Enfermedad tromboembólica venosa: Un enemigo pequeño, pero de cuidado

Enfermedad tromboembólica venosa: Un enemigo pequeño, pero de cuidado

Los pacientes con TVP deben ser tratados en hospitales, y tienen alta probabilidad de curar con el tratamiento; esta enfermedad generalmente no provoca la muerte, pero una complicación derivada de ella sí, advierte Salomé Pérez. Foto: De la autora
Los pacientes con TVP deben ser tratados en hospitales, y tienen alta probabilidad de curar con el tratamiento; esta enfermedad generalmente no provoca la muerte, pero una complicación derivada de ella sí, advierte Salomé Pérez. Foto: De la autora

 

F050112cDiversos estudios aseguran que durante el parto a la mujer se activan 57 puntos de dolor, el equivalente a 20 huesos rotos. Muchas proezas del cuerpo humano nos dejan boquiabiertos: el récord de agnea estática del suizo Peter Colat al permanecer 19 minutos y 21 segundos bajo el agua; las nueve toneladas que puede soportar un hueso del tamaño de una caja de fósforo sin quebrarlo o la capacidad de los ácidos de nuestro estómago para disolver el zinc…

Pero resulta tan fina la línea entre la fortaleza y la vulnerabilidad de nuestra especie que una trombosis o coágulo sanguíneo formado en el interior de una vena puede llegar a complicarse hasta matarnos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la enfermedad tromboembólica venosa, junto al infarto agudo del miocardio y el accidente cerebrovascular (ACV) encabezan el ranking de mortalidad en el planeta.

Aun cuando la primera dolencia es la menos conocida, las estadísticas reconocen que ocasiona más muertes prevenibles en pacientes ingresados y que, cada año, cobra más vidas que otras tres juntas: el cáncer de mama y próstata, el sida y los accidentes de tránsito.


F050212cUna enfermedad temida

“Estamos en presencia de una trombosis cuando en una de las venas del cuerpo se ha formado un coágulo. La trombosis venosa profunda (TVP) es la más común y generalmente no provoca fallecimientos. Ahora, una complicación por TVP es mucho más peligrosa, pues se manifiesta el muy temido tromboembolismo pulmonar o los síntomas del síndrome posflebítico”, aclaró Salomé Pérez Pérez, especialista en Angiología y jefa de ese servicio en el Hospital General Universitario Camilo Cienfuegos, de Sancti Spíritus.

Los adultos de más de 60 años resultan propensos a sufrir este padecimiento, aunque puede afectar a personas de cualquier edad. Cuando ocurre el desplazamiento del coágulo por el torrente sanguíneo, tras su desprendimiento, este se clasifica como émbolo y en su recorrido puede vararse en los pulmones, el corazón, el cerebro u otras zonas; hecho que acarrearía graves daños o el peor de los desenlaces.

“Los factores de riesgo están casi siempre relacionados con la inmovilización, ya sea por causas clínicas o quirúrgicas: pacientes que pasan largos períodos de tiempo en cama, por ejemplo los que tienen bronconeumonía; también quienes llevan un yeso o están operados, sobre todo en el área abdominal, la pelvis y la cadera.

“La deshidratación, las várices, el uso de anticonceptivos orales u otro tipo de tratamiento hormonal devienen desencadenantes de la trombosis venosa. En las personas que padecen alguna coagulopatía o enfermedades de la sangre, el riesgo puede ser mayor”, especificó la también Máster en Enfermedades Infecciosas Agudas.

La bibliografía consultada reconoce como otras causales a la obesidad, el haber dado a luz en los últimos seis meses, el propio embarazo, el hábito de fumar, estar demasiado tiempo sentado o de pie, antecedentes familiares de formación de coágulos y el paso de un catéter o marcapaso a través de la vena ingle.

Manifestaciones y tratamiento

Ante el bloqueo del flujo sanguíneo, la TVP puede provocar cambios de color en la piel (enrojecimiento), calor al tacto de la parte dañada y dolor. Generalmente la trombosis se manifiesta a un lado del cuerpo; la enfermedad tromboembólica venosa afecta a las grandes venas del interior de la pierna y el muslo; aunque puede darse también en miembros superiores.

“Entre los síntomas principales está el edema o inflamación. Se trata de una hinchazón dura que no deja huella si presionamos con el dedo. Quien lo padece sufre de impotencia funcional por el dolor y además, puede presentar fiebre, intranquilidad, taquicardia y circulación colateral, que es cuando las venas que no eran visibles antes, ahora lo son”, especificó la doctora Salomé Pérez.

Informó también que con el examen físico es posible diagnosticar una TVP, sin embargo, existen otros métodos como la ecografía Doppler de las piernas y la flebografía, un estudio invasivo realizado con yodo. Estos últimos no se aplican en todos los casos, pues en su uso incide la condición del paciente.

Otros exámenes se hacen en el mundo para determinar si aumentó la probabilidad de coagulación de la sangre y revelar así este tipo de patología. Entre estas pruebas existen el conteo sanguíneo completo, anticuerpos antifosfolípidos, niveles de antitrombina III, resistencia a la proteína C activada y otros.

En Cuba, como en el resto del planeta, el especialista suministra al paciente medicamentos anticoagulantes para disolver la sangre. “Ese tipo de tratamiento es riesgoso, por eso en nuestro país existe un protocolo para que el paciente lo reciba ingresado, bajo supervisión médica.

