Un golpe a la presión

Un golpe a la presión

La Organización Panamericana de la Salud anunció el pasado año que solo una de cada cinco personas con hipertensión en América Latina y el Caribe consigue mantener su PA controlada, lo que significa que esté por debajo de los valores indicativos los 365 días del año. Foto: Eddy Martin
La Organización Panamericana de la Salud anunció el pasado año que solo una de cada cinco personas con hipertensión en América Latina y el Caribe consigue mantener su PA controlada, lo que significa que esté por debajo de los valores indicativos los 365 días del año. Foto: Eddy Martin

 

Durante estos meses es frecuente encontrar al exceso de calor como el protagonista negativo de la  cotidianidad. Con la sudoración y vasodilatación que este provoca, en ocasiones el organismo no puede controlar sus acciones de defensa y se hace  más  vulnerable a  varios factores que  atentan contra la salud. En ese contexto es recurrente  el caso de la presión arterial, la cual puede afectarse  en dos direcciones: alta o baja.

Trabajadores conversó con la doctora Maritza Márquez Veliz, especialista de Medicina General Integral,  quien precisó que cuando las temperaturas son muy elevadas, la intensa  vasodilatación produce una caída o  alza de la tensión arterial y aumenta  aceleradamente el pulso. Y añadió:

“Como consecuencia aparece una dificultad respiratoria junto a una sensación de mareo que puede llegar al desvanecimiento; en ese estado llegan muchas personas a nuestro policlínico. “La sudoración es otro determinante; en verano, con días húmedos,  la evaporación del sudor se hace más  lenta. Cuando este no es suficiente  para bajar la temperatura, el cuerpo se calienta y comienzan a surgir  los síntomas de fatiga, por momentos los deseos de vomitar, adormecimiento de las extremidades, entre  otros indicios”.

La especialista destacó que, aunque las personas más asociadas a este  tipo de episodio clínico suelen ser las  adultas del grupo de la tercera edad,  realmente son los niños y los obesos  los más perjudicados.

¿Cuánto sabemos de la presión arterial?

Según la bibliografía médica, la presión arterial (PA) o tensión arterial (TA) es la fuerza que ejerce la sangre contra la pared de las  arterias.  El propósito fundamental  de dicha actividad es que aporte el  oxígeno y los nutrientes a todos los  órganos del cuerpo para su óptimo  funcionamiento.

Las variantes de la PA  pueden ser hipertensión e hipotensión arterial. La primera causa un aumento de esta y es, de conjunto con el tabaquismo, uno de los riesgos cardiovasculares más importantes y modificables dentro del espectro médico.  La segunda es un padecimiento más  silente y se caracteriza por el descenso de la PA por debajo de los límites normales.

En Cuba  las peculiaridades del clima contribuyen  a que  reine la hipertensión, considerada como un factor de riesgo en el origen de las dolencias del corazón, las alteraciones cerebrovasculares y la  insuficiencia renal, dijo la especialista.

Según el Anuario de Estadísticas de Enfermedades  del Ministerio de Salud Pública (MINSAP), alrededor del 30% de los cubanos mayores  de 15 años son hipertensos conocidos, y se estima que después de los 50 años casi la mitad pueda sufrirla.

Es muy común que los pacientes lleguen a la consulta y desconozcan si padecen de PA y si deben mantenerla bajo estricto control. Por lo  general, atribuyen los síntomas a la  fuerte carga de calor, que es importante, pero no el único determinante  de los descontroles en las mediciones  arteriales, argumentó la doctora.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes?

Dolor de cabeza, mareos, náuseas, vómitos, sangramiento por la  nariz;  también pueden s urgir déficit  neurológico y alteraciones visuales (candelillas) para ambos tipos de presiones, pero lo más importante es que el médico constate las cifras de presión elevada o baja.

 ¿Quiénes son los más perjudicados durante el verano?

Sin duda los hipertensos. Durante los meses de julio y agosto  la persona hipertensa se expone a  cuadros de deshidratación que la  llevan a tener taquicardia o aumento de los latidos y palpitaciones,  produciendo fácilmente descompensaciones desde el punto de vista  cardiovascular.

La doctora explicó que cuando alguien practica deportes al aire libre puede aparecer el golpe de calor. En dicha situación la sed avisa  de la pérdida de líquidos, pero en  las personas mayores  el mecanismo  neurológico de la sed está deteriorado y no piden agua, por lo que el  descontrol arterial se evidencia con  mayor rapidez.

¡Atención a los medicamentos en este período! La dosis en exceso de antihipertensivos suele provocar cuadros de hipotensión aguda con sus correspondientes consecuencias. La dosificación de los vasodilatadores, betabloqueantes y diuréticos favorecen  el golpe de calor,  según destaca la doctora Márquez  Veliz.

Y puntualizó que es primordial acudir al cuerpo de guardia de algún policlínico o al de un hospital  cercano en caso de presentar síntomas que puedan relacionarse con  ese padecimiento.

Los hipertensos que desconocen su dolencia se encuentran en posibilidad de desarrollar una crisis; de  ahí la importancia de la vigilancia y  control estricto de esta enfermedad. La principal prevención siempre estará vinculada a los cambios  de estilo de vida: al consumo de vegetales y frutas, reducir la ingestión de grasas saturadas y de sal,  mantener un peso adecuado, incrementar la actividad física, eliminar  o disminuir a niveles no dañinos la  ingestión de alcohol y no fumar.

¿Contra el calor qué se puede hacer?  

Aunque algunos piensan que muy poco, usar ropa adecuada, ligera, amplia, de tejidos frescos, exponerse al sol en forma moderada  y en horas permitidas, permanecer  en lugares sombreados, son algunas  prácticas que se pueden cumplir,  para luego no tener que lamentar

Alimentos que pueden ser útiles para la regulación de la presión

Las altas temperaturas obligan a la población a tomar medidas preventivas para proteger su salud. Foto: Tomada de Cubadebate
Las altas temperaturas obligan a la población a tomar medidas preventivas para proteger su salud. Foto: Tomada de Cubadebate
  • Huevo: En una investigación de la Universidad de Harvard, de Estados Unidos, se  demostró que este  es un alimento que ayuda a controlar la presión arterial. El huevo  posee secuencias de aminoácidos  en la proteína de la clara como la  histidina, importante al controlar  la tensión.
  • Plátano: Su consumo favorece el control de la hipertensión. Es bajo en sodio y no contiene colesterol.
  • Limón: La Sociedad Americana de Hipertensión recomienda mezclar el zumo con agua y consumirlo  en ayunas. Si tiene gastritis, evite  tomarlo sin haber comido antes.
  • Ajo: Científicos de la Universidad de Adelaida, Australia, analizaron los efectos de cuatro cápsulas al día de un suplemento llamado  extracto de ajo envejecido, durante  12 semanas en pacientes con hipertensión y descubrieron que reduce la  presión arterial alta.
  • Agua de coco: Estudios de las universidades de California y West Indian, también de Estados Unidos, coincidieron en que dicha sustancia contiene citrato de potasio, muy  efectivo en el control de la presión.
  • Miel de abeja: Investigadores de la Universidad de Waikato, en Nueva Zelanda, señalaron que dicho néctar tiene efectos calmantes en  los vasos sanguíneos, siendo muy  recomendable consumirla en ayunas todos los días.

¿Sabemos tomarnos la presión?

Tradicionalmente la medición se ha llevado a cabo mediante la utilización conjunta de un fonendoscopio y un esfigmomanómetro, aunque también se usan  los tensiómetros automáticos.  Para realizar su medida se recomienda que el sujeto permanezca relajado, en una habitación  tranquila y con temperatura  confortable. El punto habitual  para ello es el brazo. La PA se  expresa normalmente en milímetros de mercurio (mmHg) sobre la presión atmosférica. Una tensión arterial óptima es la que presenta menos de 120 mmHg la alta y menos de 80 la baja; normal, menos de 130 y 85; normal alta, 130-139 y 85-89. Se valora como hipertensión discreta, 140-159 con 90-99; moderada, 160-179, con 100-109; severa, 180-209 con 110-119, y muy  severa 210 y más con 120 y más. | fuente: Infomed

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu