Trabajadores

El muro de la discordia

Foto: tomada de internet

 

Por Andrés Luis  Herrero Pérez, estudiante de  Periodismo

Puede que el siguiente caso ya sea solo un expediente archivado, pero como dista de constituir un hecho aislado lo traemos a colación,  porque siguen las ilegalidades en la vivienda y, aunque  hay leyes y disposiciones  para erradicarlas, siempre  tendrán un papel  fundamental la conciencia y disciplina ciudadana.

La Dirección Provincial de Planificación Física en La Habana respondió en diciembre último a la queja de  Salvador Domingo Beltrán  Martínez, publicada el 12  de octubre del 2015 en esta  sección, sobre un muro perimetral construido de manera ilegítima a solo cinco  centímetros de su vivienda,  que le reduce la ventilación  e iluminación, causando   otros problemas como filtraciones, que han provocado daños colaterales en el  inmueble.

Según la misiva, ante la reclamación presentada en mayo por el demandante, la medida dictada resultó multar a la vecina Sofía OneliaCáceres, con la indicación de demoler la estructura edificada sin autorización.

Pero recibió notificación de pagar otro gravamen en octubre, por la reiterada denuncia al no ejecutar la orden emitida por la Dirección Municipal de Planificación Física en Playa.  Además, precisa el texto,  quedó reportada a la comisión de enfrentamiento a las  ilegalidades, a fin de proponer que se haga efectiva tal  disposición por una brigada  estatal, acorde con la legislación vigente.

En la carta se especifica que en la visita de especialistas  a la vivienda de Sofía Onelia fueron detectadas  otras violaciones no reveladas en la queja, las cuales  evaluarían, para ponerlas “en  conocimiento de los infractores mediante el proceso de  apercibimiento establecido,  pues conocemos que parte de  ellas no fueron cometidas por  los actuales moradores”, describe el texto.