La inmensa trascendencia de un instante

La inmensa trascendencia de un instante

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…
 Foto: Ramón Barreras
Foto: Ramón Barreras

La memoria tiene entramados complicados. Desde hace 16 años  es frecuente escuchar  el concepto de Revolución, incluso analizarlo, sabemos su trascendencia y lo apoyamos, y solo en esta circunstancia es que recuerdo cómo fui testigo directa de aquellas palabras.

Esos días vienen a mi mente  y en especial aquel  momento excepcional.

Era la mañana del Primero de Mayo del 2000,  acabábamos de escuchar a Fidel  en la madrugada durante el Congreso de la CTC. Sus palabras eran aleccionadoras, se habían tomado medidas importantes para el movimiento sindical para potenciar  la eficiencia económica, la atención al trabajador y a la mujer trabajadora, Fidel era  el ideólogo. También asistían varias delegaciones de sindicalistas  de diferentes países  que se pronunciaron a favor de una lucha que comenzaba: la liberación de los Cinco Héroes antiterroristas cubanos.

Los delegados atendían las observaciones del Comandante en Jefe Fidel Castro. Era madrugada y él, dándose cuenta de la hora,  explica que quedaría clausurado el Congreso en la Plaza de la Revolución. La Plaza como siempre, inmensa, hermosa, engalanada con banderas y flores, y el pueblo junto a él.

Fidel habló, hizo un resumen de los días vividos  en discusiones e ideas y  en medio de la alegría que  significa un Primero de Mayo para los cubanos comenzó a decir con voz enérgica, el concepto de Revolución.

Poco a poco la algarabía iba disminuyendo y se hacía silencio, que llegó a ser profundo, por instantes se aplaudía, y se empezaban a agitar banderas, a gritar Fidel, Fidel, Fidel… El pueblo sabía lo que Fidel estaba explicando, el pueblo sabía que Fidel había concretado en breves párrafos nuestra autenticidad, nuestra historia, nuestras convicciones.

Después ese concepto quedó para impulsar ideas, para establecer compromisos, para convocarnos a ser mejores cubanos, hoy se firma para seguir siendo martianos, para seguir cumpliendo con el guía, con el líder, simplemente para seguir siendo Fidelistas, que es seguir unidos, para continuar siendo  solidarios, para seguir siendo internacionalistas. Para seguir siendo banderas.

 

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu