Acaparamiento

Acaparamiento

Margarita, como muchas personas en el mundo, profesa un amor sin límites por su pequeña mascota, un perro chihuahua de dos años de edad al que puso por nombre Toy. Ante dudosos síntomas de moquillo, el veterinario le sugirió protegerlo con la vacuna para la inmunización de esa enfermedad, así como la de la hepatitis, el parvovirus y los complejos respiratorios (dos bulbos conocidos como Pentavalente), cuyo precio, en conjunto, en el sector estatal, es de unos 7.00 pesos cubanos convertibles (CUC).

Debido a la demanda de este antígeno contra la leptospira canina, cuya venta liberada en los establecimientos estatales es periódica y escasa, Margarita fue avisada de que en uno de estos sitios se estaba ofertando. Era donde único aún quedaba. Y se personó allí.

En fila, unas 15 personas aguardaban en el lugar. La anciana jubilada, quien únicamente vive de su pensión, no dudó en hacer aquella inversión que representaba la mitad de su estipendio por tal de salvar la vida de Toy. Pasado un rato, escuchó un murmullo que provenía de los clientes de la cola, quienes amargamente vieron cómo un individuo se llevaba todas las vacunas existentes: más de 200 dosis (400 bulbos), cuyo fin era la reventa.

Vale señalar que el precio de cada una de estas combinaciones farmacéuticas para uso veterinario, en el mercado negro y en las clínicas privadas oscila entre los 15 y los 30 CUC. Margarita, pensativa, abandonó la tienda y con ella la esperanza de poder salvar a su perro. “No podré pagarle ese precio a los particulares, fue un descaro de ese tipo llevárselo todo… pobrecito Toy”.

Situaciones similares vemos a diario en la venta de productos deficitarios, que luego vemos a costos desorbitantes en las mesas de los llamados merolicos, entre estos los accesorios eléctricos y de plomería, piezas para bicicletas, ropas recicladas de primera calidad, los cuales son expendidos a precios módicos en las tiendas de productos industriales en moneda nacional; además de artículos de gran consumo que se ofertan en divisas y que a veces escasean, como las máquinas de afeitar, los portaminas, gomas de borrar y otros bienes escolares, los estropajos para limpiar ollas, las baterías triple A… y muchos más.

Con determinados alimentos que se venden en moneda nacional de forma liberada, como los huevos, espaguetis, el queso y la harina de trigo, ocurre igual, al ser acaparados por los cuentapropistas que, por otro lado, no disponen de tiendas suministradoras al por mayor.

En algunos establecimientos, la administración pone orden en el comercio de estos artículos, limitando la cuantía a adquirir por cada cliente; en otros, se muestra indiferente ante las aglomeraciones y las discusiones que se producen en las colas; mientras que la mayoría permite estos detestables acopios porque son “productos liberados de los que cada cual puede llevar la cantidad que desee”.

Ya es hora de acabar con el acaparamiento, a veces cruel, sobre todo porque representa una insólita falta de solidaridad con el prójimo —un sentimiento que siempre nos ha caracterizado a los cubanos—. Se trata de aborrecibles conductas que gran parte de las veces son asumidas por personas que lucran mediante la reventa de esas mercancías a precios inaccesibles para la mayoría que, como la octogenaria pensionada, vive de sus honorarios.

4 comentarios en Acaparamiento

  1. Esto ya es cotidiano,todo lo que se puede revender se revende, lo establecimientos estatales venden productos a privados al por mayor, con su ganancia logica y estos se lo venden a la población a precios elevados. Hace unos días compré en una tienda peters de Chocolate a $5.00, el estante estaba lleno de peters, al día siguinte ya no había peters, los compre en una cafetería particular a $7.00 todos los habían vendido al por mayor, los cigarros criollos de Holguin no llegan a los establecimientos de comercio, se venden a privados en los almacenes (por la izquierda) y si quieres comprarlos tienes que pagar la cajetilla a $10.00. Hasta cuando las autoridades seguiran haciendo de la vista gorda. Esto es una falta de respeto al pueblo.

  2. Muchas gracias por este comentario. En mi opinión es un abuso y un descaro lo que hacen los merolicos. Debían avergonzarse. Primeramente yo no considero ese un trabajo y menos cuando casi siempre piden hasta el doble de lo que les costó el producto en las tiendas. Es verdad que no tienen alguna tienda que les suministre pero aún así no deberían jugar con el salario del pueblo.

  3. Este producto es facil de controlar, simple y llanamente con recetas veterinarias expedidas por los facultativos y fin del acaparamiento.

  4. Pregunto porque venden en un establecimiento con licencia de comercio minorista a una persona 2oo dosis,ese vendedor y administrador de la entidad debe ser juzgao y sancionado con un mancha en su expediente de separacion del sector,entonces eso se acabará.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu