Realizan coloquio Fidel y la Revolución de las Mujeres

Realizan coloquio Fidel y la Revolución de las Mujeres

La pregunta qué hubiera sido de las cubanas sin la Revolución suscitó hoy un rico debate, en La Habana, en un coloquio en el cual mujeres de diferentes generaciones agradecieron a Fidel Castro por inculcar conciencia en pos del empoderamiento femenino.

Foto: Ismael Batista/Granma
Foto: Ismael Batista/Granma

Teresa Amarelle, miembro del Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC) y secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), subrayó que sin la sapiencia del Comandante en Jefe, y de la eterna  presidenta Vilma Espín, el país no pudiera exhibir logros en materia de igualdad de género.

La FMC es una de sus principales obras, acotó ante Olga Lidia Tapia, miembro del Secretariado del PCC; Gladys Bejerano, vicepresidenta del Consejo de Estado y Contralora General de la República; Inés María Chapman, miembro del Consejo de Estado y presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, y de otras funcionarias.

Reunidas en la sede de la Central de Trabajadores de Cuba, en el encuentro Amarelle rememoró el primer discurso de Fidel luego del triunfo en 1959, cuando expresó que “la mujer es un sector de nuestro país que necesita también ser redimido, porque es víctima de la discriminación en el trabajo y en muchos otros aspectos de la vida”.

Sobre esta frase Yolanda Ferrer, antigua secretaria general de la FMC, enfatizó acerca del afán de justicia del líder de la Revolución, para quien “siempre fue una prioridad eliminar cualquier prejuicio hacia el sexo femenino”.

Comentó que las mujeres antes de 1959 representaban solo el 12 por ciento de la fuerza laboral ocupada, con o sin salario, y que la mayoría se desempeñaba en el ámbito privado como domésticas, obreras de la aguja, maestras o enfermeras.

Las palabras de Fidel incitaban a participar y propició que poco a poco ellas se acercaran a Vilma, y pertenecieran luego a una organización defensora de sus derechos, premisa de la FMC, dijo la también presidenta de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Asamblea Nacional del Poder Popular.

A su vez la periodista Marta Rojas ejemplificó con hechos y personalidades cómo, desde siglos pasados, las féminas destacaban por su fervor revolucionario, como la esclava Carlota, cuyo nombre honró la operación militar de los cubanos en Angola.

Mencionó, además, a las independentistas Ana Betancourt y Mariana Grajales, y a otras cubanas sobresalientes en el arte, la literatura y las ciencias, entre ellas, Juana Borrero, Gertrudis Gómez de Avellaneda y Rosa Elena Simeón.

Rojas se refirió también a las heroínas Celia Sánchez, Haydeé Santamaría y Melba Hernández, sobre las cuales narró anécdotas de su rol en la clandestinidad, en la Sierra Maestra, en el juicio del Moncada, y en disímiles tareas indicadas por Fidel.

Respecto a los difíciles tiempos de la dictadura de Fulgencio Batista y la vida en la montaña de los rebeldes habló la Generala Delsa Esther “Teté” Puebla, quien narró que con solo 17 años subió a la Sierra Maestra.

Relató sobre la creación del Pelotón de las Marianas y la atención a las madres, esposas e hijos de los caídos, al  tiempo que ponderó el humanismo de Fidel, al comentar que él también se interesaba por las familias de los capturados, “las cuales en ocasiones no sabían que ellos eran asesinos”, confesó.

Teté insistió en la importancia de que las nuevas generaciones conozcan las raíces de la Revolución, y en especial profundicen en el pensamiento de Fidel.

La actividad estuvo amenizada por integrantes de la Compañía Infantil La Colmenita. (Tomado de ACN)

Escribir comentario

© 2013 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt 
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu