Respuesta a Vidas en riesgo

Respuesta a Vidas en riesgo

Joven buzo Reynier Roque Santos, trabajador de la unidad empresarial de base  (UEB) Pesca Nuevitas, en la cual denunciaba la responsabilidad de su  entidad en el accidente que sufrió en  julio del 2014 y le provocó una enfermedad descompresiva. Foto: Tomada de internet
Joven buzo Reynier Roque Santos, trabajador de la unidad empresarial de base (UEB) Pesca Nuevitas, en la cual denunciaba la responsabilidad de su entidad en el accidente que sufrió en julio del 2014 y le provocó una enfermedad descompresiva. Foto: Tomada de internet

 

A mediados de septiembre del año pasado publicamos la carta del joven buzo Reynier Roque Santos, trabajador de la unidad empresarial de base  (UEB) Pesca Nuevitas, en la cual denunciaba la responsabilidad de su  entidad en el accidente que sufrió en  julio del 2014 y le provocó una enfermedad descompresiva.

La Empresa Industrial Pesquera de Santa Cruz del Sur (Episur) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Industria Alimentaria y la  Pesca (SNTIAP) no se quedaron de  brazos cruzados e inmediatamente  comenzaron las indagaciones correspondientes para esclarecer punto por  punto lo sucedido, de todo lo cual nos  enviaron constancia.

Desenredando la madeja

En su misiva a Buzón abierto el lector culpaba a su centro de lo sucedido “por la escasa preparación  profesional para el desempeño del  trabajo”. Pero según los documentos recibidos, la investigación en la  UEB, a cargo de Domingo Navarro  Conde, su director, arrojó que él no  respetó la profundidad a la que tenía indicado descender y, por tanto,  concluyen que la causa del accidente fue su negligencia.

El Departamento de Recursos Humanos, antes de ir a cumplir sus tareas, les entrega la instrucción con los procedimientos operacionales de trabajo de seguridad y salud para este tipo de pesquería. En dicho documento se explicitan las funciones a realizar, las normas de tiempo y descanso  establecidas para antes y después de  bucear, y la profundidad a la que deben bajar, explica Osmany Barreiro  Consuegra, director de Episur.

Ciertamente Reynier tenía una plaza como marinero, pero dentro de su contenido de trabajo se encuentran las labores de buceo, así pudimos apreciarlo en un documento que detalla sus funciones y tareas principales,  acuñado por él y la administración.

La comisión investigadora de Episur aclaró que en el momento del suceso, el lector sí contaba con un carné que lo acreditaba como buzo de aguas abiertas, emitido desde el 25 de enero del 2002 por la empresa Neptuno, con el número 442, y validado por  un especialista en buceo; “como esta  entidad ya no radica en Cuba, continúa homologando a este tipo de trabajadores la firma  Acuc”, detallan.

Al respecto, Emigdio González Gómez, director general de la náutica Marlin Santa Lucía, explica que los compañeros de la pesca le solicitaron certificar a sus trabajadores, lo cual fue posible por una didáctica que limita la profundidad a 30 metros.

“Cuando ocurrió el accidente, los buzos no estaban certificados con ninguna didáctica nuestra. Reynier hizo dos inmersiones seguidas a más de 30 metros, violando el tiempo de intervalo de superficie. La transgresión de los procedimientos establecidos provocó el hecho”, significó.

Con respecto a los equipos de buceo, González Gómez asegura que todos  los que por concepto de arrendamiento  salen de sus instalaciones son los mismos con que se les presta servicios al  turismo internacional, y tienen su mantenimiento actualizado, de acuerdo al  régimen de trabajo. “La mayoría de los  accidentes de este tipo ocurren por desconocimiento teórico de la actividad y  violar los parámetros establecidos para  la inmersión”, recalcó.

Más puntos sobre las íes

El remitente también se mostraba inconforme con el trato brindado por  su centro, alegaba desatención y falta de apoyo. El informe investigativo detalla cada una de las gestiones  hechas por la entidad en función del  accidentado: apoyo monetario por las  secciones sindicales, le garantizaron  el transporte para ir al hospital en  Santiago de Cuba en repetidas ocasiones, primero en helicóptero y luego  en taxis pagados en CUC.

Todos los certificados médicos fueron abonados por la administración y a afectación salarial ocurrió por “los desfases” en las fechas que tenían los documentos, subraya Navarro Conde. Los compañeros del departamento económico, al percatarse, les aclararon a  él y a su familia que de no entregar los  certificados uno a continuación del otro  perdería dinero y se les mostró cómo  realizar los cálculos, agrega.

En abril del 2015 la comisión de peritaje médico del municipio le dictaminó invalidez parcial permanente  para el trabajo con las limitaciones  de: no buceo, no esfuerzo físico, no  exponerse a alto riesgo en superficies  inestables, no estadías prolongadas de  pie. En consideración a su estado se le  ofreció la plaza de agente de seguridad y protección, nunca la de estibador como él mencionó, pues ese puesto  ni existe en la plantilla del centro.

Lo ubicaron en la posición que consideraban menos riesgosa, el taller de mantenimiento, pues ahí lo  acompañarían dos agentes, el oficial  de guardia y el técnico de producción  del puesto de mando. Al finalizar las  indagaciones Reynier seguía formando parte de la plantilla de la UEB de  Nuevitas y cobraba un subsidio.

La fiscalía municipal al recibir la queja verbal del afectado por la plaza laboral, contactó con la empresa y le informaron de las acciones que estaba adoptando con el caso.

Al final de su misiva, el buzo alertaba sobre otro suceso que le ocurriera a uno de sus colegas, Yohander  Mico, y la entidad aclaró que este había recibido las mismas atenciones.

Además, con respecto a la recaída a la que hacía referencia el lector, el propio Yohander explicó que no fue cierto; tuvo malestares y cuando la empresa lo trasladó al hospital, los médicos le informaron que esos síntomas no tenían relación con el incidente sucedido anteriormente y se le  declaró apto para trabajar.

A la luz del sindicato

Pedro Manuel Díaz Jover, secretario general del SNTIAP, argumenta  que aun cuando las primeras accio- nes fueron realizadas por la esfera de Asuntos laborales y sociales del Sindicato Nacional, se encomendó al Comité Provincial de Camagüey el tratamiento priorizado a la queja y buscar las causas que motivaron la inconformidad.

María Espinosa Molina, secretaria general de dicho Comité y quien  presidió la comisión organizada a  tales efectos, intercambió con la dirección administrativa y el ejecutivo  sindical y revisó los documentos del  expediente de Reynier.  Se comprobó  que, el día del accidente, el trabajador  recibió el examen físico que se realiza  a los marineros y sí tuvo apoyo de la  empresa en su proceso de atención y  recuperación médica. Asimismo consigna que la plaza otorgada fue de  custodio y ello no contradecía las indicaciones facultativas.

También quedó demostrado que la compañera Raiza Sánchez Villegas, secretaria general del buró municipal del SNTIAP en Nuevitas, tramitó y efectuó los análisis necesarios a partir de las preocupaciones planteadas  por Reynier.

A pesar de que su queja fuera declarada sin razón por las dos instancias, Díaz Jover comenta que valoraron con la dirección de la División Pesquera del Grupo Empresarial  de la Industria Alimentaria y con la  dirección de Capital Humano la posibilidad de realizar un análisis del  cumplimiento de lo indicado en el  Código de Trabajo para estos puestos  específicos.

Ello se efectuará “en los colectivos laborales que lo requieran, pues  en algunas entidades pueden existir  incumplimientos de lo legislado y lo  pactado en los convenios colectivos  de trabajo”. Esta decisión evidencia  que la queja de Reynier sirvió como  alerta, pues en la carta de la administración, de igual modo, se reconoce el gran impacto del artículo en su  sistema empresarial, pues los llevó a revisar el estado actual de las condiciones en que se efectúa la práctica  del buceo en Episur.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu