En los espectáculos musicales: playback vs. calidad

En los espectáculos musicales: playback vs. calidad

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin valoración)
Cargando…

Tras la realización de disímiles conciertos en teatros y otras instalaciones al aire libre, en los que las interpretaciones vocales e instrumentales de los artistas —cantantes y músicos— se han valido de la sincronía de los labios o fonomímica (más conocida en Cuba como doblaje y en el idioma inglés, lip sync o playback), en muchas ocasiones hemos sido testigos de desafortunados comentarios del público que ha criticado ese método que en última instancia afecta la calidad integral de los espectáculos, en los que no siempre se logra una convincente y exacta concordancia entre la grabación y los movimientos de los músculos de la boca y la cara, y tampoco entre los sonidos acompañantes y la ejecutoria de los instrumentos, en tanto imposibilita disfrutar de las cualidades técnicas de las figuras o agrupaciones.

Aparentar cantar o simular la práctica de un instrumento musical en vivo constituye un recurso empleado desde hace muchos años en los programas de la televisión, sobre todo en recitales previamente grabados para tal fin, pero esa solución en realidad adjudica a los vocalistas y a las bandas o grupos que junto con él salen a escena, la función de “actores” encargados de interpretar un papel, es decir el de hacer mímicas.

Para presenciar ese tipo de representación, la mayoría de las personas no está de acuerdo en pagar una entrada o responder a una invitación, pues desean ir a un coliseo o a cualquier otro lugar donde se produzca el desempeño de vocalistas y músicos, con el fin de disfrutarlos en vivo y no sentirse luego defraudados por la desmedida y deficiente utilización del playback. Algunos, los más exigentes, lo consideran una suerte de timo o fraude.

Los espectadores conocen que el doblaje es un medio al que suele acudirse ante enfermedades o pérdida de cualidades profesionales que afectan la calidad y los matices de la voz, por lo que su reiterado uso puede igualmente ocasionar la difusión de disímiles comentarios que desfavorecen a los artistas, a los que se les atribuye falta de capacidad para desempeñarse en vivo.

Es verdaderamente desagradable percibir la actuación de una relevante figura del pentagrama nacional que no logra sostener la sincronización de los labios con la música grabada, mientras que la atención y tensión que demanda esta manera de exhibirse ante sus fans limita impregnar a sus piezas de la fuerza y sentimiento que caracteriza su estilo. Igualmente penoso es notar que de determinados instrumentos, como de los de percusión por ejemplo, emanan sonidos sin que apenas los dedos de las manos los hayan rozado.

Estos engorrosos incidentes se repiten con bastante frecuencia en nuestro país, sobre todo en los conciertos que posteriormente serán transmitidos por la pequeña pantalla.

De lo que se trata es de hablar claro. Si el uso del playback es imprescindible por las razones anteriormente expuestas, debe de informársele al público antes o en el momento de adquirir sus entradas, o en la presentación que hacen los locutores en los espectáculos al aire libre. De tal modo, estaríamos advertidos y, por lo tanto, en condiciones de decidir si presenciamos o no dicha función, pues por lo general acudimos a esos espacios para valorar las cualidades artísticas de nuestros paradigmas musicales y no para verlos asumir el ridículo papel de inexpertos actores mímicos que además de decepcionarnos, para algunos constituye motivo de burla.

Vale apuntar que el playback, además de la televisión, es utilizado en conciertos de música tecno, elaborada con elementos informáticos, así como en determinadas canciones difíciles de interpretar en vivo; en películas, videojuegos y en adaptaciones de óperas, entre otros usos artísticos donde constituye un recurso imprescindible.

Un comentario en En los espectáculos musicales: playback vs. calidad

  1. Realmente es una práctica que deja mucho qué desear de un músico. También apelo a que se revise qué música es la que se le brinda al pueblo, la radio, la TV y las programaciones en áreas culturales generalmente enaltecen la música de mal gusto, chavacana. La cultura se cultiva a través de esos medios de comunicación lo cual a la larga incide en el comportamiento social.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirectores Editoriales: Alina Martínez Triay y Joel García León
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu