. El más universal, como se llama con razón, ligó su extendida práctica al efecto mediático y nada menos que a 750 mil millones de dólares, valor aproximado de lo generado en el 2016.

El béisbol es también otro negocio bien rentable. Los dividendos en unas 30 naciones con ligas profesionales no alcanzan los goles, pero son jugosos puntualmente, en tanto su ascendencia social va ligada, como casi todas las disciplinas, al componente cultural.

En el caso específico de Cuba, hasta entrado el siglo XXI nadie dudaba del incuestionable arraigo, masividad e impacto de los jonrones y las carreras en la misma raíz de nuestra nacionalidad.

La cara hoy es distinta. Hay quien habla de una vacuna contra los íconos: Cristiano, Messi, Real Madrid y Barcelona (ojalá la hubiera para compartirla con el mundo entero); otros extreman la opinión y piden ahogar de las pantallas televisivas la Bundesliga, la Eurocopa y demás programasporterías; en tanto no faltan los iluminados que solucionan el diferendo con más partidos de la Major League Baseball en nuestra televisión.

Todo eso pudiera hacerse y nada garantiza que cambie. El fenómeno sigue estando en la cultura, en reconstruir lo perdido del espectáculo, en contar con líderes o ídolos dentro de los terrenos y que se puedan llevar a casa en documentales, afiches, camisetas; en hacer de los estadios un lugar de la familia y los jóvenes, no un lugar solo para fanáticos o viejos; en rescatar la historia desde el Salón de la Fama nacional, y los provinciales; en devolver a los barrios —no por campañas, sino como herencia viva— el cuatro esquina, el taco, jugar a la mano, las pelotas de esparadrapos o gomas; en invertir para pizarras y pantallas electrónicas en el Latinoamericano, el Guillermón Moncada o el Sandino.

La influencia de Futbolandia (asumiendo el fenómeno global) no se espanta por decreto y tampoco sería sensato hacerlo, aunque la realidad es que lejos de patear un balón, en Cuba parecen más acendradas ciertas ligas, unos pocos equipos internacionales y jugadores famosos que el fútbol en sí mismo, pues los campeonatos nacionales siguen con estadios semivacíos.

El jonrón esperado de la pelota cubana —no de resultados, sino de memoria colectiva— no llegará si dejamos al INDER con el peso total. Más de una vez ha quedado demostrado que una provincia puede unirse y vivir los días más felices de su existencia si su equipo de pelota anda luchando el título. No es posible rehusar el papel preponderante de los medios de comunicación, atravesados en estos momentos por vías alternativas. Los nuevos Linares, Kindelán, Medina, Vinent y Lazo solo podrán nacer desde la intencionalidad de defender un patrimonio. No hay otra vía para una relación que debe ser amistosa, pero con más jonrones incluida.


La pelota en fuera de juego

Jorge Luis Coll Untoria, estudiante de Periodismo

 

El impacto en la población de las transmisiones de eventos futbolísticos de primer nivel ha propiciado la inevitable comparación con nuestro deporte nacional. Muchos ven al fútbol como una amenaza que le quita espacio al béisbol, pero el más universal de los deportes tiene poca relación con las horas bajas de la pelota.

No importa si un fanático de la Serie Nacional toma dos horas del día para deleitarse con las jugadas de Messi o Cristiano; en otros países con tradición beisbolera esto sucede y por ello no dejan de llenarse los estadios. El desaliento de la afición cubana con respecto al torneo doméstico se relaciona con situaciones internas que, pese a limitaciones conocidas y repetidas, pueden resolverse.

Resulta necesario crear ciertos incentivos como ofrecer a precios asequibles los uniformes e implementos y habilitar un lugar en el cual se vendan pósteres de los mejores peloteros o tarjetas con sus estadísticas, además de regresar los partidos al horario nocturno.

Otro tema sensible es el de la contratación, que si bien eleva la calidad individual, atenta contra el intento de tener un espectáculo agradable. ¿Cómo mantener la expectativa de un torneo si los mejores exponentes están en ligas foráneas? Hay que decidirse por el fogueo internacional de los atletas o salvar el pasatiempo cubano. Además, dedicar tantas horas de transmisión y recursos a la serie Sub-23, a la cual los peloteros llegan con muchas deficiencias y la asistencia del público es nula, no va a hacer que la gente recobre su pasión por la pelota.

Por el contrario, provoca más crítica, pues son juegos de bajo nivel y no hay entretenimiento. El auge del fútbol en nuestro país no ha sido por la calidad de los futbolistas del patio, sino por la proyección y seguimiento de eventos y deportistas de primer nivel mundial. Para que eso ocurra con el béisbol debemos esperar los Clásicos Mundiales. Casi todos los aficionados conocen los equipos de los peloteros cubanos en la Major League Baseball, sin embargo, no pueden seguirlos, pues se ponen muy pocos partidos con atraso enorme en ocasiones. También es difícil ver a Alfredo Despaigne en la liga profesional japonesa. Con relación al clásico Real Madrid-Barcelona, el narrador René Navarro escribió en su cuenta de Facebook: “El fútbol se apoderó con mayor fuerza que nunca de las calles de La Habana… Lo cierto es que ni en los mejores tiempos del béisbol cubano pude observar ese festivo y sano ambiente”. Esa furia futbolística es posible por el espectáculo de este deporte, panorama que hoy, lamentablemente, no brinda nuestro béisbol, estancado en buena medida por miedo al atrevimiento y al cambio. De seguir así, el fútbol seguirá ganando adeptos y eso no lo parará nadie. El problema está en levantar la pelota que hace varios años se encuentra en claro fuera de juego.


Minutos contra innings

Israel Leiva Villegas, estudiante de Periodismo

El fenómeno del fútbol se extiende por Cuba y poco a poco amenaza con destronar al béisbol como el deporte con más seguidores. En cada calle o terreno baldío, miles de niños y no tanto, juegan a ser Cristiano o Messi. Sueñan con marcar goles en los estadios más importantes y ante aficionados ávidos de triunfo. Enrique es uno de esos soñadores.

Cada fin de semana despierta emocionado y observa por la televisión a sus ídolos disputar partido tras partido. Cuando concluyen los encuentros, va al patio de su casa y, con la seriedad de un profesional, entrena para convertirse en futbolista, acompañado siempre por su eterno rival y compañero de juegos: el perro Diño. El can persigue fatigado la pelota mientras Enrique corre a gran velocidad.

Los trastos de su papá, mecánico automotriz, se convierten en oponentes que el futuro delantero sortea con maestría. Los juguetes suplentes, sentados en un improvisado banquillo y relegados por el balón, aplauden resignados el talento de la joven promesa. Desde la ventana de la cocina su padre Javier lo mira contrariado. Para él resulta imposible que su hijo no sepa apreciar lo espectacular de un fildeo o la magia de un batazo. Considera que la infancia de cualquier niño es incompleta sin que escuchen el ¡tac! del bate cuando hace contacto con la pelota de poli.

Hizo de todo para meterle el bichito del béisbol. Lo llevó al estadio, le contó sobre importantes hazañas de peloteros cubanos y cuánto significaba este deporte en la isla. Pero a su retoño no le interesa saber del jonrón de Marquetti o la historia de Industriales. Finalizado el primer tiempo del improvisado choque, Enrique se refresca con un vaso de fría limonada. Le sonríe a su padre y comienza con tono obstinado a tratar de convencerlo: “Papá, es sencillo, en la televisión transmiten más fútbol que pelota, por lo tanto es mejor porque lo ven mayor cantidad de personas y ya no me caigas atrás, prefiero jugar en el Santiago Bernabéu que en el Latinoamericano”.

Luego de tan “irrefutable” argumento termina de beber la limonada y regresa a disfrutar de los 45 minutos que le restan a su encuentro contra Diño. Javier se deja caer en la silla de la cocina y mira hacia arriba. Intenta reflexionar, pero las pruebas son incontestables. Su hijo no es el único; todos los muchachos del barrio padecen la misma enfermedad. Ni siquiera se interesan por la postemporada de la Serie Nacional, solo muestran interés por los resultados del Real Madrid o el Barcelona.

Visten con orgullo los uniformes de estos equipos y condenan al eterno olvido los trajes de peloteros. “Qué remedio, se acabaron los robos de base y toques de bola”, concluye Javier. Camina hacia la sala, enciende el televisor e intenta abrir su mente y disfrutar de un nuevo maratón televisivo cargado con goles y atajadas.

36 comentarios en La Polémica: Béisbol vs. Fútbol

  1. Totalmente de acuerdo con razonamientos y criterios de él. Con sinceridad, ya la pelota es demasiada extensa en el tiempo de juegos. Así tan larga quizás nunca quede entre los olímpicos. La actualidad impone juegos con terminación corta como se argumentó en el comentario. Deportes ejemplos abundan y en un gran número de ellos. Pensarse al respecto.

  2. Amigos del Semanario Trabajadores,aunque con seis días de retraso hoy 28/5 pude leer su exelente comentario, sobre esta polémica les daré mi opinión.
    Primeramente quiero dejar claro que soy fanático 100% de la pelota, y me considero enemigo público #1 de tantas y tantas transmisiones de Fútbol,lo cual a traído como consecuencia que, hoy por hoy, los niños, jóvenes y no tan jóvenes sientan una adoración tal por este deporte como un nativo europeo o sudamericano.
    Soy un convencido de que la máxima directiva de los que diseñan la programación deportiva de la TV cubana se han confabulado para de forma agazapada ,ir asesinando ,a la vista de todos el gusto de los cubanos por el Béisbol, si no ¿como entender que transmitan tantas horas diariamente del mejor Fútbol del mundo,en esos terrenos que parecen paños de billar,con las tribunas repletas y Sergio Ortega gritando GOLAZO ,muchas veces partidos en vivo, mientras en contraposición solo vemos la sub 23 o la Serie Nacional en nuestros estadios,de los más feos y desatendidos del mundo?
    Es ,como decimos en oriente ,una pelea de león pa mono,y el mono amarrao.
    Se bien que nuestra SN ha caído en picada,producto a que la inmensa mayoría de nuestros mejores pelotero se marchan del país de manera ilegal,es esa la clave del declive.
    Recordemos lo años 80,90 y la primera década de este siglo ,nuestras figuras jugaban aquí y los ídolos de nuestro niños estaban al alcance de sus manos,los mismos feos estadios se llenaban y solo se hablaba de fútbol cuando de celebraban las Copas del Mundo.
    Mi hijo mayor tiene 16 años y estudia en un pre universitario, cuando el pasado Clásico Mundial estaba en su climax le pregunté que se comentaba allí sobre el torneo y la actuación de Cuba, amanecer después del hr de Despaigne vs Australia,y muy tajantemente me respondió que nada,que allí solo se hablaba del Real Madrid y del Barsa.imagínese usted.Trato ,desde que empezó a tener uso de razón de incentivar su gusto por el béisbol,y aunque no como yo quisiera, logro que se interese por el béisbol .
    Realicé una encuesta entre sus compañeros y muy pocos conocen de Chapman,Céspedes, Pito Abreu y compañía,y ¿como pueden saber de ellos si no los pueden ver?
    Soy revolucionario ,pero me cuesta entender que me prohíban ver las jugadas del Yuli,los ponches de Miranda o los palos que da La Potencia Céspedes.
    Si transmiten fútbol en vivo o con solo unas horas de retraso,¿por que no puedo ver MLB en vivo o ver la misma noche el juego donde uno o varios de MIS PELOTEROS estuvieron en la tarde?
    Estoy absolutamente convencido que esa sería una oferta que ayudaría a acortar la brecha entre la preferencia de la población en favor del béisbol.
    A veces pienso se trata de una conspiración nacional contra la pelota.Les cuento que en el municipio donde vivo ,Niquero, en el hotel del mismo nombre que maneja Isla Azul usted puede ,50 centavos Cuc o 15 CPU mediante, ver los partidos en directo de las grandes competiciones balompédicas las pocas veces que la TV nacional no lo hace ,sin embargo el pasado mes de octubre ,cuando los Mets y los Cubs se aprestaban a discutir el título de la Serie Mundial se nos negó la entrada y la posibilidad de ver los juegos en ese mismo sitio.
    En cuanto al fútbol nacional ,causan lástima tanto la “Liga Cubana” como a nivel de selección nacional,además ,mantengo el criterio de que en Cuba la práctica del fútbol solo sirve para robarle posibles talentos a otros deportes ,pues quien quizás pueda ser un buen yudoca,luchador,pelotero o boxeador se convierte en pésimo futbolista.Afirmo que en este país lo que se práctica a todos los niveles es “Balompata”,miren que ironía, nos ponen el mejor espectáculo de Fútbol y nuestros atletas de ese deporte no le ganan a nadie,mientras solo sabemos de los nuestros a través de Deportes TeleSur y en todo el mundo ,a todos los niveles ,juegan LOS MIOS.
    Desde mi puesto de trabajo me esfuerzo por que la pelota siga VIVA en la preferencia de los niños ,jóvenes y adultos.Me desempeño desde hace 14 años como profesor de béisbol en el Combinado Deportivo #2 de mi municipio,trabajo con niños de hasta 12 años.Entre 2009 y 2011 forme parte de la misión Barrio Adentro en Venezuela.
    Estaré atento mañana a la salida de su semanario.
    VIVA EL BÉISBOL

    • CONSIDERO QUE EN CUBA NO EXISTE PREFERENCIA POR EL FUTBOL LA LLMADA “PREFERENCIA” SE LA ESTÁ DANDO LOS CRONISTAS DEPORTIVOS Y NO CONSTITUYE UNA REALIDAD.
      A TAL EXTREMO HAN LLEGADO QUE EL MAYOR ESPACIO EN TV HOY LO TIENE EL FUTBOL ¿POR QUÉ PORQUE ELLOS LO DECIDEN Y QUIEREN METERLO POR LA FUERZA. ESTÁN YENDO EN CONTRA DE LA TRADICIÓN Y NO SE PONGAN A DECIR QUE ES PORQUE LA PELOTA CUBANA HA DECAÍDO.
      NO OLVIDAR QUE LOS MEDIOS EJERCEN MUCHA INFLUENCIA EN LA OPINIÓN SOBRE TODO CUANDO QUIEREN IMPONER SU CRITERIO

  3. Me gustó mucho el trabajo publicado el lunes 22 en Sección Deportes: “La Polémica,” y quería dar mi opinión, pues a pesar que he leído y escuchado sobre el tema, me gustaría decir lo que pienso.
    Soy desde muy pequeña aficionada al deporte y el Béisbol es mi mayor pasión. Sin embargo comencé a ver fútbol en un mundial si mal no recuerdo 2006. Fue
    aproximadamente por ese año.Béisbol desde la década del 70,aún siendo una niña. Me da a veces nostalgia ver por TV tanto Fútbol y no Béisbol y no es que esté en contra de eso. De Fútbol vemos las mejores ligas,los mejores futbolistas,no pasa así con el béisbol. Gracias a mi hijo que me trae en ocasiones el llamado”paquete o cargue,”puedo acceder a ver a los cubanos que están en otras ligas. Sabemos que muchos de ellos se fueron del país y también que fueron formados por nuestro proceso revolucionario,pero pienso que la mayoría se ha ido para mejorar económicamente y pienso también, que se viven otros momentos, que todo evoluciona y que muchos que amamos el béisbol, vivimos y trabajamos aquí, y nos gusta vivir en Cuba. Entonces, no entiendo porqué no nos transmiten las ligas mejores, que, todo el mundo sabe, cuáles son, de la misma forma o parecido a los distintos torneos de Fútbol que nos llegan y que incluyen varias ligas.Por qué no podemos ver por nuestra TV a los mejores peloteros y sí a los futbolistas de más renombre del Planeta?Por qué hay que estar buscando información de los peloteros cubanos, que hoy,juegan en otras ligas? Eso con todo el respeto no lo entiendo, y es que lamentablemente nuestro béisbol no está en su mejor momento. Entonces se recurre al fútbol,donde se ve un espectáculo lindo, porque hasta sus uniformes deportivos son vistosos, con diseños muy bonitos hechos con gusto, cosa que le falta a los de nuestros peloteros que tratan de dar colorido a la Serie Nacional. Y pienso que hasta que no exista una Selectiva con 4 o 6 equipos sin quitar la Serie Nacional que nos representa por provincia, porque quitarla sería para jugar menos pelota y resolver menos nuestros problemas, ya que la Sub-23 debe también quedarse; pero no es representativa,porque si tuviera calidad,qué se hace con los que tienen 24 y más, y no puede formar los 4 o 6 equipos de los que hablaba con anterioridad?Pienso que la fórmula, es jugar más béisbol y si no se puede, no se podrá estar nunca en la élite de este deporte,y lo otro es que todos puedan disfrutar del mejor béisbol internacional de la misma forma que el fútbol

  4. Hola les escribo para dar mi opinión respecto al escrito del pasado lunes 22 d mayo q trata sobre el Béisbol vs Fútbol, comienzo diciéndoles que tengo 29 años y soy seguidor del Manchester United desde el ya lejano 1999 pues vi en ese año la final d la Champions vs Bayern Múnich q gano el United en el descuento y a partir d ahi me hice diablo rojo puedo decir q soy d los pocos q escapa del virus Barca -Madrid muy actual por estos días pues la tv cubana y sus espacios d fútbol le dan muy poca cobertura informativa a las demás ligas y equipos a veces quisiera q todos los fines d semana jugarán el Barça vs el Madrid y solo esos 2 equipos existieran para q muchas personas vieran lo aburrido q se volvería este maravillos deporte, en cuanto a la calidad del béisbol estoy d acuerdo con el estudiante Jorge Luis Coll q si se contratan nuestros peloteros en ligas internacionales nuestra serie será de una calidad muy baja pues los mejores se irían a mejores ligas en verdad no veo solución y de aqui a 10 años el 80 % d los cubanos solo seguirá el fútbol pues la juventud de ahora solo consume fútbol y el béisbol sino agiliza sus juegos ,levanta su calidad y despiertan los directivos nadie querrá verlo y digo una frase q me dijo mi padre hace mucho tiempo en el pre universitario : Las cosas impuestas provocan rebeldía, por eso es también q la tv debe poner d su parte y no transmitir obligatoriamente una serie sub 23 q la calidad es bajísima en días q ha coincidido con eliminatorias d Champions League y jornadas d liga española, bueno saludos a la redacción y espero su repuesta felicidades por sus escritos.

  5. un saludo para todos los miembros de la redaccion deportiva.el tema que ustedes pretenden poner a la opinion del pueblo ya fue puesta por radio rebelde hace unos meses,y por controvertida duro varios dias hasta que un narrador de muy buenas intenciones,salio al ruedo con una contundente respuesta ,,”si van a comparar el futbol haganlo con el nuestro y no con extranjero que nada puede. afectar a nuestro beisbol”ese tipo de futbol internacional no es mas que una serie televisiva mas de las tantas que se han puesto enla pantalla cubana de nuestra tv durante años.yo recuerdo que con enrique de lagardere,de muchachos saliamos con espada de madera a fajarnos con un enemigo inventado,porque la euforia nos lo pedia despues de ver aquellos capitulos,sucedia con otras series,que cuando terminaba y pasaban unos dias,las aaguas iban cojiendo la calma.el futbol visto de copas europeas,ect es la misma cosa,el niño imbenta una porteria yse pone junto a otros coterraneos a darle patada a la redonda hasta pasado un tiempo llega a darse cuenta que aqui no hay ni vikingos ni. invasores y mucho menos futbolistas capaces de hacer soñar a nuestras generaciones.al final ni el ni sus compañeritos de juego van a un juego de nuestro futbol,lo demuestran las pequeñitas gradas que tienen estos terrenos,vacias casi siempre.somos en el beisbol,7mos en el recien terminado clasico a nivel mundial,pero hemos anclado 2dos inclusibe………..no es de medir el presente con epocas pasadas.ahora cada pais pone casi siempre sus mejores peloteros,antes eran rivales de muchachos de escuela en su immensa mayoria,y si uno de ellos destacaba en el torneo no se veia mas,los mas altos niveles se lo llevaban.yo pienso que que nuestro futbol esta desgraciadamente a años lus de nuestro deporte insingnia.yo pienso en el porque de los terrenos con poco publico? y veo las causas,que estan en el doblar de la esquina,una de ellas es esta que tocamos hoy ,lejos de ayudar todo esta propaganda es negativa para la vida del beisbol,y los medios de prensa tienen que ejercer el papel que le toca como revolucionarios que cuidan los intereses de su pueblo.nadie como ustedes saben el daño que hace la prensa cuando con intencionarbitraria desbirtua una realidad,sino pregunten cuantos gobiernos de pueblo an caido ayudados por esta indole.busquemos juntos paraayudar a nuestro deporte nacional que ideas hay ,lo que tienen como medios de prensa lograr que los que tienen el timon de la nave las apliquen correctamente o entreguen el mismo,muchisimas gracias….

  6. Leí detenidamente la esperada sección en la edición impresa que recibo puntual y semanalmente. Recuerdo que hace unos años hubo que insuflar “futbolandia” porque no se jugaba así en las barriadas; entonces ¿qué le pasó a nuestro cubanísimo béisbol en lo interno y externo hacía los espectadores?
    Durante la última década me ha parecido (y alarmado) la duración y tiempo de juegos de pelota interminable. No concibo en la actualidad por el dinamismo de la época, a mi corto parecer, juegos de 4 horas. Hace perder el tino. No tengo referencias externas. Quizás allí donde ocurra ha sido debido al “enraizamiento” del mismo sobre la afición, y no ha sido nuestro caso que era/y es innata; pero que durante y después del Periodo Especial fue uno entre muchos de los deportes de grandes raigos populares que sufrió deterioro y “quizás desatención”, principalmente por culpa del brutal Bloqueo económico y financiero made in U$A (según se sabe lleva casi o +55 años haciéndonos daños y él mismo, en su maligno fuero interno del gobierno estadounidense, ha sido maltratar a nuestros niños desde que nacieron a partir del 07-02-1962 y recrudecido brutalmente en el decenio 1990; y hoy, en los 2000 ha sido más pesado que nunca sobre el normal desarrollo de los infantes y generaciones predecesoras, incluso influye en la predilección deportiva de ellos por incidencias de falta de recursos debido a dicho bloqueo). Amén de crecimientos de tallas bajas observadas posterior a los años ´90 en niños y adolescentes de Escuelas Primaria y Secundaria básica, respectivamente en mi distrito y circunscripción territoriales, sin mencionar los bajos pesos al nacer (desconozco porcentajes, pero dado el efecto significativo y daños del Bloqueo es fácil suponerlo para ambos). Hay, además incidencias subjetivas en las motivaciones, dado por otros factores a analizarse y no solo del bloqueo. Siempre, aunque fuera con un palo, una pelota y guantes de trapos, jugábamos en un solar yermo.
    Las generaciones de estos tiempos “son digitales” no analógicas como la nuestra: es rápida al engancharse, “no pierden tiempo y son rápidos ante cualquier soporte-e” de juegos, etc. Dan 3 clics cuando la generación antecesora da uno o medio.
    Al juego de fútbol, con solo 1 pelota y 2 palos (palitos o piedras) o “marcando” entre las dos patas de una silla en medio de la sala o comedor de la casa, enganché a mi nieto Yoan de tan solo 2 ó 3 añitos. Y cuando tuvo 4 de edad siguió gritándome “gooooool –y muy risueño– al sorprenderme con una entrada de patada de bola en la silla” frente a la protesta maternal de la abuela. Por ser de monte adentro, no conoce (y no lo he enganchado) con nombres de grandes jugadores y equipos de ligas futbolísticas.
    Sobre la duración y extensión en horas de los juegos de béisbol, soy del criterio, por supuesto muchos en contra y en la actualidad otros a favor (quizás el tiempo dé la razón)…; sugerimos reducción numérica de innings en las competencias de todos los niveles y ligas. Lo creemos en aras de la estabilidad de las personas debido al cambio climático global (CCG). No es menester juegos en distintas horas de sesiones del día: sufren los deportistas y aficionados simultáneamente; ocurre igual para los deportes en general. En un gran número de horas, el CCG no permite/no permitirá clases de Educación física, prácticas deportivas, ni entrenamiento a cielo abierto, etc.
    Se conoce el alza de temperaturas ocurridas a nivel global, igualmente ha ocurrido/estará ocurriendo en entornos locales, en derredores de estadios, complejos deportivos y otros. Además de las sequías ya establecidas que hace repercutir aún más las variables climáticas que inciden en el deporte. No como justificación de la poca presencia de espectadores, pero el medio ambiente (nivel de insolación o solar, elevación de temperaturas en otrora lugares deportivos del trópico); y otros en entornos de los estadios no es el mismo de 15 ó 20 años atrás. Habría que medir las temperaturas a determinadas horas en las gradas y en sus diferentes puntos de ubicación… En algunos países del Norte las temperaturas se han elevado igual, pero no la sienten aún como nosotros en el Sur. En aquéllos más temprano que tarde también la sentirán. El béisbol mundial habrá de ser más “olímpico” (uso el término por dinámico en ese avatar de duración como muchos otros, inclusive aunque un poco más que el propio futbol y reconociendo que son totalmente distintos en reglas, métodos, “leyes de juego”, etc.).
    Hoy, la aficionada joven y no todos los aficionados (repito “no todos” aunque les guste una u otra disciplina) no podrán “aportarle a los juegos” 2 ó 3 horas del preciado tiempo ni sentado frente a la TV en la sala de su residencia.
    CONCLUYO: deberá trasmitirse por la TV juegos en el que participen nuestros deportistas contratados en ligas foráneas de cualquier deporte y resaltarlos. Coexistirán ambos deportes. Tiene que considerarse desde ya el cambio climático en prácticas y entrenamientos de deportistas y horarios de juegos para los aficionados y espectadores en general; y las condiciones de protección en los estadios para los mismos. En las escuelas se deberá ser más activos en prácticas de deportes lográndose como antes distintos equipos y enfrentado defendiendo alguna bandera local o aula: como lo hizo nuestro Comandante en Jefe cuando fue estudiante; y motivar y entusiasmar a los alumnos en pos de su equipo. Facilitar la práctica del béisbol en distintos lugares y escuelas; poner accesible ventas de accesorios, equipos e indumentarias beisboleras e incluso con número y nombre de nuestros mejores peloteros. Se evalúe en entidades foráneas la disminución del tiempo de juego de béisbol y cómo influye/influyó e influirá el CCG sobre el mismo (en estadios, en el entrenamientos, horarios de asistencia de aficionados; comportamiento de las temperaturas en gradas, medidas de protección a espectadores y deportistas, etc.), nivel de insolación (sobre el hombre y superficies del campo) y rayos ultravioletas.

  7. Saludos, muy buena iniciativa de crear este espacio Béisbol vs. Fútbol. Lamentable el enfrentamiento creado y alimentado de forma ficticia en todos los medios.
    Cuando éramos los apabullantes campeones amateurs de béisbol, no existía en la prensa un seguimiento de ligas ni jugadores de fútbol como ahora. Las ligas existían y muy buenas, los jugadores de excelencia también, internet y los smartphones estaban a años luz de los cubanos de a pie, y sin embargo Radio Bemba nos mantenía actualizados de lo que ocurría allende los mares, pero estábamos orgullosos de nuestro béisbol y de sus jugadores, nunca existieron ni las llamadas postales, ni camisetas y mucho menos gorras que demostraran públicamente el equipo o jugador de nuestros amores, eso había que demostrarlo y defenderlo a voz en cuello en las escandalosas, bullangueras y sabrosas tertulias cubanas.
    El fútbol era un pariente menor, siendo una de las ligas más antiguas de Cuba, casi ni existía públicamente, pero tenía sus fieles defensores y seguidores, con jugadores y técnicos muy buenos, pero opacados y sofocados a la sombra del deporte nacional. También, era una época de bonanza y había recursos para todos los deportes y no llamaba mucho la atención si el béisbol era la estrella nacional o si el fútbol el menos favorecido.
    Y si como dice el refrán “la vida es un cachumbambé” y los que más peso e importancia tengan están con los pies bien afincados en la tierra, los otros, los más ligeros y de menor rango están flotando y con los pies en el aire soñando con ponerlos algún día en tierra firme.
    Esa era la situación que prevalecía y que ha ido cambiando, es decir, que más o menos, las cosas se han ido equilibrando con una ligera sensación de superioridad para el fútbol en cuanto a práctica y aficionados, lo que pasa ya de una alarma y preocupación a una verdadera tormenta mediática.
    Pero dónde está el problema? El béisbol, por errores propios y foráneos, malas estrategias, separación de la base a ojos vista, contracción considerable en la disponibilidad de recursos a todos los niveles, se ha convertido en un deporte cada vez menos atractivo y no solo por el drenaje de atletas, si no, que al ver rota su pirámide de desarrollo, no queda más remedio que completar equipos con jóvenes aún verdes, con una formación técnica incompleta que, seguro estoy, quisieran dar un excelente espectáculo pero no pueden, y a eso hay que agregarle deficiencias viejas que se han generalizado tanto a los noveles jugadores como a los veteranos ya establecidos: la disciplina; deprimente la cantidad de discusiones por cualquier motivo, las protestas exageradas y con un lenguaje y posturas inadecuadas, y así hasta el infinito. Y todavía nos preguntamos el por qué se han ido alejando los aficionados del béisbol y este ha caído a niveles nunca vistos? El béisbol no está donde le corresponde, está donde lo hemos puesto nosotros y todo parece indicar que así seguirá por muchísimos años.
    El fútbol: a pesar de tenerlas todas en contra, aquí en Cuba, poco a poco a ido reclamando y ocupando un espacio que le correspondía por muchas razones:
    1ro. Una prueba sencilla y que he realizado con niños de ambos sexos, y que aún no habían cumplido los dos años consiste en poner en el piso una pelota mediana, una de béisbol y un bate pequeño, la reacción en todos los casos ha sido patear las pelotas, si acaso han cogido el bate no han hecho el intento de golpear las pelotas, eso se convierte en un reflejo adquirido con los años y la educación técnica.
    No soy científico, ni mucho menos esto es una tesis de grado, simplemente un convencido de que patear un balón sí forma parte del ADN de cualquier ser humano sin importar sexo, edad u otra condición. Tanto patear, como batear o fildear una pelota llevan, aparte de predisposiones naturales, técnicas propias que se logran con dedicación y constancia, muchísimo mejor si es desde la infancia.
    Entre ambos deportes el fútbol sale mejor parado por su sencillez técnica, comprensión de las reglas de juego y economía de recursos.
    2do. El cuidado del aspecto físico en los jóvenes de estos tiempos es muy superior a los de otros años y en actividad y gasto de energía el fútbol es, por mucho, muy superior al béisbol. En este último, en un juego de 3 horas o más la mayor parte del agotamiento proviene de correr desde su posición al banco porque en realidad de 9 jugadores en el terreno, solo el pitcher y el cachert tienen actividad física.
    En el fútbol de 11 atletas, 10 tienen 90 o más minutos de una intensidad impresionante.
    3ro. Los recursos: short, camiseta, medias y canillera, un balón y una portería que a falta de la oficial se marca con dos piedra. Compare eso con la parafernalia que lleva, por citar un caso, el catcher. Además de que los juegos oficiales, amistosos y clasificatorios para un sinnúmeros de eventos en todo el mundo son muchísimo más elevados en fútbol que en béisbol; y en mi opinión también es superior la sostenibilidad desde el punto de vista financiero en el fútbol de nuestros días.
    Lo escrito y dicho sobre el tema se puede medir tanto en kilómetros como en toneladas y los resultados siguen siendo los mismos. Décadas abogando por un Salón de la Fama del béisbol cubano que nunca llegará, postales, afiches, gorras, camisetas, llaveros y otras cosas que exalten a nuestros atletas muy poco se ha hecho.
    Comisiones, direcciones nacionales, directores de equipos, periodistas, especialistas y aficionados repitiendo siempre lo mismo, con lo mismo y para variar lo mismo: cada vez que perdemos un torneo, que ya son muchos, sabemos de memoria lo que hemos de hacer para ganar en el próximo. Es como arar en el desierto.
    No soy fanático de ninguno de los dos deportes, soy un simple aficionado que se duele de ver la caída en picada que lleva nuestra pelota y de nuestro fútbol que no le permiten ubicarse en el lugar que le corresponde.
    Hay espacio, practicantes y aficionados para ambos deportes.
    Muchas gracias por su atención y disculpe la perorata.

  8. saludos al colectivo de trabajadores, les escribe Abdel de Camagüey, hoy estaba leyendo el artículo que emitieron el lunes porque ni había tenido tiempo antes sobre el béisbol vs fútbol y sobre el artículo que escribió Jorge l. coll coincido en que se puede tener pasión por los dos deportes al mismo tiempo y que si se ha perdido interés por nuestro pasatiempo nacional no es el culpable el fútbol que es necesario resolver problemas internos que atentan contra nuestro espectáculo, por ejemplo estoy de acuerdo con lo que plantea diciendo sobre lis artículos deportivos que del béisbol resultan mas caros y menos accesibles, cuando para el fútbol resulta mas fácil tener una pelota incluso si ser de fútbol y poner unas piedras como portería y ya se puede jugar incluso se necesita terreno mas corto que para la pelota.
    en lo que no coincido es en el tema sobre las contrataciones de nuestros peloteros en ligas foráneas, como dice en el artículo ayuda a mejorar la calidad individual y por ende puede ayudar a mejorar la calidad tambien de nuestro béisbol porque se logra el fogueo del que tantas veces se ha hablado necesitan nuestros peloteros y si bien de momento le resta calidad a nuestro campeonato local es necesario para como decía anteriormente lograr fogueo internacional para cuando tengamos que enfrentar eventos de esta índole y le veo como positivo a eso que esto da oportunidad a las jóvenes figuras a tener mayor juego y así desarrollarse con mas oportunidades de juego, además tenemos que pensar que en los demás países sucede así y su torneo local sigue teniendo el interés de la afición, se imaginan si todos los dominicanos, puertorriqueños, venezolanos jugaran en su torneo local?, claro que sería de mayor calidad pero el fruto de esto lo ven cuando enfrentan el clásico porque son jugadores que están acostumbrados a jugar al máximo nivel y si los peloteros cubanos que juegan en la MLB pudieran jugar también en los clásicos representando nuestro país seria diferente, claro que para eso tendría que romperse barreras que se imponen por parte de nuestros vecinos del norte para que esto ocurra
    sobre las transmisiones del béisbol sub 23 escribí hace unos dias a tele rebelde que como era posible que por transmitir un juego de esos dejaran de transmitir un juego en vivo de los importantes del fútbol, les decía que no podemos cambiar el horario de los partidos internacionales pero si los horarios de los partidos de aqui en caso que coincidieran, que no podíamos llamarnos engaño que cada vez el fútbol ha ido ganando seguidores en nuestro país y que la mayoría prefiere ver un partido importante de fútbol que uno de béisbol de esa categoría tan falto de calidad. podrán estar o no de acuerdo en algunos de estos puntos pero esta es mi modesta opinión.
    saludos una vez mas para el colectivo de trabajadores.

  9. Compañeros Joel,Jorge Luis Call e Ismael Villegas.
    muy atinada su expocision en la seccion BEISBOL vs FUTBOL del periodico trabajadores.Es una gran realidad que nadie va a asistir al estadio para ver un juego del sub 23 ,no nos llamemos engaño,se esta demostrando en una subserie de cuatro juegos no llegan ni a 100 personas en las gradas.
    Las transmiciones de la MLB pesimas,cuando se acaba una entrada la otra comienza tan rapido que no le da tiempo al narrador hablar sobre cualquier informacion impoprtante o datos interesantes,habemos miles de personas que queremos seguir la trayectoria de los peloteros cubanos que juegan el las grandes ligas y es imposible.Nunca hemos podido ver a PUIG,PITO,YULIESKI por solo citar algunos.Y que decir de la serie mundial pasada da pena que haya que ir a ver eso a un hotel .creo que hay que acabar de entender que si verdad que queremos ver a MESSI y a CRISTIANO pero tambien queremos ver lo que mas vale y brilla del beisbol mundialsin restricciones.gracias y los felicito por su trabajo.Continuen asi.

  10. Antes que nada, saludar y felicitar al colectivo TRABAJADORES por tan buena polémica.
    En mi opinión, estoy en total acuerdo con Jorge Luis Coll Untoria en: “La pelota fuera de juego”, me he sentido muy identificado. Por el contrario, en desacuerdo con Israel Leiva Villegas en: “Minutos contra innings”, no creo que el hecho de transmitir más fútbol que béisbol sea factor crucial de que guste mucho más el fútbol que la pelota, por el contrario es inconcebible con la descripción del siguiente ejemplo, donde se aprecia la abismal diferencia en la transmisión (no así entre los deportes):

    El día 18 de abril del presente año se jugó a las 2:45pm la vuelta de los cuartos de final del mayor torneo de clubes (UEFA Champions League) donde intervinieron dos de los más grandes clubes de la historia mundial (Real Madrid y Bayern de Munich) con diferencia de tan solo un gol. En el Canal Tele Rebelde se estaba transmitiendo la Serie Sub 23 en plena clasificación (nada importante), que solo estarían viendo, los no tenían otra cosa que ver y quizás los familiares de los peloteros en cuestión.

    No estoy en contra del béisbol, por el contrario, soy industrialista desde el principio (nací y vivo en La Habana) y de hecho, el equipo que me gusta de la MLB son los Toronto Bluejays simplemente por el color azul, pero hay cosas que no tienen explicación.
    Saludos,

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu