Trabajadores

Más de lo que esperábamos

Foto: Tomada de internet

El jubilado Julio César Álvarez González no tenía toda la razón. Así lo demostraron con certeros argumentos José Antonio Pérez Pérez, secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores Azucareros (SNTA) y su homólogo en la provincia de Granma, Carlos Jesús Verdecia Fonseca, a partir de una extensa respuesta al artículo publicado en esta sección ¿Será lo que merezco?

Confirman que el lector laboró durante 47 años en el taller Comandante Manuel Fajardo, hasta el día 30 de abril del 2016, según reflejan en la carta, en la cual enumeran méritos acumulados por el obrero, quien mantuvo una trayectoria positiva como dirigente sindical y fue presidente del órgano de justicia laboral. Trabajador destacado en varias ocasiones, obtuvo varias distinciones, pero nunca el Sello 80 Aniversario Lázaro Peña, como planteara.

Él reclamaba también una despedida y el reconocimiento a los retirados. Al respecto explican que es una tradición del centro, pero por diferentes factores, entre los que sobresale la difícil situación financiera, no se pudo congratular inmediatamente a los ocho jubilados, aunque la actividad se mantiene en plan. Tampoco es real que renunció a 20 días de vacaciones para adiestrar a la especialista que asumió su cargo, ni en el taller está previsto vender jabas con productos para el Día de los Padres a trabajadores y jubilados.

Por otra parte, su decisión de presentar la jubilación no solo fue por el salario escala y la penalización del primer trimestre del año. Andrés Guzmán Acuña, responsable de Recursos Humanos, señaló que Julio César en “dos ocasiones cometió errores en el cálculo del salario para llevarlo a nóminas y tuvo que asumir su responsabilidad y pagar de su bolsillo”.

Señalan que no es válida la reclamación de la ropa de presencia, pues la asignación se hizo en correspondencia con lo establecido en los procedimientos y en el Convenio Colectivo de Trabajo. Uno de los requisitos es haber laborado seis meses en el año y el lector solo trabajó cuatro.

La sección sindical solo de jubilados a la que hacía referencia no existe; lo corroboraron diferentes funcionarios de la Central de Trabajadores de Cuba en Manzanillo.

En el buró sindical del centro están afiliados 39 compañeros retirados, pero 12 son los que participan en actividades patrióticas, recreativas, chequeos de emulación, trabajos voluntarios; ayuda a los enfermos, cuidado y mantenimiento del monumento a Jesús Menéndez en el municipio y dan su aporte en el huerto para apoyar al comedor obrero. Es importante acotar que varios dirigentes afirmaron que la atención a esas personas se realiza a través del buró y la sección sindical.

Luego de estas aclaraciones recomendamos a Julio César que se integre a su colectivo, que hace más de lo que esperábamos.