Cooperativas no agropecuaria: Cuentas claras y el chocolate espeso

Cooperativas no agropecuaria: Cuentas claras y el chocolate espeso

Scenius centra su labor en la búsqueda de fórmulas para el mejor uso de los recursos, un asunto en el que se define el futuro de cualquier entidad.
Scenius centra su labor en la búsqueda de fórmulas para el mejor uso de los recursos, un asunto en el que se define el futuro de cualquier entidad.

Por Amaury M. Valdivia Fernández

Imagine la responsabilidad de conducir a un ejército sin saber a ciencia cierta qué fuerzas lo integran ni qué enemigos u obstáculos enfrentará. Al margen de tremendismos, tal es la situación en que se encuentran algunas empresas de Cuba.

Así lo han reconocido directivos del sector y especialistas de centros académicos: los problemas en la contabilidad y las finanzas, y su consecuente estela de descontrol, siguen siendo moneda corriente en el país. No por gusto, en años recientes se han incrementado las medidas disciplinarias y penales derivadas de comprobaciones realizadas por diferentes organismos.

Sin embargo, las consecuencias no quedan ahí. Lo peor es que con los malos balances financieros se escapan también recursos que pudieran marcar la diferencia entre los buenos salarios o la ineficiencia más crónica.

“Ahí es donde pretendemos incidir”, asegura Alfonso Larrea Barroso, director ejecutivo de la cooperativa no agropecuaria (CNA) Scenius, un emprendimiento creado hace poco menos de dos años y que en los últimos meses se ha extendido por la provincia de Camagüey con una vitalidad impresionante.

“Existe una gran necesidad sin cubrir, tanto de los negocios por cuenta propia, como de los estatales y de otras cooperativas. No se revela un secreto si se dice que la contabilidad todavía está lejos de ocupar el lugar que le corresponde. Hacia ese nicho de mercado se orienta la labor de Scenius”, comenta. La realidad lo respalda. Con un trabajo ya consolidado en La Habana, Villa Clara y Holguín, la CNA que dirige ha encontrado en la mayoría de los lugares muchos problemas, pero no menos potencialidades sin explotar.

Más que gasto, inversión

Al principio algunos directores no entendían la utilidad de contratar a especialistas “de la calle” para que les ayudaran a poner orden en sus cuentas o trazaran estrategias que permitieran un mejor aprovechamiento de los recursos. Aquellos días fueron los más difíciles, cuando Marianela Lovaina Quiñones estuvo a punto de desistir de su recién estrenada responsabilidad como representante de Scenius en Camagüey.

“Pero después que se logra el primer cliente ya está vencida la parte más complicada del asunto. El día que cerramos trato con la empresa pecuaria Triángulo Uno lo pude comprobar. Hoy no solo tenemos un contrato permanente con esa entidad, sino que hemos incursionado en acciones similares con la Empresa Cárnica, y prestamos servicios a otras como la Avícola, la Agropecuaria de Florida y Gelma, aunque la lista de interesados crece cada día”.

La razón estriba en la variedad de ofertas presentadas por Scenius y el alto grado de calificación de sus ejecutores, entre los que predominan especialistas procedentes del sector empresarial y la administración pública.

Uno de ellos es Emilio Batista Arango, quien por casi 40 años laboró en empresas como la Unión de Empresas del Caribe (Uneca). Así acumuló la experiencia que ahora le permite asumir una actividad exigente pero vital para la buena salud financiera de sus clientes.

“Lo mismo realizamos inventarios, que balances de las finanzas, depuraciones de cuentas o diagnósticos de la contabilidad. Es un campo de posibilidades muy amplio, que se adapta a las distintas circunstancias que encontremos e incluso puede llegar a convertirse en un servicio regular”, explica. “La buena salud de todo negocio radica en llevar sus números con el mayor cuidado posible; es ahí donde Scenius se vuelve un aliado útil para las direcciones, pues les permite detectar deficiencias y solucionarlas a tiempo”.

Ese fue el motivo que llevó a la Empresa Cárnica a prorrogar su acuerdo, apunta Jacqueline Rodríguez Gómez, directora interna de esa entidad, una de las más importantes de su tipo en el país. “Luego de una primera experiencia en la que ellos nos dejaron un plan de medidas para los departamentos centrales, decidimos extender su colaboración a las unidades de base. Es una oportunidad excelente para organizar nuestro trabajo de forma más eficiente, prevenir hechos de descontrol y prepararnos para enfrentar los retos que se presenten en el futuro”.

“No se trata solo de que detecten los problemas, también proponen soluciones y ayudan a implementarlas”, resalta por su parte Yoandry Abad Escobar, director de la Empresa Avícola. “Si se tienen en cuenta esos aspectos, y otros como la relación costo-beneficio de las ofertas hechas por Scenius se llega a una conclusión: contratarlos no constituye un gasto, sino una inversión”.

Apoyo para el sector estatal

Scenius representa un claro ejemplo de cómo las cooperativas pueden insertarse en las dinámicas de las instituciones estatales y contribuir a su perfeccionamiento.

Y todo ello sin trascender los límites del escenario local, pues asegura Lovaina Quiñones, “no hemos tenido que traer a nadie de otras provincias. Con los mismos especialistas de Camagüey logramos brindar servicios de calidad y alcanzar un alto grado de satisfacción de los clientes”.

Mas lo verdaderamente significativo ha sido cómo gracias a las acciones de la CNA se han abiertos nuevas oportunidades para el desarrollo de negocios y se han atajado a tiempo vulnerabilidades que pudieran haber resultado muy negativas. Todo ello gracias a la “luz larga” de un número cada vez más creciente de administraciones y la profesionalidad de una cooperativa que —al mejor estilo de un viejo refrán español— apuesta por tener siempre las cuentas claras y el chocolate espeso.

Un comentario en Cooperativas no agropecuaria: Cuentas claras y el chocolate espeso

  1. Resulta muy difícil pelear contra el hombre invisible, sabes que esta alrededor, sientes sus golpes, pero no puedes responder, simplemente es muy difícil defenderse. Sabes perfectamente quien es, pero no puedes llegar a él, porque no se deja ver, porque los puentes solo sirven a él, porque los caminos solo se pueden transitar con su permiso. Cuando el hombre invisible ataca, como los tres monos sabios, nadie ve, nadie escucha, nadie habla. Las instituciones se desdibujan, los responsables se desvanecen como la neblina, no hay respuestas. Unas gruesas cortinas de humo, de normas convenientes o violadas los ocultan. Un muro de convenientes valores escudo, de convenientes principios escudo, de convenientes intereses escudo, de falsas acusaciones escudo, los protege. Ante el hombre invisible la gente se comienza a ocultar, no ves donde estan, no dejan que los escuches, no dirán lo que piensan, comenzaran a fabricarse convenientes escudos. ¿Cuánto daño hace el hombre invisible? Hay que hacerse visible, vivir bajo la luz. Hay que ser bueno y como bueno morir de cara al sol. http://www.scenius.coop
    Alfonso Larrea Barroso

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu