El Faraón de Pinar del Río

El Faraón de Pinar del Río

Réplica de la máscara funeraria del joven rey Tutankamón
(Dinastía XVIII).

 

El surgimiento de la antigua civilización egipcia se remonta a más de 5 mil años. Sobresalió por la grandiosidad de su arquitectura funeraria y la destreza e imaginación de sus ingenieros; así como por su avanzado sistema de gobierno, la aplicación de métodos de irrigación, las escrituras pictográficas, la astronomía, la medicina y las matemáticas, amén de una rica y creativa cultura artística, cuyos vestigios se aprecian en los interiores de las pirámides, donde se corrobora la más documentada historia del viejo mundo.

Ese rico patrimonio era regido por el faraón —nombre dado al rey del Antiguo Egipto—. El primero de ellos fue Narmer, quien imperó hacia el año 3050 a. C.; y el último, una mujer helénica, Cleopatra VII, que reinó del año 51 al 30 a. C. En las primeras dinastías a estos gobernantes se les atribuyeron poderes divinos y eran asemejados al dios Horus. En la Dinastía V se les creían hijos del dios Ra y luego de su muerte se unificaban con la deidad Osiris, alcanzaban la inmortalidad y eran venerados en los templos.

Fidias revive a El Faraón

“Cada máscara, escritura jeroglífica, figura y escultura realizadas allí, fueron rigurosamente estudiadas por los artistas de Fidias”, dijo Pedro Alberto Luaces.

 

Ese extraordinario y místico universo ha sido recreado por el artista Pedro Alberto Luaces Torres (1968), a través de su Proyecto Cultural de Desarrollo Local Fidias, de Pinar del Río, el cual acometió en esa ciudad del occidente cubano el diseño y ambientación del centro nocturno El Faraón, donde los visitantes, en su mayoría jóvenes, disfrutan de valiosos pasajes de la cultura y la historia de aquella civilización que se originó mediante la unión de varias ciudades del valle del río Nilo, en el año 3150 a. C., y terminó en el 31 a. C., tras la conquista del Imperio Romano.

Único de su tipo —al menos en Cuba—, fundamentalmente por la decoración del lugar, “cada máscara, escritura jeroglífica, figura y escultura realizadas allí, fueron rigurosamente estudiadas por los artistas de Fidias con el fin de entregarles a los pinareños, en especial a las nuevas generaciones, un sitio de sano esparcimiento en el que también pueden reflexionar sobre el legado hecho a la humanidad por una de las culturas más avanzadas de la antigüedad”, dijo Luaces, emprendedor artífice conocido como Pedrito, a quien se debe la restauración de notables instituciones de toda la provincia.

El Faraón posee un área de recepción con un bar donde se instaló una impresionante réplica de la máscara funeraria del joven rey Tutankamón (Dinastía XVIII). “El mundo se admiró ante el hallazgo de la tumba casi intacta de este rey que imperó entre 1336 y 1327 a. C. Es uno de los más mentados de la historia prístina egipcia y su representación llama la atención de los muchachos, quienes comienzan a buscar información sobre el tema”, explicó Pedrito.

Otra de las celebridades llevadas al salón interior del centro es la de Ramsés II, tercer faraón de la Dinastía XIX. “Famosa figura —agregó—, sobre todo por las huellas aún existentes de su reinado. Además hicimos pinturas sobre Cleopatra VII, también llamada Lágida, la última reina del llamado período helenístico de Egipto”.

Cleopatra VII, la última reina del período helenístico.

 

“Este lugar posee originalidad y magia”

“Aquí podemos divertirnos con buena música y al mismo tiempo descubrir esa antiquísima cultura que solo conocemos a través de los libros y en las clases de historia. Este lugar posee originalidad y magia. Debemos valorarlo como patrimonio cultural, cuidarlo y velar porque se mantenga tal y como fue concebido por Fidias”, dijo Aleida Mena, estudiante universitaria y asidua visitante. Inaugurado a inicios del año 2013, recientemente retocado, previsto como un proyecto de desarrollo local auspiciado por la Empresa Provincial de Servicios Especializados (Epese), en El Faraón se brindan variados alimentos y bebidas a precios módicos.

En sus espectáculos participan artistas del patio. La diversidad de sus actuaciones y de la música grabada está en correspondencia con el heterogéneo público; motivo por el cual el programa cambia según los días de la semana, con diferentes propuestas para niños —los domingos—, jóvenes y adultos ya entrados en canas.

Desde que muy joven se introdujo en el complejo universo del arte, Pedrito es admirador del más famoso de los escultores clásicos de Grecia, Fidias (Atenas, 490 a.C.-¿?, 431 a.C.), quien vivió —aunque lejos de Egipto— en tiempos de los faraones. A él, el artífice rinde homenaje mediante sus esculturas, pinturas y otras muchas excelsas creaciones realizadas en su proyecto homónimo, el cual hizo posible que los pinareños dispongan de un centro nocturno devenido curiosa exhibición sobre el mundo antiguo.

 

Escribir comentario

Doce − Diez =

© 2013 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt 
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu