Solucionadas irregularidades del servicio de  transporte obrero en algunos polos turísticos

Solucionadas irregularidades del servicio de transporte obrero en algunos polos turísticos

Insatisfacciones con el servicio  de transporte obrero  es el denominador común  de diversas cartas de trabajadores  del turismo recibidas  entre el pasado y  el presente año. Solo las  más recientes, publicadas  bajo el título Mal servicio  sin respuesta, motivaron  una contestación positiva  de Hugo Morejón Deyá,  director general de la empresa  Transmetro.

Sobre los planteamientos  de Oscar Lage Flores,  especialista de calidad de  la empresa Islazul en las  playas del este habanero,  informa que estabilizaron  las prestaciones a partir de  la incorporación de nuevos  ómnibus.

Asimismo explica que  para evaluar las denuncias  de Maikel Lázaro Jiménez  Moreira, técnico en calidad  y atención al cliente  del hotel Meliá Jardines  del Rey, de Ciego de Ávila,  crearon una comisión que  analizó los hechos y dictó  varias medidas organizativas  ajustadas a las condiciones  de Transmetro y  de los clientes, que permitieron  mejorar la transportación  y el orden.

Se verificó —añade—,  que el chofer del ómnibus  se opuso, sin justificación,  a que Maikel ocupara  uno de los asientos  y eso provocó un altercado  en presencia del resto  de los compañeros. Como  esto constituye una infracción  de la disciplina,  el conductor fue trasladado  temporalmente a otra  plaza de menor remuneración  o calificación, con  derecho a reintegrarse a  su puesto.

A su vez, la comisión  de cuadros decidió amonestar  al director de la  unidad empresarial de  base (UEB) ante el consejo  de dirección, al considerar  que aquella sanción  no se correspondía con el  suceso.

Con relación a otro  planteamiento del lector,  el funcionario afirma que  nunca han incumplido por  falta de combustible, sino  por la inestabilidad técnica  del parque automotor,  que con 155 ómnibus de  alta debe cubrir 178 salidas  diariamente.

Se comprobó también  que algunos choferes cobraban  1 CUC por reservar  o guardar asientos al  personal, lo cual motivó  la separación definitiva al  que le probaron el delito, y  multa del 25 % del salario  de un mes, en el caso en  que no pudo demostrarse  dicho pago.

Toda esa situación fue  informada a los choferes,  quienes saben que está  prohibido separar asientos,  lo cual clasifica como  una violación grave, y así  consta en el reglamento  disciplinario.

Esperamos que las soluciones  no sean en vano y  que tanto los transportistas  como los trabajadores  del turismo contribuyan  a mantener un servicio de  calidad.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu