Un enemigo se multiplica

Un enemigo se multiplica

El autofocal laboral: una de las acciones que se encrementan en Santiago de Cuba ante la amenaza de virus transmitidos por el Aedes aegypti. Foto: Francisco Hechavarría
El autofocal laboral: una de las acciones que se encrementan en Santiago de Cuba ante la amenaza de virus transmitidos por el Aedes aegypti. Foto: Francisco Hechavarría

 

Por Ana Margarita González y  Betty Beatón Ruiz

El virus del zika se propaga aceleradamente por una treintena de  países, muchos de ellos ubicados en  Latinoamérica, provocando serios  daños a la salud humana; sin embargo, y a pesar de su novedad, no es el  único que afecta en estos momentos;  el dengue y la chikungunya también  hacen estragos en la región.

Su impacto ha provocado la declaración de una emergencia sanitaria  global, que parte de la Organización  Mundial de la Salud (OMS), y pone en  alerta a todas las naciones, incluyendo  a aquellas que están lejanas de los escenarios de transmisión.

Cuba, por esa vocación que tiene de profesar la medicina preventiva, pone en tensión los mecanismos  para reducir la presencia del agente  transmisor de esas enfermedades: el  mosquito Aedes aegypti, con acciones que parten desde las instituciones de salud hasta los centros laborales y los hogares.

Así lo confirmó el doctor Santiago Badía González, secretario general, del Sindicato de Trabajadores de  la Salud, cuando expresó que teniendo en cuenta la afectación que estas  enfermedades provocan, y sus costos  económicos y políticos, esta organización y el Ministerio de Salud Pública  (MINSAP) trabajan cohesionadamente para que en cada centro laboral por  pequeño que sea, se libre una batalla  de saneamiento que contribuya a la  eliminación del mosquito.

Informó que Cuba cuenta con territorios  donde hay transmisibilidad  de dengue, por lo que se desarrollará  una campaña intensiva durante 45  días para eliminar las condiciones que  favorezcan la propagación del vector,  y con ello evitar la posible entrada al  país del virus del zika.

“El sindicato de la Salud, que cuenta con más de 470 mil afiliados, no puede permitir que se detecten focos del mosquito en alguno de sus centros; de hecho, debe ser ejemplo para el resto de los colectivos donde se busquen alternativas para evitar criaderos”.

El doctor Badía explicó que en todos los municipios está orientada la realización de trabajos voluntarios para la recogida de desechos,  la eliminación de salideros de agua,  vertederos y de tanques que se encuentren destapados o sin utilizar.

Es preciso activar las brigadas  de control autofocal en cada centro, realizar las  autoinspecciones, y hasta movilizar a trabajadores de otros  sectores para que apoyen la campaña antivectorial durante el tiempo  que dure esta etapa intensiva de lucha contra el Aedes, dijo.

Explicó que en diferentes etapas del proceso de saneamiento se ejecutarán fumigaciones para la eliminación de los mosquitos adultos, así  como la aplicación de insecticidas o  biolarvicidas, por lo que es necesario  el apoyo de las secciones sindicales y de la comunidad para lograr que es-tas se efectúen en todos los centros laborales, en las viviendas y hasta en los locales cerrados.

Comentó que al personal de Salud Pública se sumarán los profesores y estudiantes de las universidades de ciencias médicas “no solo  para llevar a cabo las tareas de saneamiento sino además las de promoción y prevención que tanta falta  hacen en las comunidades.

“La lucha esencial es por la erradicación del mosquito Aedes aegypti, y así evitar la transmisión de cualquiera de los tres virus: dengue, chikungunya o la entrada al  país del zika. Los dirigentes sindicales tienen que exigir a las administraciones el cumplimiento de las  medidas sanitarias orientadas por el  MINSAP”.

Santiago de Cuba: acciones ante una emergencia

Aun cuando en el país no existen reportes de casos de enfermos por el virus del zika, el movimiento sindical de la provincia de Santiago de  Cuba ejecuta, de conjunto con las  administraciones, acciones diversas  encaminadas a mantener en los centros laborales un entorno higiénico-sanitario adecuado.

Las medidas se extremaron en cuanto se conoció la declaración de la OMS  referida a la emergencia sanitaria y de importancia internacional teniendo en cuenta el brote  en   la zona de América del mencionado  virus, principal sospechoso según  ese organismo, de la multiplicación  de malformaciones congénitas en  infantes de América Latina.

Según explicó a Trabajadores Luis Felipe Cisneros, miembro del secretariado provincial de la Central de  Trabajadores de Cuba (CTC), se capacitan y ponen en alerta las brigadas de  lucha antivectorial existentes en las  instituciones estatales y se transmiten   informaciones sobre el tema para un  mejor conocimiento y percepción del  riesgo en la población.

“Se han desarrollado trabajos voluntarios masivos en la provincia dedicados en lo fundamental a la chapea de áreas verdes, la higienización de solares yermos y de otros  locales; la revisión de depósitos de  agua, tareas que contribuyen a disminuir la presencia del mosquito  Aedes aegypti, también transmisor  del virus del zika”.

El funcionario resaltó que el empeño  está puesto en lograr la sistematicidad de lo que se haga, en lo cual  tienen protagonismo los afiliados a los sindicatos de la Administración  Pública y la Salud, los primeros con  la actividad de servicios comunales  en la limpieza y la recogida de desechos sólidos, y los segundos con la  orientación y la promoción de salud  oportunas.

Según datos de la OMS en estos momentos el virus del zika está  presente en 33 países, varios de ellos  ubicados en la región latinoamericana; Brasil y México reportan la  mayor cantidad de casos.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu