Diversificación como clave del éxito

Diversificación como clave del éxito

Por Manuel Valdés Paz y  Luis Mario Rodríguez Suñol

Los trabajadores de la fábrica de implementos agrícolas Héroes del 26 de Julio, de Holguín, han sorteado diversos escollos para salir adelante en el empeño por cumplir sus metas productivas y satisfacer nuevas encomiendas en sus más de tres décadas de labor.

Diversificación como clave del éxito
Entre las proyecciones destaca el desarrollo de una tractolva de mayor capacidad para la cosecha de arroz. Foto: Manuel Valdés

 

Esta industria, única de su tipo en el país, fue inaugurada por nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz el 27 de julio de 1981 en ocasión de la celebración de la efeméride moncadista.

Se trata de una importante planta mecánica especializada en la producción de equipos para el desarrollo agrícola del país, construida como resultado de la cooperación con la entonces República Popular de Bulgaria.

En los primeros años de sus líneas de producción salían anualmente millares de arados, remolques y otros equipos, hasta que con la llegada del período especial sufrió una fuerte contracción, debido a la falta de materias primas y la disminución de la demanda de sus principales clientes.

Sobre esta compleja etapa rememora Efraín Barea González, fundador de la empresa: “Fueron años duros, donde tuvimos que inventar mucho para que la fábrica subsistiera. Sembramos yucas, montamos una guarapera y nos transportábamos en bicicleta”.

El sentido de pertenencia ha sido la clave para salir airosos en el empeño por superar cada año las metas productivas y responder a los Lineamientos Económicos y Sociales del Partido, aun cuando no han dejado de sortear los obstáculos del bloqueo.

Casi sin láminas y barras de acero, tornillos y otros recursos para elaborar los implementos casi sin mercados, la planta estuvo a punto de colapsar en los primeros años de la última década del pasado siglo.

Pero ante las dificultades objetivas, se impuso la disposición de un colectivo obrero siempre dispuesto a buscar soluciones alternativas para mantener la vitalidad de la industria en medio de condiciones adversas.

Fue necesario paralizar máquinas, herramientas y hasta talleres completos, racionalizar la fuerza laboral y adoptar otras drásticas medidas, pero la fábrica no se detuvo ni los trabajadores quedaron desamparados.

En ocasiones dejó de parecer una fábrica especializada porque a los tradicionales implementos agrícolas se sumaron grandes tanques de combustible para el programa de la Revolución Energética, blindados y cañones de la Operación Triunfo de las FAR o mesas y útiles destinados al turismo.

“Fueron años muy difíciles en los que empleamos diversas variantes para poder subsistir y no cerrar ni despedir a nuestra gente, reubicarla o darle atención”, señaló al respecto René López Sarduy, secretario general del buró sindical de la empresa.

“Eso sí, nunca dejamos desprotegido a ningún afiliado, siempre estuvimos al tanto de sus preocupaciones y, tratamos de buscarle una solución justa y trabajar, incluso, con compañeros que han cometido violaciones de la disciplina laboral, y así evitar su separación definitiva.

La fábrica holguinera enfrenta nuevos retos, asociados en lo fundamental al actual proceso de redimensionamiento empresarial y el rescate de su objeto social fundamental: la producción de implementos agrícolas.

La planta pasó a formar parte de la Empresa Mecánica de Holguín, integrada también por otras unidades económicas básicas: las de motores eléctricos de Cacocum, hidromecánica de Banes y Transporte y Servicio. El ingeniero Reynaldo Pupo Martínez, director general de la entidad, informó que desde el 2015 se trabaja en la integración de estas cuatro unidades, lo cual ha permitido avanzar en la reanimación económica y productiva.

Como ejemplo de esa mejoría expuso los resultados del 2016, año en el que sobrecumplieron los planes de ventas y utilidades, al superar los 31 y 2 millones de pesos, respectivamente, con una productividad individual de 16 mil 286 pesos.

El 2017 arrancó con buen paso para el cumplimiento de las metas propuestas, pues ya cuentan con alrededor del 65 % de la materia prima en los almacenes y el resto en proceso de contratación e importación.

Escribir comentario

uno × 3 =

© 2013 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt 
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu