Todos en favor de la salud

Todos en favor de la salud

La población debe tener claridad de por qué la higiene continúa siendo lo fundamental en el combate contra el mosquito. Foto: Eddy Martin
La población debe tener claridad de por qué la higiene continúa siendo lo fundamental en el combate contra el mosquito. Foto: Eddy Martin

 

El Gobierno cubano, de conjunto con las autoridades de salud y de las organizaciones de masas de todo el país, ha implementado un plan de acción intensivo dirigido a revertir la actual situación epidemiológica y ganar en seguridad sanitaria. Dicha estrategia, de conjunto con el  previo llamamiento realizado a la  población cubana por parte del Presidente cubano, General de Ejército  Raúl Castro Ruz, constituyen una  expresión de la permanente voluntad política que el Estado cubano le  ha otorgado al mejoramiento continuo de la salud de la población.

En relación con este tema y su determinación social, el profesor Adolfo Álvarez Pérez, subdirector general del Instituto Nacional  de Higiene, Epidemiología y Microbiología (Inhem), explicó a Trabajadores que “Cuba ha mostrado  lo que se puede lograr en materia  de mejoramiento de la salud de las  poblaciones, a partir de un manejo  integral y participativo de los factores que la determinan: una permanente voluntad política, una sólida  acción intersectorial, una auténtica  participación social, y un desarrollo permanente del sistema de salud,  basado en la formación de capital  humano y su orientación a la atención primaria de salud”.

Álvarez Pérez expresó que la salud de la población se encuentra determinada socialmente por un conjunto de factores que actúan de manera interrelacionada entre sí. De ahí que cuando hablamos de determinantes sociales de la salud (DSS) nos estamos refiriendo a las condiciones concretas en que nace, vive, trabaja y envejece una población en un lugar y momento dado,  “la causa de las causas”, condiciones que determinan una situación  de exposición diferencial que propicia que unas personas enfermen  y otras no, independientemente de vivir en una misma ciudad, provincia o país.

Los esfuerzos realizados hasta el momento por Cuba en materia de lucha antiepidémica, han sido reconocidos históricamente como satisfactorios por expertos y directivos  de la Organización Panamericana  de la Salud (OPS) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El entrevistado puntualizó que las prioridades actuales de las DSS apuntan a los principales problemas del cuadro de salud cubano. Foto: Agustín Borrego
El entrevistado puntualizó que las prioridades actuales de las DSS apuntan a los principales problemas del cuadro de salud cubano. Foto: Agustín Borrego

 

Sin embargo, en estos momentos, como se ha planteado por los directivos de salud en diferentes espacios  de comunicación social, se requiere  de una mayor y mejor participación  de los distintos sectores de la población en general, en el enfrentamiento  a la actual situación epidemiológica  y el manejo integrado de los factores  que la determinan socialmente.

El galeno también agregó que en estos momentos constituye un reto ineludible insertar el enfoque de los determinantes sociales de la salud a la práctica del Sistema Nacional de Salud (SNS) y en especial del nivel primario de atención en salud. Por ello, dentro de los objetivos de trabajo del MINSAP para el presente  año, se incluyó fortalecer la capacidad de análisis de la situación de  salud a nivel nacional, territorial y local, a partir de la introducción del enfoque de determinantes sociales y equidad en materia de salud.

 Salud y determinación social

En un encuentro con la prensa, autoridades del MINSAP explicaban  que el riesgo de introducción de epidemias como el zika en el país es  elevado, debido a la amplia cooperación e intercambio internacional  —en menos de 36 horas un viajero  puede trasladar un virus de una región geográfica hacia otra—, altos  niveles de infestación del mosquito transmisor en 55 municipios del país, que abarca a todas las provincias y la alta susceptibilidad de  nuestra población, por no haber estado expuesta previamente a estas  enfermedades.

A estos factores se les suma la inadecuada calidad técnica del trabajo antivectorial, la persistencia de  condiciones medioambientales desfavorables, la escasa participación  popular en la solución de los riesgos  y la situación climatológica con elevadas temperaturas y humedad.

¿Cómo podemos actuar sobre las DSS?

“En este sentido tenemos que rebasar el umbral académico del tema  e introducir el enfoque a la práctica  del SNS. Esto significa explicar la  situación de salud desde la atención  primaria (médico y enfermera de la  familia), quienes desempeñan un  papel decisivo en la participación de  los demás actores en el cumplimiento de las funciones esenciales de la  salud.

“Sin una sólida gobernanza local, sin una fuerte intersectorialidad  y sin participación comunitaria la  determinación social de la salud se  queda solo en el concepto. Solo podremos impactar localmente sobre la salud y los factores que la determinan si seguimos la máxima martiana  de ‘con todos y para el bien de todos”’,  precisó el profesor Álvarez Pérez.

No hay convocatoria mejor a fomentar la autorresponsabilidad que el llamamiento a nuestro pueblo hecho por el General de Ejército  Raúl Castro Ruz: “Una vez más el  verdadero protagonismo en la lucha  contra las amenazas de epidemias le  corresponde a todo nuestro pueblo,  pues para alcanzar el éxito en esta  importante y necesaria tarea es imprescindible contar con su participación consciente…”

Vuelve a estar el control en manos de la población, de lo que sea capaz de ayudar a las autoridades sanitarias y la higienización del país.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu