Trabajadores

Estrés en el ámbito laboral

Foto: René Pérez Massola

 

Dionisio F. Zaldívar Pérez, Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana

En la actualidad el estudio y prevención del estrés laboral se ha convertido en una prioridad de muchos Estados e instituciones debido a su negativo impacto y consecuencias, sus costos en términos de bienestar y salud de los sujetos, la afectación a la productividad y la eficiencia y a los gastos en los que se incurre por días perdidos, atención médica y otros.

La Organización Internacional del Trabajo ha planteado que el estrés laboral constituye una enfermedad peligrosa que afecta gravemente a las economías, a la producción y a la salud física y mental de los trabajadores.

En los últimos tiempos se observa un incremento de las investigaciones relacionados con el estrés laboral y el acento se pone en la determinación de sus causas y consecuencias, así como en el binomio trabajador-entorno laboral, y en los resultados de las interacciones entre las características personológicas de los individuos y las del ambiente y de las condiciones laborales.

En relación con lo anterior, podemos decir que el estrés laboral puede ser considerado como una interacción desfavorable entre las características del trabajador y las condiciones del trabajo, lo que conduce a perturbaciones físicas y psicológicas, que de mantenerse en el tiempo provocan diversas enfermedades.

Así el estrés laboral surge cuando las demandas y exigencias del trabajo no se corresponden con las capacidades, recursos, expectativas o necesidades del trabajador.

Al considerar las fuentes del estrés laboral la mayoría de los autores se refieren a tres grupos principales: ambientales, organizacionales y de la tarea; nosotros ampliamos en dos los grupos y así utilizamos la siguiente clasificación: ambientales o físicas, organizacionales, personales o individuales, de la tarea y relaciones interpersonales.

La sola presencia del estresor no necesariamente provoca la aparición del estrés; hay otros elementos participantes en este proceso, tales como:

De acuerdo con su comienzo, duración, frecuencia e intensidad, los estresores pueden ser clasificados como: agudos, crónicos, pequeños estresores y grandes estresores.

 

Efectos del estrés laboral y cómo enfrentarlo

Diversos son los efectos que el estrés laboral puede tener sobre los trabajadores, entre ellos podemos mencionar los siguientes:

Sus efectos en el plano institucional podemos identificarlos en indicadores como los siguientes:

De lo visto anteriormente se deduce la necesidad de que las instituciones, en sus programas de prevención de riesgos, contemplen medidas dirigidas al control del estrés y de los factores psicosociales que lo provocan. Estas medidas deben estar centradas en los trabajadores y en los aspectos organizacionales.

Para la identificación del problema y diseñar las correspondientes, resultan de gran importancia los datos que pueden aportar los propios trabajadores sobre cómo perciben las condiciones y el ambiente laboral, los niveles de estrés, la satisfacción con el trabajo y los principales síntomas. También se pueden utilizar indicadores más objetivos: nivel de ausentismo, enfermedades que presentan los trabajadores, problemas con el rendimiento o movimientos del personal.

Entre las medidas que se pueden adoptar están: estudios de los puestos de trabajo, clima laboral, estilos de dirección, comunicación institucional, sistema de reconocimiento y estímulos, entrenamiento a los trabajadores de cómo identificar y enfrentar el estrés, etcétera. Lo anterior puede requerir de la organización e impartición de charlas, seminarios, talleres, consultorías y sobre todo la consciencia de la necesidad de prevenir a ese enemigo silencioso que atenta contra la salud mental y bienestar de los trabajadores, y la eficiencia y productividad de las instituciones.