Un destino más competitivo

Un destino más competitivo

Foto: Joaquín Hernández Mena
Foto: Joaquín Hernández Mena

 

Por José Luis Martínez Alejo, Juanita Perdomo y Manuel Valdés

Ese “Me voy a Cuba” con el que viajeros de insospechadas latitudes modifican sus visitas a Punta Cana, República Dominicana, o Cancún, México, para comprar un pasaje a La Habana, Varadero, Trinidad, Cayo Coco y Holguín, coloca al país en una franca ventaja sobre el resto de los mercados competidores de la región.

La llamada temporada alta quizás se presta para aprovecharse de esa curiosidad por la isla que ya este año trajo a casi 4 millones de turistas. Convertir lo que se ha calificado como una cuestión de moda en oportunidad, implicará que los nuevos se encanten y vuelvan, y los repitentes decidan seguir.

Para lograrlo, no quedará otra que la alta, esta suerte de “zafra” turística, “muela” a elevados índices de rendimientos en hoteles, casas particulares, hostales, restaurantes, marinas, agencias de viaje, Transtur, Servisa, esa gran infraestructura hotelera y extrahotelera con la que la nación cuenta en sus planes de captación fresca de divisas.

Así lo sustenta María del Pilar Macías Rutes, directora general de Operaciones y Calidad en el Ministerio de Turismo (MINTUR), que se adelanta en asegurar que este período no es privativo del turismo. “También están en alta los aeropuertos, proveedores y suministradores”, parte de un dispositivo que no debe permitirse fallos.

Asegura Macías Rutes que “lo hecho en términos de inversiones, mantenimientos, gastronomía, alojamiento, y el cumplimiento necesario de los estándares establecidos, ha ido garantizando un paulatino listo en las instalaciones y las actividades de apoyo, para que esta sea desde ya una temporada de éxitos.

Dos destinos conquistan preferencia

En Ciego de Ávila y Holguín, dos destinos que conquistan preferencia, el ajetreo por dejarlo todo dispuesto ha sido particularmente intenso. Inversiones, reparación capital y mantenimientos matizaron los días previos a la temporada de invierno, aunque en algunos lugares todavía se pinten paredes y se decore.

La avileña Iyolexis Correa Lorenzo, delegada del MINTUR, resume una etapa caracterizada por la reanimación de la infraestructura hotelera de la provincia, incluida la de la cayería, momento que concedió prioritaria atención a la planta tradicional de un territorio que representa el 12 % del total habitacional cubano.

A su juicio, las novedades de la presente temporada se asocian con poner en explotación todas las habitaciones en hoteles de reciente creación, así como también al vertimiento de arena en las playas de Cayo Guillermo y los nuevos vuelos que aterrizan en el aeropuerto de Cayo Coco, provenientes de Rusia, Polonia y Estados Unidos.

Precisó, sin embargo, que poner en completa disposición hoteles modernos como el Iberostar Pilar es un propósito que avanza, lo cual refrenda la concepción de que los visitantes elijan por opciones bien distintas a las que han venido encontrando en otras instalaciones de mucho tiempo en explotación y que ya conocen muy bien.

El Pulman Cayo Coco es otra de esas maravillas de estreno, un hotel que, bajo el sistema todo incluido, es gestionado por la cadena francesa Accor. “La cubanía será su sello”, dijo orondo el subdirector general, Luis Armando González Fráser.

En la provincia de Holguín, el objetivo de seguir incrementando hospedajes que cubran las exigencias de quienes optan por sus ofertas, permitirá cubrir esas expectativas, atraer nuevos mercados y, como consecuencia, elevar ingresos que ayuden a cumplir los planes, postura que defiende Julio César Naranjo, delegado del MINTUR.

Brisas Guardalavaca es de las que tributan al empeño. Asentada cerca de una playa que muchos disfrutan, la instalación tiene animados a trabajadores como José Expósito Toledo. “Los cambios estructurales, de tecnología, mobiliario, decoración la han dejado más bonita”, y eso se debe también, aseveró este dirigente sindical, al apoyo de los afiliados a las labores de modernización de 36 habitaciones.

Su compañero, Iván Montero Rodríguez, especialista comercial, dice que se trata de agregar valores con esas acciones, a la que suman la apertura de nuevos restaurantes y bares especializados.

Que la calidad lo distinga todo

Con una planta hotelera renovada, tanto en Ciego de Ávila como en Holguín, ahora queda hacerla rendir todo lo eficientemente que se pueda, urgencia que debe ir de la mano de alcanzar calidad en la prestación de los servicios, algo que inquieta a empleados como Juan Carlos Gutiérrez Cárdenas, dirigente sindical y especialista de cocina en el hotel Tryp Cayo Coco.

“Cuanto hagamos requiere de la exquisitez para que el cliente se sienta satisfecho de forma integral. Nosotros, por ejemplo, estamos muy contentos con los nuevos equipamientos que agilizan la elaboración de alimentos, sin embargo, a muchos nos preocupa la inestabilidad de esenciales productos como hortalizas, condimentos frescos… Aquí no todo está a la “carta”, lamentó.

Cuidar la variedad de ofertas gastronómicas y su presentación, clasifican entre los principales desafíos de la presente temporada que deberá atender con celo la preparación de sus alimentos, justo una categoría que, aunque el MINTUR reconoce haber mejorado, continúa siendo la más cuestionada en las encuestas, a lo que habrá que conceder máxima prioridad puertas adentro de las instalaciones.

Con un movimiento conocido como Líderes de la calidad, el MINTUR y el Sindicato Nacional de Trabajadores de Hotelería y Turismo apuestan porque cada vez sean más los empleados y colectivos merecedores de un mérito que debe llevar a convertir en regla la excepción que hoy unos pocos comparten, para que lo cualitativo sea saldo cotidiano.

Atención óptima será igual a resultados óptimos

La pretensión de hacer de esta un alza que robe los corazones de quienes elijan la Mayor de las Antillas, dependerá y mucho del desempeño de los cientos de empleados de esta industria y de la manera en que estos sean gestionados.

Mejorar las ofertas en los comedores obreros, la correcta ejecución de los presupuestos del uniforme y medios de protección, constituyen aspectos en las que las direcciones deberán esmerarse, y a los que no podrán quitarles los ojos las organizaciones sindicales, como al viejo problema del transporte obrero, sin solución definitiva.

“Las guaguas llegan tarde o fallan y se afectan los servicios”, se queja en el Pulman Cayo Coco, Argelio Torriente, un sentimiento compartido por José Expósito Toledo, en Brisas Guardalavaca.

En Varadero Transmetro llega a los puntos y se forma la corredera para hacerse de un asiento y, para colmo, muchos vamos o regresamos de pie, teniendo que enfrentar quehaceres intensos, dijeron trabajadores de la zona 5, que esperaban el turno de las 7:30 en el matancero parque René Fraga.

El turismo depende de él mismo, pero también de otros, de ministerios como el de Transporte, la Agricultura, la Alimentaria y la Pesca, por citar algunos, y de decisivas entidades de apoyo.

Un ómnibus fallido, un suministro tardío, arriesgan la prestación de los servicios, un lujo que el país no se puede dar. Resolver entuertos como estos será vital si se quiere que de noviembre a abril la temporada alta lo sea también por la altura de su desenvolvimiento.

Escribir comentario

1 × cuatro =

© 2013 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt 
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu