Confío en el futuro de Cuba

Confío en el futuro de Cuba

Foto: Joaquín Hernández Mena


George Mavrikos, secretario general de la Federación Sindical Mundial (FSM), ofrece sus impresiones acerca del Primero de Mayo en Cuba, recuerda a Fidel y explica acerca de las próximas sesiones del Consejo Presidencial

“Siento una gran admiración por el pueblo y la clase obrera cubana. También por el liderazgo alcanzado por la CTC, el Estado y el Partido”. Con tales palabras inició la conversación que, tras la alegría del desfile por el Primero de Mayo, sostuvo George Mavrikos, secretario general de la Federación Sindical Mundial (FSM) con Trabajadores.

“Luego de un desfile tan entusiasta, dedicado especialmente a los jóvenes, me siento confiado acerca del presente y el futuro de este país, y tengo la certeza de que vale la pena dar la vida por los ideales de clase que ustedes representan”, aseguró.

“Este desfile sin Fidel es una de las razones de nuestra presencia aquí: ratificar nuestra solidaridad inquebrantable. He participado en seis ocasiones anteriores, pero el recuerdo más vivo sigue siendo aquella primera vez. Él encabezaba la marcha y había un cartel inmenso que decía Cuba sí, yanquis no. Detrás íbamos las delegaciones extranjeras y el pueblo cubano. Fue emocionante.

“En varias ocasiones conversamos y lo escuché siempre atentamente en los congresos de la CTC donde estuve como invitado —rememoró—. Fidel insistía en la importancia de que el movimiento obrero sea de pensamiento abierto, se acerque y escuche a las personas sencillas. Eso figura entre los mensajes que ha dejado junto a la fe en la victoria, además de su ejemplo de lucha y compromiso incansable con los ideales de clase y con el internacionalismo.

“En la sede de las oficinas centrales de la FSM en Atenas, Grecia, tenemos una imagen enorme de Fidel. Él fue una personalidad única en la historia, por eso será inmortal”, aseveró.

Interrogado acerca de la situación actual de América Latina, el líder sindical expresó su solidaridad y apoyo con la clase obrera de la región, especialmente con “Venezuela que lucha contra el imperialismo norteamericano; con los brasileños, que se enfrentan a una política abiertamente antilaboral; y con los argentinos, que resisten frente al empuje de un Gobierno neoliberal.

“La historia de lucha y resistencia de Latinoamérica es muy rica, poseen sindicatos y partidos políticos fuertes, algunos de los cuales pertenecen a nuestra Federación”, recordó.

A las organizaciones no afiliadas, Mavrikos reiteró que “los brazos de la FSM están abiertos sin condicionamientos y más allá de ideologías y religiones. Lo único que exigimos es que batallen con dignidad frente al imperialismo, representen los intereses de sus afiliados, asuman el internacionalismo como principio y se muestren solidarios con los trabajadores de todo el mundo. Nosotros estamos listos para sumarlos y avanzar juntos”, recalcó.

La Habana, sede del Consejo Presidencial

A finales del 2016, durante las honras fúnebres del Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, en Santiago de Cuba, George Mavrikos y Ulises Guilarte, secretario general de la CTC, conversaron acerca de la posibilidad de organizar en Cuba el primer Consejo Presidencial de la FSM luego del XVII congreso, efectuado en octubre de ese año, en Durban, Sudáfrica.

La idea fue aprobada por ambas organizaciones y los próximos días 3 y 4 de mayo 55 líderes sindicales de 40 países se reunirán en el Palacio de Convenciones para asistir a las sesiones del órgano colectivo de dirección de la Federación.

Según los Estatutos, y en correspondencia con la decisión adoptada en Durban de reforzar el rol de la organización en el mundo, los participantes evaluarán el programa de conferencias y encuentros previstos para los meses venideros.

“Lo primero será expresar nuestro profundo respeto a Fidel Castro y rendirle homenaje —explicó Mavrikos—. Además dejaremos constancia de nuestra solidaridad con el pueblo cubano y reconoceremos el protagonismo de la CTC dentro de la FSM desde que, en 1973, Lázaro Peña y otros dirigentes sindicales de talla mundial fundaran nuestra Federación”.

Luego someteremos a discusión algunas de las propuestas, entre las cuales se destaca la convocatoria (7 y 8 de junio) a una conferencia internacional ante el Parlamento Europeo donde condenaremos el bloqueo de Estados Unidos a Cuba.

“Este evento que organizamos anualmente —comentó—, se lo hemos dedicado a varias causas, entre ellas la solidaridad con el pueblo palestino, la guerra contra Irak y el Medio Oriente… Esta vez estamos interesados en que Ulises, en nombre de la CTC, exponga los perjuicios que ocasiona el bloqueo. También participarán representantes sindicales de más de 30 países.

“El Consejo conocerá además de otros eventos como el de Chennai, India (20 y 21 de mayo) donde evaluaremos la temática laboral en Asia; y el de Nigeria (26 y 27 de julio). A este último están convocados representantes de 45 países africanos para discutir las experiencias y desafíos de la lucha sindical en ese continente.

“En octubre (26 y 27) tendremos una conferencia internacional de mujeres trabajadoras, cuya sede será Panamá; y otra acerca de la medicina y salud del trabajo, en París, Francia. Días después (2 y 3 de noviembre) analizaremos el tema de la juventud trabajadora en Roma. A finales de ese mes, en Uruguay, evaluaremos una iniciativa mundial acerca de los recursos naturales en la región. A finales de año está previsto un Congreso Mundial de Maestros en México”, concluyó.

————————————————

George Mavrikos nació en 1950 en una de las múltiples islas griegas del mar Egeo. Desde sus años estudiantiles se vinculó a las luchas sociales en Grecia, actitud que mantuvo en su vida laboral y que le costó ser despedido en varias ocasiones de la fábrica de maquinaria agrícola donde trabajaba. En 1975 fue elegido representante sindical y más tarde director de la Asociación de Empleados del Sector Privado de Atenas. Desde 1993 hasta 1997 fue secretario general de la Confederación General del Trabajo de Grecia. Entre 1999 y el 2008 estuvo al frente de PAME (Frente Militante de Todos los Trabajadores), uno de los principales sindicatos de Grecia.

En el 2000 fue elegido vicepresidente de la FSM. Desde ese año y hasta el 2005 se desempeñó como coordinador de la Oficina Regional Europea. En el XV Congreso de la FSM, celebrado en La Habana en el 2005, fue elegido secretario general, cargo que le fue ratificado en los dos sucesivos: XVI (abril del 2011, Atenas, Grecia) y XVII (octubre del 2016, Durban, Sudáfrica).

————————————————

La Federación Sindical Mundial fue fundada el 3 de octubre de 1945, en París, Francia. Es una las organizaciones sindicales internacional más antigua y participó de la constitución de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Defiende la lucha de clases contra el capitalismo y el imperialismo, por una sociedad sin explotación del hombre por el hombre. Desde enero del 2006 sus oficinas centrales se encuentran en Atenas, Grecia. Cada continente cuenta con una oficina regional. La Habana acoge la representación de América Latina y el Caribe. En los sectores más numerosos tiene Uniones Internacionales Sindicales (UIS).

La FSM tiene, además, representantes permanentes ante organismos internacionales como la ONU, la Unesco, la FAO y la OIT, posiciones desde las cuales intenta hacer valer la voz de los trabajadores del mundo. Actualmente cuenta con 92 millones de afiliados en 126 países.  

Mavrikos expresó su solidaridad y apoyo con la clase obrera de la región, especialmente con
Venezuela, cuya presencia también se hizo sentir este lunes en la Plaza de la Revolución.
Foto: René Pérez Massola

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu