Trabajadores

Responden sobre servicio del Planetario

Foto: Joaquín Hernández Mena

 

Por malos tratos o simplemente por no recibir respuesta oportuna o ser desinformados cuando llegan a una institución ese es el motivo de las frecuentes quejas de clientes de disímiles servicios. Es por ello que debe elegirse con sumo cuidado a aquellas personas que serán la “primera cara” del centro, bajo la máxima de que la impresión inicial es la que perdura y si es negativa más.

Algo así le ocurrió a inicios de agosto del presente año al capitalino Jorge Álvarez Rey con el servicio del Planetario de La Habana Vieja. La incorrecta orientación recibida por una recepcionista le provocó una gran insatisfacción.

Para aclarar lo sucedido, la Máster en Ciencias Lesbia Méndez Vargas, directora de Patrimonio Cultural de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, abunda sobre el análisis llevado a cabo por la máxima autoridad del centro y sus trabajadores.

Según explica, de conjunto indagaron y pudieron constatar que la causa del reclamo fue una inadecuada respuesta por vía telefónica, ante la solicitud de reserva que hizo el compañero el 4 de agosto. Su llamada fue atendida desde el teléfono de la recepción 7864 95 44 por una empleada que, aunque llevaba poco tiempo de labor, a criterio de la dirección del Planetario “ha realizado su trabajo con seriedad y adecuada forma, como debe ser para quien tiene que recibir y atender público”.

Consideramos que se trata de un malentendido, provocado porque la compañera no logró explicar con claridad la nueva vía para adquirir entradas, apunta Méndez Vargas.

“Los argumentos erróneos terminaron confundiendo y desinformando a su interlocutor. Ofrecemos disculpas al lector por el disgusto ocasionado y le invitamos que visite esta atractiva institución con su familia cuando lo desee, para que disfrute del maravilloso espectáculo guiado por profesionales y amables personas”, agrega.

 ¿Cómo acceder al Planetario?

En otro momento de su carta, la directiva expone que el sistema de reservaciones por teléfono fue creado como mecanismo para organizar el acceso, debido a que el centro solo cuenta con 60 capacidades por función. En las vacaciones escolares, por la alta demanda, se decidió que todos los cupos fuesen para el público y no se aceptarían solicitudes de instituciones educacionales u otras, puesto que recesan en esa etapa.

Sin embargo, argumenta, a lo largo de estos años hemos sido criticados porque esa variante no ofrecía confianza a los clientes. Estos referían que la mayoría de las veces cuando comunicaban ya todo estaba ocupado, lo cual siempre dejaba la duda de si se actuaba correctamente.

A partir de mediados del 2015, la dirección de Patrimonio Cultural hizo cambios atendiendo no solo a estas experiencias, sino también a la necesidad de racionalizar al personal. Así en el caso del Planetario se decidió eliminar el citado sistema y poner la venta de las entradas, por orden de llegada, en el quiosco que antecede a la institución, ubicado en la Plaza Vieja, desde donde también se adquieren los tiques para la Cámara Oscura.

Desde entonces, el sistema de reservaciones por teléfono solo funciona durante los días laborables de los períodos no vacacionales para coordinar visitas asociadas a eventos, organismos o centros educacionales; de manera que los fines de semana toda la capacidad sea para el pueblo.

Cantidad de público recibido en el Planetario este verano

Visitas libres en julio 2016                   9 mil 491 personas

Visitas libres en agosto 2016                12 mil 580 personas

Por el programa de Rutas y Andares     10 mil 351 personas