“Recomendamos siempre reposo venoso y comenzamos la terapia con anticoagulantes endovenosos o por vía parenteral; luego sustituimos el medicamento por uno con las mismas funciones, pero que pueden tomarlo por la vía oral hasta que la persona lo asimile y reciba el alta. La heparina y warfarina resultan algunos fármacos empleados para contrarrestar esta afección. Un paciente con trombosis venosa profunda debe curarse con este tratamiento, pues complicaciones como el tromboembolismo pulmonar son las que casi siempre producen el fallecimiento”, aclaró la especialista.

Algunos textos especifican que los coágulos en el muslo tienen mayor tendencia a desprenderse, moverse a los pulmones hasta provocar la embolia pulmonar. En raras ocasiones los medicamentos no surten efectos en quienes padecen TVP. En esos casos se acude a la cirugía para colocar un filtro en la vena más grande del cuerpo para evitar que el coágulo viaje a los pulmones o extraerlo del lugar obstruido.

Forma de vida sana

La mayoría de las TVP desaparecen sin mayores consecuencias y hasta pueden pasar inadvertidas. Sin embargo, las personas que sufrieron de esta enfermedad deben tener en cuenta que puede reaparecer. Por ello es recomendable el uso de medias que compriman la zona para evitar nuevas coagulaciones. El síndrome posflebítico causa dolor e hinchazón en la pierna afectada; para ello el paciente debe seguir las instrucciones de su médico.

Es poco probable que una persona aparentemente sana sufra este tipo de dolencias; no obstante, hacer ejercicios físicos, eliminar el hábito de fumar, evitar los tratamientos hormonales, mover las piernas con frecuencia en la oficina, durante un viaje o en situaciones que demanden períodos de reposo prolongado, resultan medidas preventivas que ayudan a que la sangre fluya mejor.

Puede que nuestra armazón esté diseñada para soportar situaciones límites, pero pequeñas cosas nos demuestran a diario que no somos invulnerables. La forma de vida sana es más que una filosofía, una frase hecha o pura propaganda… es la única posibilidad de cuidarnos y subsistir que tenemos en nuestras manos.

 

 

9 comentarios en Enfermedad tromboembólica venosa: Un enemigo pequeño, pero de cuidado

  1. Hola quisiera saber que tipos de estudios debo hacerme después de haber tomado 6 meses los anticoagulantes,porqué me dijo el médico que son unos estudios muy costosos,Muchas Gracias,y espero su respuestaa.

  2. disculpen colegas me gustaría preguntar acerca del tema ya que es parte de mi tesis y me resulta difícil encontrar suficiente información sobre varios puntos como:
    1).-coagulopatias relacionadas con la tromboembolia
    3).-ademas del sistema (BOLUS TRACKING,THRESHOLD, DELAY, ROI, etc)
    2).-metodos de evaluacion y diagnostico

    Espero sus opiniones o concejos gracias

  3. Gracias por el artículo. Esta es mi historia relacionada:
    Tengo 25 años de edad y padezco de esta enfermedad, comencé con dolores en las venas, y un día jugando futbol sufrí una pequeña lesión en el tobillo. Me dolía mucho y fui hospitalizado en el Hospital Fajardo. Estando en observación se me hinchó toda la pierna y comenzó la fiebre. Mi madre desesperada salió de la sala de cuidados y buscó a una doctora recién graduada quien al revisar la HC se dio cuenta que faltaban análisis para completar el diagnóstico e inmediatamente escribió que había que hacerme un Doople para descartar que fuera una trombosis venosa, ella tenía el 99,5% de seguridad de su sospecha. Efectivamente me hicieron el análisis y ese era del diagnóstico, yo contaba a penas con 21 años de edad. Al darme de alta me indicaron solo aspirina pero a la semana se me produjo otro trombo en el brazo izquierdo que coincidía con el lado de la pierna afectada. Debido a esto me indicaron estudios hematológicos, anualmente me hacen estudios de la sangre, no soy trombifílico pero aún se desconoce el origen de la causa. Ingiero diariamente 1 tableta de Vitamina C del 500mg, y 3 warfarina de 2mg diariamente. Este tratamiento hace que los parámetros del Tiempo de Protrombina (TP) permanezcan entre 2 y 3 que es lo normal. Cuando no cumplo el tratamiento corro el riesgo de que baje hasta 1,2 y puede que vuelva a caer en ese lamentable estado. En el pié del trombo tuve una úlcera que se curó con fomento de sulfato de cobre, cefalezina en tableta y pomada de clobetazol con gentamizina. Tengo la cama un poquito levantada en la parte de los pies y cuando me levanto uso la media elástica de compresión. Hago ejercicios y llevo una vida normal, pero sin ingerir bebidas alcohólicas ni fumar. Gracias a dios nunca me han gustado esos hábitos.
    Gracias por leer mi relato que les puede servir a todos los que sufren esta pesada enfermedad.

  4. El articulo es realmente muy importante por la informaciòn completa y detallada que ofrece sobre una enfermedad que, como bien se plantea, no es muy conocida entre la poblaciòn cubana y, sin embargo, es una de las principales causas de muerte en el mundo.
    Quisiera pedirles, de ser posible, que retomen el tema y publiquen un segundo artìculo sobre la TVS, o sea la trombosis venosa superficial pues existen diferencias entre ambos tipos de trombosis en cuanto a evoluciòn y tratamiento.
    Igualmente apreciarìa me facilitaran un correo electrònico del Dr. Salomé Pèrez pues existen criterios mèdicos diferentes en torno a esta enfermedad y me interesa tener el criterio experto y competente del especialista consultado dado un reciente evento de este tipo desarrollado. Gracias.

  5. Gracias por este reportaje informativo tan importante, los felicito, se que siempre se nos informasobre todas las enfermedades pero esto es importante porque mucha gente no le hace caso.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu