Testimonio de una heroica gesta

Testimonio de una heroica gesta

Hace casi seis décadas, en 1960, se publicaba por primera vez un libro que, con el devenir del tiempo, se convertiría en una obra referencial sobre un acontecimiento imprescindible en el proceso revolucionario cubano. Se trata del testimonio El juicio del Moncada, de Marta Rojas, aparecido, desde entonces, en varias ocasiones, una de las más recientes, en el año 2008, por la Editorial de Ciencias Sociales.

Es ésta una obra referida a la Causa 37, de 1953, radicada en la Audiencia de Santiago de Cuba. Proceso mediante el cual la tiranía batistiana juzgaba a Fidel, y a los jóvenes de la Generación del Centenario, por su participación en los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, ocurridos el 26 de julio de ese propio año.

La autora, quien participó como periodista en las sesiones de ese juicio, para así convertirse en testigo excepcional de esas jornadas, ofrece, junto a documentos, declaraciones, entrevistas, su propio testimonio sobre el proceso. Texto que presenta, además, el panorama sociopolítico de la isla, en el momento en que se produce el asalto a uno de los enclaves militares más importantes de la dictadura de Fulgencio Batista.

De notable trascendencia resultan los documentos que, como anexos, enriquecen El juicio del Moncada. Se incluyen, entre otros, el alegato de autodefensa de Fidel en ese juicio, conocido internacionalmente como La historia me absolverá; la relación de mártires del Moncada; la integración de la Sala del Tribunal de Urgencia para la Causa 37, y la versión textual de los hechos dada por el Estafo Mayor del ejército de la tiranía.

Completan esta edición otros materiales. Se reproducen el prólogo escrito, en 1979, por el narrador Alejo Carpentier; así como las palabras de presentación que acompañaron el libro, en 1964, con la firma de Harydée Santamaría y Melba Hernández. “Acerca de cómo hice este libro”, de la propia autora, revela interesantes anécdotas relacionadas con la creación del volumen.

He aquí uno de los pasajes que, en ese texto, cuenta Marta Rojas:

No obstante continuar vigente la censura de prensa y la ley de Orden Público, redactaba cada sesión del juicio del Moncada como si fuera a publicarse en un periódico al día siguiente, pues quería llevarle al director de Bohemia el juicio completo, tan pronto concluyera.

Mi vínculo directo con Bohemia había surgido el mismo día 26 de julio de 1953 cuando Panchito Cano, el fotógrafo de la revista en Santiago de Cuba, por demás vecino mío, llamó a Miguel Ángel Quevedo para informarle que yo me encontraba retenida con él y otros periodistas en el Moncada, hasta tanto el mando del regimiento autorizara el recorrido por “el teatro de los hechos”, y que una vez que tuviéramos el material les enviaríamos, rápidamente, el reportaje sobre los sucesos de ese día, el 26.

Los dos habíamos estado en los carnavales durante la noche y la madrugada como era tradicional en Santiago. Nos encontramos en la Trocha, yo estaba con mis amistades participando de la fiesta y él con otros fotógrafos. Como me conocía me pidió que hiciera una crónica y los pies de grabado para su reportaje del carnaval, lo cual no requería ningún esfuerzo. Cuando, casi al amanecer, nos íbamos a nuestras casas, sentimos los disparos. En ese momento no sabíamos de qué se trataba, ni dónde ocurría el tiroteo, al igual que la inmensa mayoría de la gente que nos rodeaba, y lo atribuí a los cohetes chinos o fuegos artificiales, propios del carnaval.

—Son tiros—  afirmó Panchito, disgustado. Y acto seguido me dijo:

—Se nos fastidió el reportaje de los carnavales.

—Pues vamos a hacer el de los tiros—  le respondí, muy lejos de imaginarme la trascendencia de esa respuesta asumida como una decisión. Buscábamos la noticia.

Otras obras publicadas por Marta Rojas (Santiago de Cuba, 1931), también abordan los sucesos del 26 de julio de 1953, en Santiago de Cuba y Bayamo. Son El que debe vivir, galardonada con el Premio Casa de las Américas, en 1978, en el género de testimonio, y La cueva del muerto, novela histórica aparecida en 1983, versionada al cine por Santiago Álvarez como Los refugiados de la cueva del muerto.

Reconocida con el Premio Nacional de Periodismo José Martí por la obra de la vida, Marta Rojas es autora, igualmente, de una producción narrativa que, desde la ficción, recrea pasajes de la historia. Entre sus novelas se encuentran El columpio de Rey Spencer (1993), Santa lujuria (1998), El harén de Oviedo (2002) e Inglesa por un año (2006), esta última galardonada con el Premio Alejo Carpentier.

Al presentar El juicio del Moncada, las heroínas de la gesta revolucionaria Haydée y Melba, aseguran:

Por reflejar verdades, deseos y anhelos de un pueblo que supo liberarse, estimamos que esta obra ha de ayudar grandemente al conocimiento pleno del objetivo que perseguían y las razones que movían a los compañeros del Moncada cuando se lanzaron al ataque de aquella fortaleza militar. Después de haber sido leído este libro por varios participantes del hecho, nos sentimos con absoluta tranquilidad histórica, ya que los aspectos más importantes de este se encuentran reflejados.

Con El juicio del Moncada, Marta Rojas logra una obra que, gracias a la sagaz mirada del periodismo, enriquece el devenir de la nación cubana. Un volumen que trasciende en el tiempo, por ser fiel reflejo de uno de los acontecimientos más relevantes de la historia de la isla, que abrió un nuevo capítulo en su heroica lucha por la definitiva independencia.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu