Guillermo Rodríguez Rivera, profesor y ensayista

Guillermo Rodríguez Rivera, profesor y ensayista

El profesor, poeta y ensayista Guillermo Rodríguez Rivera (Santiago de Cuba, 1943) falleció en la madrugada de este miércoles en La Habana, después de una larga enfermedad.

Guillermo Rodríguez Rivera, profesor y ensayista
Era una de las voces más respetadas del panorama literario cubano.

 

En un ejercicio nunca exento de polémica, con peculiar vocación lírica, con la fuerza de sus argumentos, Rodríguez Rivera alcanzó un singular prestigio en los círculos intelectuales cubanos.

Dejó una obra considerable, que va desde libros de poesía hasta ensayos sobre la idiosincrasia nacional. Fue uno de los fundadores y colaborador habitual de El Caimán Barbudo, revista que constituyó en sí misma un importante movimiento literario.

Su ensayo Por el camino de la mar. Los cubanos (2004), ampliado después de su primera publicación, fue un acontecimiento literario y fuente de apasionados debates.

Además de su obra en la narrativa y la poesía, se destacan sus aportes a la crítica y la investigación literarias. Gran promotor cultural, durante largo tiempo ofreció sus comentarios en la radio y la televisión, en revistas y periódicos.

Era miembro de los consejos editoriales de varias revistas culturales y representó a Cuba en numerosos congresos y encuentros internacionales.

Guillermo Rodríguez Rivera fue profesor de varias generaciones de estudiantes de la Universidad de La Habana, centro al que dedicó buena parte de sus esfuerzos y en el que desempeñó varias funciones, siempre con un marcado sentido de la ética.

En su juventud participó en la lucha contra el dictador Fulgencio Batista, se sumó con entusiasmo a la obra cultural de la naciente Revolución.

Apostó siempre por la universalización de la cultura, de ahí su apoyo al programa Universidad para todos.

Era un santiaguero orgulloso: a su ciudad natal dedicó artículos e intervenciones, luchó siempre porque se reconocieran los grandes aportes de esa urbe a la conformación de una cultura y una identidad nacionales.

Nunca calló ante lo que consideró incorrecto o mediocre, incluso aunque sus opiniones le acarrearan problemas. Se sabía cubano de raíz, y honró a su patria con su actitud y su obra.

 

Escribir comentario

Once + veinte =

© 2013 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt 
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu