Los misterios de la ópera

Los misterios de la ópera

Como un paseo por la historia universal de la ópera, así como por las huellas de este género musical en la cultura cubana, califica su propio autor, Roberto Méndez Martínez, el libro titulado Los misterios de la ópera (Editorial Oriente, 2014, 232 pp), publicado originalmente en el año 2002, que ahora aparece en una segunda edición aumentada.

“Este volumen –también aclara Méndez Martínez— no pretende convertirse en un panorama universal de la ópera, ni en un diccionario del arte lírico, es solo una entrada a los misterios de esta manifestación. Con él, el lector podrá dar los primeros pasos en un mundo cuyo encanto no acaba y, como Orfeo, podrá recuperar al final de su viaje la imagen inmortal de su amada”.

Este libro presenta a los lectores, mediante una sencilla, amena y diáfana narración, como en una apasionada novela, una breve historia de la ópera, desde sus orígenes hasta hoy, en que se entremezclan, como en un gran fresco, compositores, intérpretes, directores y obras relevantes dentro del género.

A través de las páginas de Los misterios de la ópera, se conocerá, por ejemplo, que –en criterio de algunos estudiosos— Eurídice, compuesta por Peri y representada en 1600, fue la primera obra llegada hasta el presente, por haber sido impresa, y que Orfeo, de Claudio Monteverdi, estrenada en Mantua, en 1607, es, en realidad, la primera ópera relevante que se conserva.

Especial interés despierta el capítulo «La ópera en Cuba», en que se presentan esos hechos que, a partir del siglo XVIII, con la inauguración, en 1776, por iniciativa del Marqués de la Torre, del Teatro Principal, posibilitaron las representaciones operísticas en la otrora villa de San Cristóbal de La Habana.

Breves referencias de apreciación del arte lírico –acerca del libreto, la música, los intérpretes y la puesta en escena— ilustran igualmente al lector, quien también conocerá notas de más de medio centenar de piezas emblemáticas del repertorio operístico del mundo.

Quizás uno de los más sugerentes capítulos del libro sea el titulado «Consejos para iniciarse en la apreciación de la ópera», en que el autor inicia así sus recomendaciones:

Para alguien interesado en acercarse a la ópera, el primer obstáculo radica en no saber cómo iniciar sus contactos con el género, lo que a primera vista parece muy complicado. Lo más aconsejable es estudiar algún texto, no demasiado técnico, sobre la historia de esta manifestación y acompañarlo con la audición de algunos fragmentos de las obras allí nombradas.

Poeta, ensayista, narrador, Doctor en Ciencias sobre Arte por el Instituto Superior de Arte, miembro de número de la Academia Cubana de la Lengua y correspondiente de la Real Academia Española, Roberto Méndez Martínez (Camagüey, 1958) es uno de los más lúcidos y reconocidos intelectuales de su generación.

Autor de una treintena de libros –entre ellos, el poemario Epístola para una sombra, la novela Ritual del necio y el ensayo Otra mirada a La Peregrina—, ha sido galardonado con reconocimientos como el Premio de Poesía Nicolás Guillén, el Premio de Novela y de Ensayo Alejo Carpentier, el Premio de Novela Ítalo Calvino y el Premio de la Crítica Literaria, recibido este último en varias ocasiones.    

Los misterios de la ópera, ahora en esta segunda edición aumentada, resulta como un divertimento en el contexto de la sólida bibliografía de su autor. Un libro en que Roberto Méndez Martínez no solo entrega a sus lectores información, conocimiento, sabiduría. Una obra que proporciona, asimismo, a quienes lleguen a sus páginas, el ameno placer de una enriquecedora lectura.

Un comentario en Los misterios de la ópera

  1. Escuchar, ver, frecuentar teatros de ópera y ampliar nuestro gusto leyendo sobre el tema. LO MÁS IMPORTANTE ES ESCUCHAR. ESCUCHAR. ¡ VIVA EL ARTE LÍRICO ! Hermosísimo sumergirse en una historia donde todos personajes describen sus emociones, penas, alegrías cantando y la orquesta sinfónica describe, como los pinceles de un gran pintor, a través de los instrumentos musicales, su vida interior, sus anhelos, esperanzas, decepciones. Wolfgang Amadeus Mozart, Giuseppe Verdi, Gioacchino Rossini, Vincenzo Bellini, Gaetano Donizetti, Richard Wagner y tantos, tantos genios del arte lírico. Todos grandes.

Escribir comentario

© 2018 Trabajadores. Órgano de la Central de Trabajadores de Cuba
Director: Alberto Núñez Betancourt
Subdirector Editorial: Alina Martínez Triay
Territorial y General Suárez. Plaza de la Revolución. La Habana, Cuba. CP: 10698
Fax: 053 (7) 555927 E-mail: digital@trabajadores.cu