La KTP con renovados bríos

La KTP con renovados bríos

Preside el sitio histórico una foto de Fidel conduciendo la primera KTP. fotos: Del autor
Preside el sitio histórico una foto de Fidel conduciendo la primera KTP. fotos: Del autor

Desde que el 27 de julio de 1977 el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz condujo la primera combinada cañera hecha en la fábrica KTP, de Holguín, comenzó a escribirse la rica y larga historia de esta industria, única de su tipo en Cuba y América Latina por aquel entonces.

El líder de la Revolución fue el principal propulsor de la idea de construir una gran planta sideromecánica, capaz de hacer máquinas cosechadoras que liberaran al hombre del duro trabajo del corte manual de la caña.

Para la materialización del ambicioso proyecto, cuyo costo ascendió a 46 millones de pesos, se contó con la ayuda de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), que aportó asesoría técnica y el equipamiento tecnológico requerido.

Por eso Fidel, quien siempre estuvo al tanto de la ejecución de la obra, presidió su inauguración junto al embajador de la URSS en Cuba, Nikita Tolubeev, operó la máquina y habló con entusiasmo de la industria, sus potencialidades e impacto social.

Destacó, en primer lugar, los incontables beneficios para el país de esta fábrica, no solo económicos, sino también sociales, atendiendo a su capacidad de hacer equipos que pueden sustituir a decenas de macheteros.

“Cada máquina de esas, precisó, habría desplazado 50 obreros; hoy cada máquina de esas libera 50 obreros del duro trabajo del corte de caña. Cada 1000 máquinas de esas significan 50 mil macheteros menos, que podrán consagrar sus energías a otras actividades.

“¡Vean qué extraordinarios cambios en estos años, qué cambios económicos, qué cambios sociales, y qué cambios sicológicos, cuando realmente los intereses de la técnica y de los trabajadores marchan unidos, como puede ocurrir únicamente en el socialismo!”

Los detalles de este acontecimiento se mantienen frescos en la memoria de Emilio Salazar Calzado, ajustador de máquina herramientas y fundador, quien todavía se emociona al hablar de la puesta en marcha de la industria a la que se ha dedicado por completo.

Este año han terminado 116 molinos de martillo para producir materiales de construcción.
Este año han terminado 116 molinos de martillo para producir materiales de construcción.

“Yo estaba en ese acto, en el que todos seguimos con atención las palabras de Fidel, lo aplaudimos y ovacionamos en varias ocasiones, en especial cuando expresaba su enorme satisfacción por la apertura de una fábrica de tanta importancia para la economía del país.

“Me inicié como trabajador en las combinadas y aquí me mantengo por el sentido de pertenencia, este ha sido mi único centro de trabajo, donde aprendí y me hice lo que soy, por eso sigo sintiéndome bien, a pesar de las dificultades afrontadas”.

Hitos productivos

A partir de su puesta en marcha, la 60 Aniversario de la Revolución de Octubre, como se le denominó en atención a la ayuda recibida para satisfacer la demanda de otros organismos.

Año tras año fue aumentando la capacidad de fabricación de las complejas cortadoras de caña, hasta llegar a producir 600 máquinas anualmente, las piezas de repuesto requeridas para su reparación y más de 30 millones de pesos en valores.

Tal y como vaticinó Fidel y de conjunto con el Centro de Desarrollo de la Maquinaria Agrícola, se avanzó en el diseño y elaboración de combinadas más eficientes y productivas, como la KTP-2, KTP-2M, KTP-3 y KTP-4.

El período de esplendor de la empresa holguinera finalizó con la llegada del período especial y sus restricciones económicas, y la pérdida del principal cliente por la reducción del número de centrales azucareros activos.

A partir del año 1992 se inició una nueva etapa, en la que fue necesario racionalizar la fuerza de trabajo, reorganizar el proceso y dedicarse por entero a la reconversión o reconstrucción de viejas combinadas y la producción de piezas.

Pero no se detuvo su fructífero andar productivo, que incluye la terminación de 7 mil 781 cosechadoras de caña de seis modelos diferentes, la rehabilitación tecnológica de 2 mil 265 y la exportación de 95 hacia 12 países.

Con el objetivo de reanimar la industria, en el 2002 comenzaron a incursionar en la diversificación de la producción con variadas y atractivas ofertas y la búsqueda de potenciales clientes en otros sectores de la economía. Surgieron así nuevos retos productivos relacionados con la fabricación de otro tipo de equipamiento o componentes, que demandaron de mucho ingenio, creatividad y dedicación de especialistas y técnicos para satisfacer disímiles requerimientos.

Fruto de la ampliación del diapasón productivo aparecieron importantes programas que dieron respuesta no solo a pedidos de maquinas y repuestos para la cosecha cañera, sino para satisfacer la demanda de otros organismos.

La combinada número uno está situada en un pedestal al lado de la fábrica.
La combinada número uno está situada en un pedestal al lado de la fábrica.

De las líneas de producción de la fábrica de combinadas comenzaron a salir también carros de combate reparados y modernizados, remolques para distintos usos, contenedores, molinos de piedra, válvulas y compuertas, entre otros.

“Para adaptarnos a las nuevas circunstancias y sobrevivir en medio de las limitaciones del período especial tuvimos que inventar y aprender a hacer de todo”, señaló al respecto Manuel Quintero Boffill, director técnico en funciones.

Buen comienzo de año

La KTP, que pasó a formar parte de una gran empresa mecánica junto a las demás plantas holguineras, cumplió las metas productivas del primer semestre del año, al contar con la materia prima requerida y el empeño de sus más de 400 trabajadores.

El director de producción, Javier Molina, confirmó que cerraron el mes de junio con más de 31 mil piezas de repuesto, el 77 % de lo previsto para el año, destinadas a la reparación de las combinadas por parte del Grupo Empresarial del Azúcar.

Dio a conocer que con el objetivo de rescatar el objeto social de la fábrica, se trabaja de conjunto con la República Popular China y el Cedema en el desarrollo de un nuevo proyecto de cosechadora cañera autopropulsada, la CCA 5000.

Consignó que el prototipo inicial se probó con buenos resultados en los campos de caña y se le introdujeron 50 mejoras tecnológicas encaminadas a incrementar su eficiencia y corregir los defectos detectados.

De acuerdo con el directivo está previsto hacer este año una de esas máquinas mejoradas en la fábrica holguinera, ensamblar otra y traer seis terminadas de China, todas las cuales deben trabajar en la venidera zafra.

“La CCA 5000, resaltó, es una máquina competitiva a nivel internacional, con motor inteligente y otros avances representativos de la tecnología de punta, que esperamos asumir y con ello asegurar nuestro futuro y de la mecanización de la cosecha cañera en Cuba”.

Se trabaja también en la fabricación de contendedores Spiroll destinados a Servicios Comunales, de los cuales tienen terminados 38, y en el segundo semestre harán remolques con el mismo fin, mientras que para la construcción acabaron 116 molinos de martillo y 49 bloqueras, y para la Agricultura 190 compuertas.

Como vemos los trabajadores de la fábrica de combinadas de Holguín, no se detienen, se abren paso con nuevas propuestas ante las dificultades de todo tipo y se aprestan a celebrar con éxito el aniversario 39 de su fundación.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu