Un dolor que incapacita

Un dolor que incapacita

Ejercicios para evitar el dolor de la ciática. | foto: Tomada de elblogdelasalud.imfo
Ejercicios para evitar el dolor de la ciática. | foto: Tomada de elblogdelasalud.imfo

Ricardo Rojas sintió un fuerte dolor lumbar que le tumbaba la pierna derecha. “Se me abrió la cintura”, se dijo en los primeros momentos, ya que hacer fuerzas durante su trabajo en el campo es algo cotidiano, y tiene molestias frecuentes en esa parte del cuerpo.

Sin embargo, el malestar no cedió ni con la faja ni con los primeros medicamentos; al amanecer de tres noches sin poder dormir ni acostarse en su cama, consultó al ortopédico.

A Natalia Molina el padecimiento se le hace común, pero los síntomas son distintos: fuertes latigazos en la parte baja del glúteo, que se irradian por el muslo y la pierna derecha, aunque en algunos instantes lo sufre en los dos miembros.

Para ambos casos, ortopédico y fisiatra, respectivamente, hicieron el mismo diagnóstico: ciatalgia o dolor ciático, que se produce por diversas razones, pero es más común por la inflamación del nervio más largo del organismo, la compresión que algún músculo, traumatismo o tumor ejercen sobre él o por el desplazamiento de los discos de la columna dorsal y lumbar o de las vértebras.

También se describe cuando los espacios por donde pasa el nervio ciático de estrechan, hay una enfermedad degenerativa de los discos, en el embarazo (el peso extra y la presión sobre la columna vertebral pueden provocar una compresión del nervio), o por infecciones espinales.

Este padecimiento puede frecuentar en las personas de edad avanzada dados los cambios artrósicos que se producen en esa área, además de manifestarse a causa de la escoliosis (deformidad sagital de la columna que se origina en los primeros años de vida).

El profesor Diego Artiles Granda, especialista de Segundo Grado en Ortopedia, dijo que los síntomas de este padecimiento son fuerte dolor en un glúteo, muslo, pantorrilla o borde externo de las piernas, que llega a distribuirse desde la cadera hasta el talón. Se puede sentir hormigueo, adormecimiento, calambre y ardor en el pie.

Según las fuentes consultadas, la ciática no es una enfermedad en sí, sino el término médico empleado para describir síntomas causados por otros problemas en la parte baja de la espalda.

| foto: Tomada de taringa.net
| foto: Tomada de taringa.net

El ciático

El especialista del Hospital Docente Ortopédico Fructuoso Rodríguez explicó que el nervio ciático está formado por la emergencia de las raíces de las últimas vértebras lumbares y sacros, se origina en la espalda, pasa al muslo a través de un espacio que hay en los huesos coxales, en la escotadura ciática, y lo cubre el músculo piramidal o piriforme. Baja por la cara posterior del muslo dando ramas para los diferentes músculos hasta que llega a las piernas y los pies.

Aclaró que es un nervio mixto: lleva la sensibilidad y la motricidad, inerva los músculos para que actúen y sientan, mientras en el trayecto desde su origen hasta su terminación pueden existir problemas centrales o periféricos.

“Los galenos podemos hacer distinción de qué tipo de ciatalgia es, mayoritariamente durante el examen clínico”, aunque reconoció que existen otras investigaciones complementarias, “como la electromiografía y los estudios de neuroconducción, que dan una mayor certeza del diagnóstico”.

Cómo prevenir las causas de la ciatalgia

El profesor Artiles Granda comentó a Trabajadores que las causas que inducen el dolor ciático pueden prevenirse, hasta de manera sencilla algunas veces, y recomendó mantener buenas posturas, así como el fortalecimiento muscular mediante ejercicios generales para el desarrollo del organismo o específicos para la columna.

Explicó que además de los tratamientos a base de vitaminas, anestésicos y antinflamatorios, los anestesiólogos hacen bloqueos del nervio ciático o en los puntos de mayor dolor.

Los procedimientos son variados, y el empleo de uno u otro dependerá de la intensidad y el tipo de dolor que presente el paciente; entre ellos están el quirúrgico (la última opción, al tratarse de una intervención de carácter invasivo); la ozonoterapia (inyecta un compuesto de oxígeno y ozono en el interior del disco afectado, lo que provoca un efecto analgésico y antinflamatorio, que ayuda en el proceso de su regeneración. Las tracciones buscan aliviar la presión y estirar el espacio interdiscal.

p05-23-mayo
El dolor de ciático se irradia desde los glúteos bajando por la pierna y puede viajar incluso hasta los pies y los dedos de los pies

Hacer un buen diagnóstico

El especialista de Segundo Grado en Ortopedia, profesor Diego Artiles aseguró que el 75 % del diagnóstico del dolor ciático está en un buen reconocimiento clínico. Se refirió a patologías que también pueden causar este tipo de malestar, como suelen ser los tumores primarios de las vértebras, o en otras partes como la próstata, útero, mama, tiroides, que secundariamente pueden dar metástasis y comprimir las raíces del ciático. Estos nunca deben ser excluibles a la hora de valorar pacientes con edades por encima de 50 años.

También precisó que a la hora del reconocimiento clínico hay que llevar el interrogatorio del paciente a los efectos que producen el dolor lumbar, ya que muchas veces cuando es debido a una compresión de una raíz nerviosa de las que forman el ciático, el dolor se exacerba con la tos, el estornudo y la defecación.

Especialistas opinan que la ciatalgia genera un gran consumo de recursos económicos, relacionados con su alta prevalencia y sobre todo por la gran cantidad de días de trabajo perdidos. Afortunadamente solo en el 7 % de los pacientes los síntomas se prolongan por más de seis meses y entre 1-2 % requerirán intervención quirúrgica para el alivio de su dolencia.

Riesgos de padecer ciática

Factores que incrementan la probabilidad de desarrollarla:

  • Edad: entre 25 y 45 años.
  • Lesiones como consecuencia de: levantar objetos pesados, moverse o girar súbitamente.
  • Miembros de la familia con ciática o problemas en la espalda.
  • Vibración de vehículos o de equipo pesado.
  • Falta de ejercicio regular.
  • Obesidad.
  • Tabaquismo o alcoholismo.
  • Estrés.

Prevención de la ciática

  • Evitar la obesidad y el sobrepeso.
  • Caminar un mínimo de cinco horas a la semana.
  • Practicar deportes que favorezcan el desarrollo de la musculatura lumbar, como la natación o el tenis. El yoga puede ayudar a mantener una buena tonificación muscular.
  • No agacharse doblando la espalda, sino doblando las rodillas con la espalda erguida.
  • No cargar grandes pesos.
  • No adoptar malas posturas mientras se está sentado en el escritorio o conduciendo. La zona lumbar siempre tiene que estar apoyada en el respaldo o en un cojín.
  • Dormir en colchones flexibles pero rígidos, de forma que la columna vertebral siempre esté en una posición recta.
  • Aumentar el consumo de vitamina C, en relación con la producción de colágeno que afecta a los discos vertebrales, y las B12 y B1.
  • En la ciatalgia aguda el dolor llega por debajo de la rodilla y dura aproximadamente seis semanas. La crónica se mantiene por más de seis semanas y llega al tobillo y al pie.

Un comentario en Un dolor que incapacita

  1. Curar la ciática de forma permanente con frecuencia significa tratar más que la causa física. También es necesario mejorar su dieta para prevenir que el dolor se repita.Una de las maneras más fáciles de reducir el dolor asociado con la ciática es beber más agua. Cuando se está deshidratado, partes de la columna vertebral se desinflan. Esto puede causar una presión extra sobre el nervio ciático. Si es posible, también se deben evitar los alimentos inflamatorios. Existen demasiados alimentos inflamatorios como para enumerarlos todos en este artículo, pero cualquier alimentos con un alto contenido de azúcar pueden conducir potencialmente a la inflamación y al aumento del dolor.Para obtener más información, descargar este libro electrónico gratuito http://tiny.cc/voywey.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu