El clamor de los pueblos

El clamor de los pueblos

Foto: tomada de internet
Foto: tomada de internet

 

Con el propósito de evitar las catastróficas consecuencias anunciadas  por los científicos ante el acelerado  calentamiento del planeta, más de  190 países deben alcanzar un acuerdo mundial durante la vigesimoprimera Conferencia de las Partes de la  Convención Marco de la Onu sobre el  Cambio Climático (COP 21), que del  30 de noviembre al 11 de diciembre  sesionará en París.

Los expertos advierten que si no se adoptan oportunamente medidas eficaces, la temperatura global se elevará por sobre los 4 grados centígrados, y recomiendan limitar el aumento a tan solo 2 grados para evitar  las peores consecuencias. De ahí que  resulta necesario —además de otras  acciones complementarias— reducir la emisión de los gases de efecto  invernadero (Gei) generados por la  actividad humana, cuya sistemática  concentración en la atmósfera desde  la época preindustrial, y en alza continua, originan el trastorno.

Expertos de la Onu consideran insuficientes los compromisos de reducción presentados hasta el momento por  más de 160 países —entre los cuales  se incluyen los principales emisores—,  porque solo disminuiría el ascenso de  la temperatura a casi los 3 grados.

A inicios de mes sesionó en la capital gala la llamada precumbre ministerial de la COP 21 —última de las  reuniones preparatorias—, que registró avances, pero dejó inconclusos los  asuntos más álgidos. Estos deberán  ser dilucidados en el encuentro final, al que están acreditados 22 mil  delegados y otros participantes, y se  espera asistan más de 130 jefes de  Estado o Gobierno.

Un termómetro del complejo escenario que pudiera reproducirse durante los próximos días en la capital  francesa, lo constituye la Cumbre de  las 20 principales economías del planeta (G-20), concluida el lunes anterior en la ciudad de Antalya, Turquía.  El foro, habitualmente concentrado  en materia económica, prestó especial  atención a la cita parisina, debido a su  proximidad y tema, y a que el G-20 es  fundamental para pactar posiciones  comunes tanto en temas económicos  como medioambientales, no solo por la  interrelación entre ambos, sino porque  reúne a países que representan a nivelglobal el 85 % de la economía y más del 75 % de la emisión de los Gei.

Durante las conversaciones sobre la problemática medioambiental, las divergencias fueron muy significativas. “En un momento dado tuvimos la sensación de que no vivíamos en el mismo   planeta”, dijo un negociador europeo,  según un despacho de la agencia AFP.

“Después de largas negociaciones durante toda la noche, hemos conseguido que (el límite de) los 2 grados  aparezcan en el acuerdo. Sin embargo, esto ha dejado claro que aún se  necesita mucha negociación para garantizar que avancemos en la cumbre  del clima de París”, declaró la canciller alemana, Ángela Merkel.

Organizaciones ambientalistas realizarán para el día previo al inicio de la  COP 21, la Marcha Global por el Clima en más de 3 mil localidades de todo el orbe, como parte de los esfuerzos de la sociedad civil para llamar la  atención sobre el trascendental evento. El primer motivo de preocupación mundial es ya el cambio climático, revelaron encuestas realizadas este año en 40 países de todos los continentes por el Centro de Investigaciones Pew, radicado en Washington. La  mayoría de los encuestados en todas  las regiones afirmaron que respaldarían que sus Gobiernos recortaran  las emisiones de los Gei como parte  de un acuerdo global.

El mayor número de las personas en todos los países encuestados opinan que tendrán que modificar su estilo de vida para adaptarse al cambio  climático. La investigación encontró  también un respaldo mayoritario a la  idea de que los países ricos deberían  hacer un esfuerzo superior que los pobres para reducir las emisiones con el  fin de disminuir el ritmo del calentamiento global; ese reclamo de solidaridad humana se corresponde también  con una demanda de justicia, debido a  la obligación moral que tienen las naciones más industrializadas por ser las  principales responsables históricos del  trastorno del clima planetario.

El sondeo de la conocida institución revela la creciente preocupación  de la población mundial acerca de la  grave amenaza que pende sobre la  humanidad y la vida toda en la Tierra. Los resultados de la COP 21 nos  revelarán hasta qué punto los gobernantes del planeta responden al clamor de los pueblos.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu