VI Bienal Arte del Fuego: Intensa, como el brillo del sol

VI Bienal Arte del Fuego: Intensa, como el brillo del sol

Arte del Fuego
Antonio Enrique Pérez Marrero (a la izquierda), presidente de la filial de la Acaa en Matanzas, y Pierre Hivon, reconocido ceramista quebequense, quien vino al frente de la delegación de integrantes del proyecto Mano a Mano Artistas sin fronteras, durante la inauguración de la galería taller homónima. Fotos: Cortesía de Arno Barbet.

 

La VI Bienal Arte del Fuego, organizada por la filial matancera de la Asociación Cubana de Artesanos Artistas (Acaa) constituyó, si no la más, sí una de las ediciones más sólidas de las hasta ahora llevadas a cabo por esa institución en coordinación con el Fondo Cubano de Bienes Culturales, el Consejo de las Artes Plásticas, la dirección de Cultura y la Universidad Camilo Cienfuegos, en ese territorio.

El propio salón de la Bienal, instalado en la galería principal de la Acaa, corrobora la calidad general de los trabajos realizados por cerca de 30 artesanos —10 de ellos procedentes de Canadá y Estados Unidos, y el resto de varias provincias— inscriptos en el encuentro, y alrededor de 40 creadores participantes como invitados, en su mayoría provenientes de la galería de arte de Jovellanos, y de la Universidad Camilo Cienfuegos.

Aficionados a este milenario género de las artes visuales, vimos disfrutar, durante el acto de creación con arcilla y agua, en la finca Coincidencia, en Jovellanos, sede principal del evento, donde es recurrente la presencia de connotados artistas, entre ellos Manuel Hernández, célebre caricaturista y ceramista. Se lamentó la ausencia de los estudiantes matanceros de artes plásticas y de la Universidad de las Ciencias Médicas.

Las obras producidas durante la celebración de la Bienal, del 25 de abril al 4 de mayo últimos, serán ubicadas en escuelas, parques, hospitales y fábricas, entre otros centros de afluencia pública.

Variedad en el programa cultural

Como parte del variado programa cultural de la Bienal, se efectuaron los conciertos de los prestigiosos cantautores Raúl Torres (en la sala White), y Pedro Luis Ferrer y Tomasita Quiala, en la finca, lugar que asimismo acogió una pasarela de modas de la laureada diseñadora Mariela Alemán. También llevaron su arte allí las compañías de danza Alma Flamenca y Espiral, respectivamente dirigidas por kuenia Carrazana y Lilian Padrón.

Concurridas, entretanto, fueron la feria de venta de productos artesanales, y la inauguración de otras dos exposiciones. La primera de ellas con fotografías del artífice canadiense, Arno Barbet, quien exhibe una selección de imágenes tomadas por él durante las jornadas de los artistas, captados en pleno proceso de producción, o en instantes de reposo.

Igualmente fue abierta, en tiempo récord de construcción, por una brigada integrada por jóvenes cuentapropistas con el apoyo de varios trabajadores de la Acaa, la galería taller Mano a Mano, Artesanos sin fronteras, aledaña a la filial provincial de esa entidad, fruto del hermanamiento de los artesanos de Quebec y los de Matanzas. En el sitio se instalarán, en las venideras semanas, seis modernos hornos donados por estos entusiastas canadienses, para la cocción de piezas hechas en arcilla y vidrios; así como talleres y aulas para la superación de los creadores, y un centro de documentación.

Valioso apoyo de los trabajadores de la Acaa

Buena parte del éxito de la Bienal se debió a la extraordinaria y realmente fatigosa entrega del colectivo que labora en la Acaa, lidereado por su joven presidente Antonio Enrique Pérez Marrero. En tal sentido sobresalieron Maricela Laguardia, Mairelis Leyseca y Grisel Suárez, en la articulación de las tres exposiciones, tarea en la que contaron con el apoyo de las veladoras Tania L. Martínez y Danixa Cepero, y el diestro desempeño del reconocido artesano Joan Díaz Pérez, en el excelente montaje de las obras.

Vale además reconocer el apoyo de Ariela Tirce y de Dayli Miranda, en la elaboración de los diplomas y catálogos; mientras que en las trabajosas faenas de la cocina se destacaron Josefa Peñate y Yolanda Alonso —también encargada de la limpieza del edificio—, quienes garantizaron con calidad los desayunos, almuerzos y comidas de todos los involucrados en este proyecto, cifra que ascendió a unas 130 personas diarias, quehacer en el que descolló el experimentado cocinero Raydel Rojas.

La veterana Inés Caballero Pérez, junto al resto de los custodios nocturnos, velaron por el cuidado de las obras expuestas y la debida orientación a los cientos de personas que a diario pasaron por la Acaa, una de las instituciones culturales más prolíficas y populares de la ciudad de Matanzas, no solo por la variedad de opciones que allí se ofrecen, sino asimismo por las excelencias de su cafetería, donde se desempeña un equipo de diestros jóvenes, los cuales se simultanearon para atender a los artistas en la finca Coincidencia.

Como las manchas a la luz del sol, únicamente tuvimos que lamentar la negativa actitud del jefe administrativo, Armando Hoyos, con expresiones de prepotencia y falta de solidaridad.

Entre las mayores atracciones culturales paralelas al programa de la Bienal estuvo la pasarela de la prestigiosa diseñadora Mariela Alemán, quien aparece en primer plano (a la derecha), delante de las modelos, en diálogo con la presentadora del espectáculo.

 

La presencia de Manuel Hernández, reconocido caricaturista y ceramista, es recurrente en el encuentro.

 

El fotógrafo canadiense Arno Barbet captó a los artesanos artistas en pleno proceso de producción en la finca Coincidencia.

Escribir comentario

9 + 15 =

© 2013 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt 
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu