Nuevas reglas del judo: Más ippones y espectáculo

Nuevas reglas del judo: Más ippones y espectáculo

Desde la entrada de Marius Vizer a la presidencia de la Federación Internacional de Judo (IJF), no han sido pocos los cambios de reglas en este arte marcial enfiladas a dos objetivos básicos: hacerlo más atractivo para la televisión y lograr fácil comprensión de las acciones técnicas que suceden encima del tatami.

Esta semana se celebró en Bakú, Azerbaiyán, un seminario de arbitraje y entrenadores para presentar las propuestas de cambios al reglamento para el ciclo olímpico 2017-2020, las cuales tendrán un período de pruebas hasta el campeonato mundial de agosto en Budapest, Hungría. Tras ese evento, y con las correcciones que se consideren, quedarán oficializadas para todos los certámenes.

Tiempo, técnicas y penalizaciones

El grupo de expertos de la IJF a cargo de este tema admitió que las nuevas normas son resultado de un consenso amplio y democrático y han tomado en cuenta los valores fundamentales del judo y su código moral. Al mismo tiempo aseguraron que el deporte con estas modificaciones se adaptará mejor al mundo moderno y llegará a un público cada vez más numeroso.

Dentro de los cambios sobresale, en primer término, la duración de los combates a cuatro minutos para ambos sexos —los hombres hoy peleaban 60 segundos más—, lo cual obedece más a la dinámica del espectáculo, dado que como promedio solo esto pudiera rebajar en 20-30 minutos cada jornada.

Quizás el cambio más trascendental estribe en la evaluación de los puntos y las penalizaciones. Tras haberse eliminado la koka en un  anterior reglamento, ahora se propone suprimir el yuko y solo quedarse con wazari e ippón. Por supuesto, ahora dos wazaris no implicarían la derrota como sucede en la actualidad, en tanto con tres shidos (en lugar de cuatro) se descalificará  el judoca.

En la búsqueda de más ataques y acciones durante una pelea, los shidos solo definirán ahora ganadores en caso de empate en la puntuación técnica. Es decir, si en el tiempo pactado nadie logra marcar con efectividad alguna proyección y solo se producen amonestaciones, se buscará al vencedor en Regla o Punto de Oro, en la cual no se borrará de la pizarra lo hecho.

El tiempo de las inmovilizaciones (osaekomi) también sufrirá modificación, pues 10 segundos equivaldrán a wazari y 20 a ippón. Otra flexibilización se producirá en el agarre de pantalón o pierna del contrario, que pasará a ser shido en su primera acción, pero a la segunda le costará la derrota por hansokumake.

Con el fin de simplificar el arbitraje muchos de los castigos por agarrar el judoguis se echarán abajo: agarre de pistola, dedos en la manga, etcétera, aunque el tiempo para tomar el control y hacer un ataque será de 45 segundos. Para una mejor eficiencia en este aspecto, se exigirá con más atención que la chaqueta esté bien montada, con el cinturón atado firmemente.

Primeras dudas y conclusiones

Lejos de ser todavía definitivas, tales propuestas comenzaron a divulgarse desde diciembre y no pocos especialistas, practicantes y entrenadores han expresado ya sus criterios a favor y en contra.

Los abanderados de estas han señalado que gracias a las anteriores modificaciones mejoraron mucho las habilidades técnicas de los judocas. Ejemplo de ello son el aumento notable del número de ippones en competiciones internacionales, tal y como sucedió en el  Campeonato Mundial de  Astaná  2015, cuando  se  alcanzó un 80 % de definición por esa vía en algunas divisiones.

Las críticas primarias han venido por las posibles reducciones del tiempo de combate y las inmovilizaciones, dado que la intervención de un judoca es poca respecto a otras disciplinas y se persiste en la eliminación directa. “Quizás debamos ser algo más atrevidos y realizar combates al mejor de tres ippones”, escribió un preparador español en un fórum digital sobre el tema.

Otro lado de insuficiencia se ha identificado en que ningún cambio está orientado a las acciones en newaza (trabajo en el suelo), de ahí que si un judoca evita ser agarrado por su rival mientras pelea arriba, el árbitro le aplicará un shido, pero no ocurre igual si en una situación similar sobre el tatami se protege tumbándose bocabajo como una tortuga “¿No es una acción igual de pasividad o falta de combatividad?”, preguntó otro entrenador francés en la web.

Sobre todas esas interrogantes y más, la IJF ha discutido por estos días con más de 100 representantes de sus naciones afiliadas. Nuestras selecciones nacionales trabajan ya en adecuaciones de los sistemas de entrenamientos y estrategias de combate para este nuevo escenario, que verán por vez primera en el Grand Slam de París, en febrero próximo.

4 comentarios en Nuevas reglas del judo: Más ippones y espectáculo

  1. El Judo es un deporte olímpico y un arte marcial a la vez, ademas de ello tiene un solo ente rector lo cual es muy bueno, existen otros deportes que se disputan entre si el liderazgo y reconocimiento mundial, diferentes federaciones, confederaciones, asociaciones del mismo deporte antagónicas entre si. Esto no pasa con el Judo, los expertos están concentrados en un solo organismo rector mundial que evoluciona constantemente con decisiones colegiadas, ello hace casi siempre que los cambios propuestos sean efectivos y contribuyan eficientemente con los objetivos del deporte. Estoy seguro que estos cambios renovarán nuestro deporte haciéndolo cada vez mejor.

  2. ¿Un ippon es suficiente mérito para ganar un combate?
    Pregunto, partiendo de la base que Judo nació como un arte marcial (Shihan Jigoro Kano nunca tuvo en mente que fuera deporte), por lo tanto se pretendía que sus acciones fuera efectivas para anular a un oponente. Cabe recordar el desafío efectuado por la escuela de Jiu jitsu de la Policía Japonesa donde Shiro Saigo proyectó en innumerables ocasiones a Sakugiro Yokoyama (Oni), quien tardo media hora en decir “Maitta” (me rindo).
    En la vida real, bajo los términos de la defensa personal, una proyección puede ser suficiente para neutralizar a un oponente, pero no siempre, incluso nos puede dejar desprotegidos ante un contra ataque. Es común ver en campeonatos como tras una proyección, el judoca queda indefenso expuesto a una asfixia o una estrangulación.
    En ne waza se define por ippon a: una rendición o sometimiento por una estrangulación, una palanca o una inmovilización, tres tipos de acciones que dominan por completo al oponente. Mi reflexión es: ¿una proyección logra someter al otro competidor?, hasta donde se puede ver, no. Un deportista derrotado por un ippon puede ponerse de pie y seguir luchando sin problemas.
    Quizás definir un combate al mejor de 3 ippones no sea una idea tan descabellada después de todo.
    Con respecto a ne waza, creo que es impresentable a nivel competitivo seguir permitiendo que los deportistas se reúsen a combatir utilizando defensas que lo único que buscan es detener el combate. El shido debería aplicarse en estas ocasiones al igual que se aplica en tashi waza.

  3. Estoy de acuerdo con los nuevos cambios el judo es un deporte y Arte marcial del presente y del futuro la idea de los 3 ippones suena bien pero estamos en un mundo donde la televicion las emociones prevalecen,para los que amamos el judo y somos entrenadores cada cambio es un reto pero eso es lo que es el judo un reto para los que lo practicamos espero que estos cambios sean para el desarrollo del judo y que aquellos que no conocen los reglamentos lo puedan entender y deberian de haber cambios en el ne waza tambien.

Escribir comentario

cinco × dos =

© 2013 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt 
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu